Startups

De Europa a Latinoamérica, startups despiden personal tras apretarse el cinturón

Los unicornios Klarna y Olist han anunciado despidos esta semana en medio de la agitación del mercado de tecnología; hay preocupación por modelos de negocio en México

Eventos globales y políticas locales mantienen en vilo a los emprendimientos en América Latina.
25 de mayo, 2022 | 09:51 AM

Bloomberg Línea — Esta semana comenzó con más noticias de despidos en empresas tecnológicas. El lunes, la empresa argentina de criptomonedas Buenbit dijo que despedía a la mitad de su equipo debido al “nuevo contexto global”. Klarna, la fintech más valiosa de Europa, dijo que iba a despedir al 10% de su equipo. Y en Brasil, el unicornio del e-commerce Olist ha recortado al menos 60 personas de su plantilla, según personas familiarizadas con el asunto.

Los recortes de personal se producen en el marco de una situación macroeconómica más difícil, con los bancos centrales de todo el mundo subiendo los tipos de interés para contener la inflación. En el escenario micro, cada modelo de negocio está sufriendo sus singularidades. Klarna, la empresa sueca de “compre ahora y pague después”, por ejemplo, ha visto aumentar sus costos de endeudamiento hasta el nivel más alto jamás registrado, y la subida de los tipos ha afectado a la valoración de la deuda y el capital de la empresa. En América Latina, la colombiana Addi también opera con este modelo de negocio.

Los expertos creen que este problema, como el de las ondas de choque originadas en otras tierras, probablemente llegará a tierras latinoamericanas a mediano plazo.

PUBLICIDAD

De acuerdo con Jerome Engel, experto en innovación, emprendimiento y capital de riesgo de la Universidad de Berkeley, en California, los efectos de la pandemia, junto con la inflación, los problemas en la cadena de suministro y la guerra en Ucrania que impactaron en el capital de riesgo, se sentirán en los países emergentes con cierto retraso respecto a lo visto en Europa y EE.UU. De hecho, dijo Engel a Bloomberg Línea, América Latina, al estar al final de la cuerda, tardará más en recuperarse de este colapso ya que las estructuras de los mercados de los países desarrollados son más fuertes.

Engel sugiere que los empresarios busquen alianzas corporativas y se aferren a sus puntos fuertes, con los clientes que importan y aportan valor estratégico al negocio. “En lugar de recaudar la Serie B, quizá estos empresarios deban centrarse en dos clientes clave. Los tipos de interés seguirán subiendo, pero si se puede crear una empresa ahora, cuando los mercados vuelvan, se estará preparado”, afirma.

Olist: Despidos en preparación para un escenario en el que el capital podría no llegar

En Brasil, el proveedor de e-commerce Olist alcanzó una valoración de US$1.000 millones a finales del año pasado tras una ronda de serie E liderada por el fondo de capital privado Wellington Management con participaciones de Corton Capital, Globo Ventures, Goldman Sachs, Valor Capital y SoftBank.

PUBLICIDAD

El CEO de Olist, Tiago Dalvi, dijo que los recortes se deben a una reorganización para que la empresa pueda seguir creciendo de manera eficiente y seguir invirtiendo en lo que es estratégico para la empresa, como el marketplace, la logística y la plataforma de comercio electrónico. Según el ejecutivo, ningún proyecto será interrumpido.

Dalvi dice que Olist no depende de nuevas rondas de financiación.

“Ahora mismo tenemos todo el capital que necesitamos para seguir invirtiendo y conseguir casi el doble de crecimiento de ingresos este año”, dijo Dalvi en entrevista con Bloomberg Línea. La estrategia de apretarse el cinturón se debe a lo que Dalvi definió como “un escenario macroeconómico muy desafiante, mucho más incierto en comparación con lo que vimos el año pasado”.

Recientemente, SoftBank, uno de los principales inversores de Olist, registró una pérdida de US$20.000 millones en su fondo Vision, que suma los fondos Vision 1, 2 y el de América Latina. “Este año es totalmente diferente, no hay visibilidad en cuanto a la disponibilidad de fondos en el futuro. Todo esto catalizó el movimiento [de recortes] que ya teníamos previsto hacer y que veníamos discutiendo con el consejo desde el año pasado”, dijo el ejecutivo.

Para Dalvi, los recortes forman parte de un movimiento de reajuste de la empresa para la etapa de crecimiento en la que se encuentra. “En cualquier cierre, cuidamos mucho a las personas. Cada empleado que salió en este momento fue comunicado individualmente y le extendimos beneficios como el plan de salud”, dijo.

Una persona directamente afectada por los despidos en Olist, y que prefirió no ser identificada porque las discusiones son privadas, dijo que los recortes fueron una sorpresa ya que la compañía había estado expandiéndose durante un mes. Olist compró recientemente las startups Clickspace, PAX, Tiny y Vnda y anunció su expansión en México.

PUBLICIDAD

“La agenda de Olist sigue siendo muy positiva, somos capital fresco, con inversión controlada y con disciplina. Seguimos siendo muy fuertes y tenemos más de 100 puestos abiertos, seguimos contratando”, dijo Dalvi. “Es nuestro papel ser responsables en este momento de incertidumbre del mercado y reacondicionar la empresa para el crecimiento que esperamos generar este año y en los próximos, siendo dueños de nuestro propio destino.”

Creditas dice que los recortes son por rendimiento

El proveedor de crédito colateral fintech Creditas recibió su cheque de la serie F en enero por US$260 millones de Fidelity Management, con la participación de Actyus, Greentrail Capital, QED Investors, VEF, SoftBank, Kaszek, Lightrock, Headline, Wellington Management y Advent International.

Después de que Bloomberg Línea publicara una historia sobre los recientes despidos en los unicornios brasileños, tres personas familiarizadas con el asunto dijeron que los recortes eran mucho mayores que los 11 despidos que Creditas informó. Según estas personas, se habrían congelado las vacantes y los ascensos y se habría despedido a cerca del 9% de la empresa, entre 300 y 400 personas.

PUBLICIDAD

Pero una persona familiarizada con el asunto, que prefirió no ser identificada, dijo que de enero a abril el equipo de Creditas se mantuvo constante, aunque sin crecimiento de personal, y que en comparación con el año pasado, el equipo ha crecido. Afirma que las contrataciones de los últimos cuatro meses han compensado las salidas.

Según esta persona, desde principios de 2022, más de 100 personas han dejado la empresa, ya sea por decisión propia o por malos resultados en las evaluaciones de desempeño. “Hay nuevas contrataciones, incluso algunas que se producen antes de los despidos, ya que Creditas se anticipa a las personas que se van a ir”, dijo.

PUBLICIDAD

Esta persona también dijo que febrero y marzo fueron meses récord de contratación en Creditas, con casi 600 nuevos empleados. En abril y mayo hubo menos contrataciones porque la empresa ya había hecho las sustituciones de los que se irían por bajo rendimiento.

De acuerdo con esta persona, los movimientos de despido no están relacionados con la captación de fondos, ya que la empresa se capitalizó tras la ronda de enero que situó a Creditas entre las cinco startups privadas más valiosas de la región, con una valoración de US$4.800 millones. Kavak está valorada en US$8.700 millones, Rappi en US$5.250 millones y QuintoAndar en US$5.100 millones. QuintoAndar también ha efectuado recientemente despidos, pero ha contratado a la estadounidense Larissa Fontaine, exGoogle, como nueva directora de producto, y también ha anunciado un marketplace.

Con todo, con los tipos de interés más altos, Creditas será más conservador con la calidad del crédito en 2022 y espera duplicar sus ingresos respecto al año pasado.

PUBLICIDAD

Según Creditas, el proceso de evaluación del desempeño es el mismo desde hace dos años y los empleados se miden por su rendimiento y su adhesión a la cultura. Si estos empleados pasan tres meses rindiendo por debajo del 80%, pueden ser despedidos.

Si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar

Aunque el impacto de gigantes como Carvana (CVNA) o Klarna en las startups latinoamericanas tarde en llegar, las empresas de la región siguen cualquier novedad en el extranjero mientras se adhieren estrictamente a un credo común: todo sigue igual.

Es el caso, por ejemplo, de Kavak. El primer unicornio mexicano abrió sus puertas el año pasado en Brasil, el mayor mercado de América Latina, con grandes ambiciones. Una de ellas fue la expansión a Río de Janeiro, anunciada a principios de este año.

PUBLICIDAD

Kavak dijo en 2021 que invertiría 2.500 millones de reales en Brasil (más de US$500 millones). De esa cantidad, la empresa destinó inicialmente 550 millones de reales al estado de Río, que se utilizarían para establecer la operación y comprar automóviles usados.

En Kavak City, en São Paulo, se hace todo lo posible para presentar a la empresa no como un competidor en el sector de los vehículos, sino como una gran tecnológica. A lo largo del recorrido, los consumidores disponen de ordenadores para consultar el sitio web de la empresa. La idea es mostrar que todo se puede hacer digitalmente. Se trata de un modelo similar al de la empresa estadounidense Carvana, un vendedor online de coches de segunda mano.

Sin embargo, para Carvana, el momento no es bueno. Quemando su efectivo, la empresa ha tenido que hacer despidos. El fundador de Carvana, Ernie García III, ha visto caer su patrimonio en un 90%. En el primer trimestre, Tiger Global y Maverick optaron por aumentar sus participaciones en el concesionario de coches usados porque las acciones se desplomaron.

Si bien la venta o la compra de un vehículo a través de Carvana puede realizarse en línea, existen serias limitaciones para digitalizar el trabajo de inspeccionar y ofertar automóviles usados, transportarlos para su reacondicionamiento y, a menudo, trasladarlos de vuelta a donde se revenden. Todo esto es un trabajo caro y competitivo. Crecer mucho más rápido que las cadenas minoristas y los concesionarios familiares con los que la empresa compite a diario en los sitios de subastas, o para los intercambios de consumidores que compran en línea en busca de la mejor oferta, no es una tarea trivial.

Carvana siguió una estrategia de crecimiento a toda costa para engullir todo el stock posible en un momento en que todos los participantes del sector sentían la presión de la oferta y pagaban demasiado por los vehículos usados en las subastas.

El ajuste de cuentas llegó en febrero, cuando Carvana sucumbió a la escasez que azota al sector y registró su primer descenso secuencial de las ventas trimestrales al por menor.

Al mismo tiempo, el flujo de caja sistemáticamente negativo de Carvana ha empeorado: la empresa ha gastado casi US$4.000 millones desde principios del año pasado y ha publicado un plan operativo actualizado de 53 páginas para controlar los gastos y priorizar la rentabilidad y el flujo de caja positivo.

Rajat Gupta analista de JPMorgan, dijo en un informe sobre Carvana: “no vemos necesariamente que el modelo de negocio de la empresa sea muy superior o disruptivo para el mercado”.

Hoy en día, Kavak es una de las startups mejor valoradas de América Latina y ha construido un negocio que requiere capital e infraestructura. Kavak fue capaz de vender su idea de corregir la asimetría de información de las ventas de coches usados — el vendedor sabe lo que vende, pero el comprador no sabe lo que compra — a algunos de los mayores inversores de capital riesgo del mundo, como Tiger Global, D1 y SoftBank.

Kavak sigue sin ser rentable porque financia su crecimiento y expansión. Antes de generar liquidez para sus inversores con una oferta pública inicial (que no se espera que ocurra este año, como dijo el cofundador Roger Laughlin a Bloomberg Línea a principios de este año), Kavak tenía una estrategia para crecer no sólo en América Latina sino también fuera de la región.

“Siempre vemos a Kavak como una solución global”, dijo Laughlin a principios de este año. En declaraciones a Bloomberg News, una persona familiarizada con el asunto dijo que la startup estaba mirando a Turquía como su próximo objetivo. “Buscamos mercados grandes y complejos en los que la experiencia de comprar y vender un coche es muy problemática”, dijo entonces el ejecutivo.

Conoce tu valor real

En una entrevista con Bloomberg Línea, el presidente de Fenauto (Federación Nacional de Asociaciones de Concesionarios de Vehículos Automotores de Brasil), Enilson Sales, dijo que por muy innovador que sea el negocio de Carvana, en algún momento la empresa se enfrentará a la realidad del costo del dinero.

“Si tengo un negocio de compraventa de vehículos que abrí con mi capital, sé el costo del capital y el plazo que tengo que pagar por ese capital que invertí. Es mucho más flexible porque al abrir el negocio, el interés (tasa de recuperación) y los plazos de cuándo se va a recuperar ese capital, los negocio yo mismo”, explica.

Sin embargo, Sales refiere que el modelo de Carvana utiliza capital de terceros, ya sea a través de rondas privadas con inversores, como Kavak, o de accionistas en la bolsa.

“En estos casos, las empresas tienen que cumplir un plazo preestablecido con los tipos de interés del mercado, que fluctúan. Estas empresas apalancadas por el capital de terceros tendrán que ser más eficientes que las empresas que trabajan con su capital”, dijo.

Además, en Brasil, el precio de los vehículos usados ha caído un 0,5% desde principios de año. Para las empresas que utilizaron capital externo para comprar coches a principios de año, el problema puede ser aún mayor al tener que vender este vehículo más barato y al mismo tiempo remunerar al inversor, según Sales.

“Creo que el precio de los vehículos usados puede seguir bajando sutilmente durante otros tres meses. Que se mantenga igual o se acelere depende del número de vehículos nuevos que haya en el mercado. Este mercado se ha ido estableciendo en niveles que todavía no son los que nos gustaría, pero se ha ido recuperando”, afirmó.

Los datos de Fenauto muestran que Brasil comenzó el año vendiendo una media de 40.000 coches usados por día laborable, muy por debajo de la media de enero de 2021, que fue de 58.000, y menor que en 2019, cuando el promedio diario fue de 52.000.

En febrero, la media de ventas por día laborable fue de 41.000, por debajo de las 60.000 de 2021 y las 56.000 de febrero de 2019. En marzo de este año, la media fue de casi de 51.000, en abril de 52.000 y en mayo también de 52.000, todavía en niveles inferiores a los del año pasado.

“Estamos estabilizando las ventas de coches usados en un nivel razonable frente a los dos primeros meses, que fueron muy malos. Mi perspectiva es que en el segundo semestre tendremos un repunte porque la economía estará más nutrida con los estados capitalizados”, opina Sales. Esto sucede porque los estados brasileños en general tuvieron un superávit debido a la congelación de los gastos durante la pandemia. Según Sales, la economía brasileña puede tener más movimiento en el segundo semestre con las campañas electorales.

Buscada para hablar sobre la situación de Carvana y sus impactos en el modelo de negocio en América Latina, Kavak declinó hacer comentarios.

-- Con información de Bloomberg News

PUBLICIDAD