Asia

Shanghái relaja restricciones, pero Tesla y VW mantendrán aislados a los trabajadores

Seguirán trabajando en el sistema de circuito cerrado hasta el 10 de junio, según personas familiarizadas con los planes de ambas compañías

Tesla en Shanghái
Por Bloomberg News
31 de mayo, 2022 | 12:24 PM

Bloomberg — Tesla Inc. (TSLA) y Volkswagen AG (VOW3) planean mantener a los trabajadores de sus fábricas de Shanghái aislados en los sistemas de circuito cerrado hasta el 10 de junio, según personas familiarizadas con el asunto. Ello incluso cuando las autoridades permiten a la mayoría de los residentes moverse libremente por la ciudad en a medida que caen los casos de Covid-19.

El fabricante de vehículos eléctricos dijo a los más de 10.000 trabajadores que viven en la “burbuja de la fábrica” que se preparen para permanecer bajo el sistema hasta la fecha mencionada, según las personas, que pidieron no ser nombradas porque los planes son privados.

Aunque se están levantando las restricciones de movimiento para los residentes en las zonas de bajo riesgo de Shanghái, la empresa quiere tener un colchón de 10 días para garantizar la estabilidad de la producción, dijeron.

PUBLICIDAD

Tesla ha buscado por todos los medios reanudar la producción en la planta, cerrada durante unas tres semanas desde finales de marzo debido al confinamiento en la ciudad. Ello le costó la pérdida de unas 40.000 unidades de producción. Los trabajadores contratados para reanudar la producción han sido alojados en fábricas en desuso y en un antiguo campamento militar, y los trabajadores del turno de día y de noche usan las mismas camas en dormitorios improvisados.

La fábrica de VW en Shanghái, que opera con su socio local SAIC Motor Corp., también comunicó a los empleados que mantendría ese sistema hasta el 10 de junio, según un aviso interno visto por Bloomberg News.

Un representante de Tesla en China no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de VW dijo: “SAIC-VW sigue con un sistema de producción de circuito cerrado y ajustará aún más los planes de producción en función de las políticas pertinentes”, sin dar un plazo concreto.

PUBLICIDAD

Con la caída de los casos de Covid-19, Shanghái está relajando algunos de los controles más estrictos del virus de la pandemia y busca estimular la vacilante economía del país. Los residentes en zonas de bajo riesgo podrán circular libremente por la ciudad a partir del 1 de junio, y las empresas ya no necesitarán estar en una “lista blanca” para reanudar la producción.

Probado con regularidad

Utilizados por primera vez durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín como forma de mantener a los atletas y al personal de apoyo separados del resto de la población, estos sistemas suelen requerir que los trabajadores sólo vayan del alojamiento en el lugar de trabajo a la fábrica y viceversa, además de someterse con regularidad a pruebas de Covid-19. Los funcionarios han promovido estos sistemas como una forma de reactivar la industria y limitar la transmisión del virus. Sin embargo, el costo para los trabajadores es considerable.

El empeño de China en acabar con el coronavirus a toda costa ha frenado todo, desde el gasto de los consumidores hasta la actividad fabril de la segunda economía del mundo.

El mes pasado no se vendió ni un solo coche en Shanghái y las ventas totales de turismos en China se redujeron un 36% con respecto a hace un año, hasta 1,06 millones de unidades, el mayor descenso desde marzo de 2020.

PUBLICIDAD