Tecnología

5 puntos de riesgo para la mexicana Kavak por la caída de Carvana en EE.UU.

En los últimos nueve meses el gigante de EE.UU de compraventa de autos usados ha sufrido un desplome en sus acciones. Su modelo de negocio es casi idéntico al de Kavak, ¿será que también sufrirá estos efectos?

Arte Bloomberg Línea
02 de junio, 2022 | 09:59 AM
Tiempo de lectura: 14 minutos

Ciudad de México - Carvana Co. (CVNA), un minorista online de coches usados en EE.UU. que lleva un lustro cotizando en bolsa, ha enfrentado un desplome de sus acciones en los últimos nueve meses.

En esta caída, su fundador, Ernie García III, ha resentido una pérdida de 90% en su patrimonio neto. Algo inesperado si se considera que, según reportó Bloomberg, en agosto del año pasado, las acciones de Carvana se habían disparado por encima de los US$370, valorando a la compañía en más de US$60.000 millones de dólares, casi tres veces más que la capitalización de mercado del principal minorista de automóviles usados CarMax Inc. (KMX) y ocho veces más de lo que valía AutoNation Inc. (AN), la principal cadena de concesionarios de automóviles de Estados Unidos.

El modelo de negocio de Carvana ha sufrido los efectos de la cadena de suministro y la escasez de autopartes, además de la crisis global de los precios de los autos nuevos y seminuevos. Y eso no es todo, también le afecta su crecimiento acelerado que ha dejado a la cartech un flujo de caja negativo.

PUBLICIDAD

Un efecto dominó a 12 meses

Debido a la integración de los bloques económicos en la región, las variables que llevaron a Carvana a caer en un bache podrían afectar el mercado de compraventa online de autos seminuevos en México y Latinoamérica en un efecto carambola. Una debacle así, dicen expertos consultados, afectaría más a Kavak, la startup mexicana que asegura ser factor de una revolución en el mercado en la región y que actualmente tiene presencia en México, Argentina y Brasil.

Bloomberg Línea consultó a especialistas en la industria automotriz y en capital de riesgo para entender si Kavak podría sucumbir como lo ha hecho Carvana.

Guillermo Rosales, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) dijo que la caída de las acciones de Carvana puede deberse a que “los mercados se van anticipando a las expectativas desde la economía real y eso pudiera explicar en cierta forma lo que está ocurriendo en cuanto a expectativas de oferta, no únicamente en Estados Unidos, por supuesto, es el mercado más grande y más relevante que, en cierta medida, marca y anticipa tendencias”.

PUBLICIDAD

Alberto Torrijos, socio líder para la industria Automotriz en Deloitte, aseguró que el efecto dominó va a llegar a México y Latinoamérica. “Se van a complicar algunas variables que van a ocasionar que el mercado de autos seminuevos tenga una disminución, pero no será de inmediato porque lo que estamos viendo en Estados Unidos es un tema de acciones, de expectativas, de dependencias hacia la electrificación y eso cambia la expectativa de los inversionistas. El efecto dominó se podría ver, desde nuestra perspectiva, en 12 o 15 meses”.

Aquí los 5 puntos de riesgo que enfrenta la industria de los autos usados en línea:

1. Crisis macro

En EE.UU. los compradores de vehículos usados sufren por precios exorbitantes y pocas opciones. Además, la crisis de desabasto de semiconductores por la pandemia aún afecta los precios y la manufactura de autos nuevos. Este año, comprar un auto usado es igual o más caro que uno nuevo.

En 2021, la subida en los precios de los automóviles y camiones usados sumó un aumento interanual del 37,3 %, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU..

En México, los efectos de la crisis de la cadena productiva y logística no han sido tan severos. Rosales señala que el precio de los autos nuevos se incrementó en 9% en abril de 2022 contra abril de 2021, y estima que el de los usados subió 15%.

En el caso de Carvana, la empresa venía creciendo, pero “el ajuste de cuentas llegó en febrero, cuando Carvana sucumbió a la escasez que asolaba la industria e informó su primera disminución secuencial en las ventas minoristas trimestrales”, se publicó en una nota en Bloomberg en la que se muestra la caída en este gráfico:

PUBLICIDAD
Carvana's Collapse | The used-car retailer's stock has plunged 90% from its August peakdfd

Como consecuencia, el flujo de efectivo libre consistentemente negativo de Carvana ha empeorado: la compañía ha gastado casi US$4.000 millones desde principios del año pasado. Para salir del bache, Carvana publicó un plan operativo en el que refiere cómo controlará los gastos y priorizará la rentabilidad y el flujo de caja libre positivo.

En el caso de Kavak, Federico Ranero, director de operaciones de la startup, indicó que los efectos de la escasez de autopartes y semiconductores no afectan el negocio. Asegura que han diluido los costos de transporte (que son los que han aumentado hasta un 100%) en la compra de autopartes al predecir cuántas van a necesitar en su inventario a través de un sistema de ruteo y de despacho y al comprar por gran volumen directamente a los fabricantes. La firma, dice, tiene su propio inventario porque el costo logístico por pocas unidades es muy alto.

“Nos dimos cuenta que depender de terceros nos hacía muy ineficientes y hemos desarrollado muchos esquemas de colaboración con expertos en la industria que nos permita integrarnos verticalmente”, dijo sobre el inventario de autopartes.

PUBLICIDAD

Eso les ha permitido una eficiencia de 30%. “Eso es mucho mayor al impacto macro que hemos visto que es de costo por autopartes de (entre) 5 y 10%”, afirmó durante un tour de medios por su centro de reacondicionamiento en Lerma, en el Estado de México.

Frente a una burbuja de precios, explica Rosales, de la AMDA, “es muy probable que los mercados estén anticipando una disminución de los precios ante una perspectiva de normalización de la oferta. Ya en abril en Estados Unidos los precios de los vehículos usados no tuvieron un incremento sustantivo”.

PUBLICIDAD

Asegura que en el caso de Carvana los ajustes operativos en términos de despidos pueden deberse a la tendencia de normalización de la oferta. Algo que también ocurrió en la startup india Cars24 hace unos días, cuando se dio a conocer que despidió a 600 colaboradores.

2. Crecimiento acelerado

Bloomberg reporta que en los últimos años Carvana siguió una estrategia de crecimiento a toda costa para engullir la mayor cantidad de inventario posible en un momento en que todos los jugadores de la industria sentían presiones de suministro y pagaban mucho dinero por vehículos usados.

Tras la caída en el primer trimestre de 2022, los inversionistas Tiger Global y Maverick optaron por aumentar sus participaciones en el distribuidor de autos usados tras un desplome de 65% en su papel en lo que va del segundo trimestre.

PUBLICIDAD

En el caso de Kavak, el crecimiento ha sido cauteloso, aseveró Ranero, pues estudió toda su operación y la perfeccionó durante cuatro años antes de salir a otras ciudades a replicarla.

La compañía fundada en 2016 se expandió a otras ciudades del país hasta 2020 tras recibir el distintivo de unicornio valuado en US$1.150 millones de dólares, luego de una inversión de US$400 millones de dólares proveniente de fondos de capital de riesgo como SoftBank, DST Global, Greenoaks, Kaszek Ventures y General Atlantic.

La primera ciudad con centros operativos fuera de la zona metropolitana de la capital mexicana fue Guadalajara, con una inversión de MX$32 millones, le siguieron Monterrey con MX$260 millones, Puebla con MX$200 millones, Querétaro con MX$200 millones, y recientemente Cuernavaca con MX$120 millones. El año pasado, el unicornio inició operaciones en Argentina y Brasil.

PUBLICIDAD

Rosales asegura que los efectos de un crecimiento acelerado y la caída de precios y de demanda de los autos seminuevos pueden ser diversos en los distintos jugadores de autos usados, todo depende de la gestión del inventario.

Cuando existen burbujas de precios en el mercado, en la parte alta de la curva de escalada de precios si el inventario es considerable, cuando empieza el descenso de los precios, el valor de adquisición del auto seminuevo puede en un momento dado ser mayor al valor de venta y ocasionar pérdidas”, dice el líder de la AMDA.

Señala que en empresas públicas como Carvana -que tiene obligación de transparentar sus indicadores económicos, financieros y operativos al mercado-, es fácil advertir esos efectos, pero no en el caso de una empresa privada que no cotiza en bolsa, como Kavak.

3. Modelo de negocio

Al igual que Kavak, la venta o compra de un automóvil en Carvana se puede realizar principalmente en línea. Sin embargo, reporta Bloomberg, la firma estadounidense sufre de serias limitaciones para digitalizar el trabajo de inspeccionar y licitar vehículos usados, transportarlos para reacondicionarlos y, a menudo, trasladarlos nuevamente a donde se revenden. Todo esto es un trabajo costoso y competitivo. Crecer significativamente más rápido que las cadenas minoristas y los distribuidores tradicionales con los que compite todos los días no es una tarea sencilla para la compañía estadounidense.

Kavak, que continuó expandiéndose en el segundo semestre hacia Argentina con una inversión de US$10 millones, insiste en que su negocio no es sólo una plataforma de compraventa de autos usados. Ofrece “una solución de ciencia de datos” que utiliza inteligencia artificial para habilitar la industria de autos seminuevos, dice Ranero.

El año pasado, Kavak dijo que invertiría US$500 millones de dólares en su llegada a Brasil, un mercado de más de US$120.000 millones en su rubro.

La complejidad del modelo de negocio de Kavak requirió generar un algoritmo de inteligencia artificial, alimentado por la información públicamente disponible de precios de lotes, agencias y tianguis automotrices para generar una base de datos capaz de predecir el comportamiento del mercado de seminuevos y fijar precios competitivos.

En los más de 20 showrooms que tiene Kavak en la zona metropolitana y los que se se encuentran al interior del país, en Argentina (en Buenos Aires, Mendoza y Tigre) y Brasil (en San Pablo y Río de Janeiro), la startup muestra a los clientes que es posible llevar a cabo todo el proceso de compra o venta de autos en línea o a través de la app móvil y les ofrece una experiencia omnicanal, pues ahí mismo pueden escanear el auto de su interés y encontrar el precio y las características en su sitio web.

En el caso de Carvana: “No vemos necesariamente el modelo de negocios de la empresa como muy superior o disruptivo para el mercado”, expresó Rajat Gupta de JPMorgan, “con distribuidores físicos bien capitalizados que encuentran formas de crecer y generar retornos sólidos en un entorno cada vez más competitivo”.

El negocio que construyó Kavak también es intensivo en capital y requiere infraestructura. Sus fundadores, los hermanos Carlos y Loreanne García Ottati, y Roger Laughlin basan su idea en corregir la asimetría de información de las ventas de autos usados -el vendedor sabe lo que vende pero el comprador no sabe lo que compra-. Hoy, la empresa es la startup más valorada de Latinoamérica, con una estimación de US$ 8,7 mil millones.

Carvana, al igual que Kavak, fue una de las empresas que se beneficiaron de los cambios en el comportamiento de los consumidores durante la pandemia de Covid-19. Pero, a medida que las restricciones desaparecen y los precios de los vehículos se incrementan, el modelo de negocio lucha por crecer.

Usando datos de diferentes fuentes en Statista se estima que el mercado de automóviles usados seguirá teniendo un incremento a tasa anual de alrededor de un 3% en el mundo. En 2020 registró un valor de aproximadamente US$1,2 billones de dólares en 2020 y las previsiones de los especialistas del sector apuntan a que el valor de las ventas de este tipo de vehículos crecerá hasta situarse en torno a los US$1,5 billones en 2027.

La pandemia fue una oportunidad de innovar en nuevos productos y soluciones para Kavak. Ranero explica que mucha gente quería vender su auto para obtener liquidez, así que surgió una nueva línea de negocio: el otorgamiento de préstamos con sus autos como garantía. Las personas querían moverse en ambientes seguros en la nueva normalidad. Así que Kavak ofreció financiamiento a tasas desde 14% y enganches de 15%.

Rosales, que representa a la industria mainstream, señala que la colocación de crédito automotriz de vehículos usados otorgado por la banca y las financieras de marca especializadas en crédito automotriz muestra una tendencia al alza en comparación con el primer trimestre del año pasado del 12%, lo cual contrasta con el comportamiento del crédito para la adquisición de vehículos nuevos, que sigue en disminución.

“Nosotros vemos un potencial muy importante en el mercado de seminuevos sobre todo en mercados latinoamericanos”, recalca Rosales.

Torrijos, de Deloitte, predice que en México va a continuar la demanda de autos usados hasta que se estabilice la falta de inventario de vehículos nuevos y estima que para la segunda mitad del 2023 va a haber una recuperación.

4. Un mercado y una realidad diferentes

En la región siempre vamos a tiempos distintos de lo que está ocurriendo en otros países, señala Torrijos, quien no descarta un efecto dominó, pero no de inmediato.

En entrevista con Bloomberg Línea, Ranero habló de la caída del negocio de Carvana. Ernie García II y Ernie García III, los fundadores del retail online de autos, han perdido más de US$11.000 millones juntos en lo que va de año. Con esta sangría, ya no alcanzan a figurar entre los poseedores de las 500 mayores fortunas del Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Pese a lo ocurrido en Carvana, el COO de Kavak dice que no peligra su modelo de negocio. “Nosotros seguimos viendo cada vez mayor adopción y entendimiento de los clientes de ambos lados de la ecuación (compra y venta de autos). Aquí pueden encontrar alternativas que antes no tenían presentes, y nosotros estamos resolviendo problemas muy distintos a los que están siendo resueltos en el primer mundo con empresas como Carvana”, refirió Ranero.

Torrijos afirma que Kavak, y otras soluciones como OXL, están entrando a un mercado de formalidad que por años han buscado los consumidores. “Han entendido qué es lo que busca el cliente en su nicho de mercado y haciendo todo lo que hace una marca para vender un auto nuevo, además de utilizar herramientas tecnológicas”.

En el mundo real, Kavak ha batallado por satisfacer a sus clientes. En redes sociales los usuarios han expuesto sus inconformidades sobre el servicio. Un exempleado de Kavak que trabajaba en servicio posventa (quien pidió reserva de su nombre por haber firmado un acuerdo de confidencialidad) dijo a Bloomberg Línea que del total de ventas, alrededor de un 30% recibe quejas, aunque algunas son de problemas menores.

En una entrevista anterior con Bloomberg Línea, Juan Franck, socio director de SoftBank Latin American Fund, señaló que “cuando nosotros hacemos las comparaciones con otras partes del mundo, en general, los mercados desarrollados invierten más en innovación, pero aquí se invierte en la inclusión que está siendo exacerbada a través de la innovación”.

“Ante dicha simetría de valor tan profunda, las dinámicas del mercado de primer mundo como Carvana son muy distintas a las de un jugador como Kavak que va detrás de esos mercados, que están rotos, están asimétricos, en donde por lo tanto la penetración es tan baja porque estás resolviendo problemas muy profundos. Entonces creo que es muy difícil comparar y sacar conclusiones en problemas, que son fundamentalmente distintos”, acotó Ranero.

Franck dijo: “Por ejemplo Carvana u OpenDoor que podrían ser análogos a Habi o Kavak, en general, las plataformas latinoamericanas están resolviendo una cantidad de problemas mayores a esas empresas en otros mercados desarrollados”.

“Estas plataformas en Latinoamérica están resolviendo un problema ancla y alrededor de ese problema hay muchísimas otras oportunidades y problemas que se pueden resolver”, continuó Franck, aunque reconoció que hacer comparaciones es útil para entender el modelo de negocio principal.

5. Potencial del mercado latinoamericano

En el último año Kavak creció a triple dígito. Esto se debió a que hay una mayor demanda de autos seminuevos cuando hay más presiones económicas, aseveró Ranero, aunque no reveló cifras específicas durante la entrevista.

El mercado de automóviles seminuevos en México, el lugar de origen de Kavak, es de US$60.000 millones de dólares anuales, refiere Statista, y se hacen cada año más de 7 millones de transacciones. La startup dice que apenas tiene 1% de penetración en el mercado, con 120 mil transacciones concretadas en su país de origen. En Brasil, el sector vale más del doble.

Hay un gran potencial en el mercado de vehículos seminuevos, opina Rosales, “para ponerlo en perspectiva, en el caso del mercado de Estados Unidos estimamos que por cada 10 vehículos nuevos que se venden en un distribuidor, se venden 12 vehículos usados, mientras que en México por cada 10 vehículos nuevos se pueden estar vendiendo entre dos y tres vehículos usados”.

Kavak aún no es rentable porque financia su crecimiento y expansión. Antes de generar liquidez para sus inversionistas con una OPI (lo que no debería suceder este año, según el cofundador Roger Laughlin dijo a Bloomberg Línea a principios de este 2022), Kavak tiene una estrategia de crecimiento no solo en Latinoamérica, sino también fuera de la región.

“Siempre hemos considerado a Kavak como una solución global”, dijo Laughlin. A Bloomberg News, una persona familiarizada con el asunto dijo que la startup estaba mirando a Turquía como su próximo objetivo. “Buscamos mercados grandes y complejos donde la experiencia de comprar y vender un auto es muy problemática”, dijo el ejecutivo.

Torrijos señala que mientras sigan en un terreno de facilitar la adquisición de un auto usado, van a seguir captando mercado. “Pero no va a ser eterno porque en el futuro los clientes van a apostar por energías limpias, entonces habrá un momento en el que haya menos vehículos de combustión interna, aunque para el mercado de Latinoamérica eso se ve lejano, a unos 10 años”.

-- Con información de Alejandro Ángeles, Isabela Fleischmann y Bloomberg News

PUBLICIDAD