PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Startups

Startups en Colombia ya sienten la ola de despidos que impacta a Latinoamérica

Al menos 20 emprendimientos en Colombia ya han levantado la mano. El escenario de altas tasas de interés y menos capital disponible hace creer que días difíciles están por llegar

Una silla vacía en una ventana iluminada de un bloque de oficinas en Alemania. Fotógrafo: Krisztian Bocsi/Bloomberg
02 de junio, 2022 | 03:00 am
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bogotá — En medio de la ola de despidos en los grandes mercados como Brasil, México o Argentina, Bloomberg Línea habló con ocho líderes y fundadores de algunos de los más grandes emprendimientos colombianos tecnológicos, así como con dos fondos de Venture Capital en Latinoamérica, con lo que se puede afirmar que se espera que la tormenta llegue pronto al país, si no es que ya ha aterrizado.

En este contexto, emprendedores en sectores como fintech, foodtech o edtech en Colombia pasaron de hablar de expansión a otros mercados de la región, de lanzamientos de nuevos productos y de conquistar nuevas a rondas, a usar términos como “quema de dólares”, “burbujas”, “inexpertos” o “mundo ficticio”.

PUBLICIDAD

La ola de despidos ha coincidido con un escenario de altas tasas de interés tras la reactivación económica global, mientras que la falta de inversión y los desafíos en el flujo de caja han pesado en otras compañías, lo que podría dejar una postal más parecida a la realidad respecto a la naturaleza de la mortalidad de las startups luego de la euforia generada por las millonarias rondas de inversión.

La ola de despidos que afrontan varios países de Latinoamérica “es inevitable si el mercado público sigue en caída libre y continua la incertidumbre geopolítica”, dijo a Bloomberg Línea la cofundadora de la empresa de restaurantes virtuales Foodology, Daniela Izquierdo, que resaltó que en cualquier caso no están haciendo despidos y tampoco planean hacerlo.

PUBLICIDAD

La empresaria analiza que “no hay cómo blindarse, la realidad es que si se reduce el acceso a fondos de capital de riesgo todas las startups van a necesitar cuidar sus recursos y aumentar el runway, que es cuántos meses de vida tienen con el capital actual. Una palanca para aumentarlo es reducir el personal, cada negocio tiene que entender si aplica esta palanca o no”, afirmó.

“Era obvio que estábamos en una burbuja. Muchos emprendedores sin experiencia y malas ideas fueron capaces de levantar decenas de millones de dólares para crear negocios fácilmente replicables. Ahora que el mercado está volviendo a un estado más realista, muchas de estas startups no sobrevivirán”, añadió en entrevista con Bloomberg Línea Alexander Torrenegra, CEO de Torre.

El emprendedor serial considera que “para emprendedores y emprendimientos con bases sólidas, esta es una oportunidad para consolidarse como líderes. Para inversionistas, esta es una oportunidad para invertir a buenas valoraciones. Para empleados siendo despedidos, esta es una oportunidad para salirse del mundo ficticio que les habían pintado”.

Aunque ninguno de los empresarios consultados dijo que tiene un plan de despidos activo, dan por descontado que la ola llegará a Colombia en cualquier momento como lo reconoció uno de los altos ejecutivos del sector de foodtech, quien pidió la reserva de su nombre al asegurar que es un asunto que están mirando muy atentamente.

PUBLICIDAD

Otros ejecutivos consideran que lo que se está viviendo en Colombia es un tipo de efecto de delay y coinciden en que lo que ocurrió con los unicornios latinoamericanos Vtex (200 personas despedidas) y Bitso (de 80 a 100 personas despedidas), podría vivirse también en Colombia, aunque no se sabe en qué proporción ni exactamente cuándo.

Esta situación se ha repetido con otras compañías en Brasil con casos como los de 2TM (recortará al 12% de su plantilla), QuintoAndar (160 empleados despedidos), Loft (159), Facily (139) y Creditas (11), o en Argentina con Buenbit (50% de su plantilla).

PUBLICIDAD

Luego de que las startups colombianas levantaran más de US$800 millones en 2021, ahora se estarían preparando para un segundo semestre que podría ser más retador en concordancia con lo que también está ocurriendo en EE.UU. con Netflix, Carvana y Paypal, en medio de las fuertes caídas de las acciones tecnológicas.

Luego de las millonarias rondas de inversión que han cerrado las startups colombianas en 2022 y que llevaron al país a tener su segundo unicornio en mayo con la proptech Habi, el ecosistema ha recibido un golpe de realidad.

PUBLICIDAD

En la actualidad, se estima que el ecosistema de innovación local lo componen unas 1.110 startups que emplean a más de 25.200 personas, la mayoría de ellas concentradas en los segmentos de logtech (tecnología para la logística), fintech (tecnofinanzas) y retailtech (tecnología para el comercio), según cifras de KPMG.

Levantan la mano

En este marco de incertidumbre, Daniel Bilbao, CEO de Truora y un reconocido emprendedor colombiano, en las últimas semanas abrió una plataforma virtual llamada Pivot para recibir las solicitudes de empleados de startups que han sido despedidos en las últimas semanas y de empresas que desean reubicar a sus colaboradores que ya no pueden tener en nómina. El objetivo es unir a empleados con empresas que requieran esos perfiles.

PUBLICIDAD

Bilbao le dijo a Bloomberg Línea que ya hay 20 emprendimientos en Colombia que se han inscrito en PIVOT. Sobre los nombres de estas compañías, el emprendedor dice que estas se guardan bajo reserva. Pero contó que al menos 70 personas con perfiles como servicio al cliente, diseño, ventas, ingenieria, análisis de datos, business development, operaciones, compras y finanzas están buscando nuevos rumbos en el sector emprendedor.

El mismo Bilbao dijo que no tiene planes de recorte, pero reconoció que si el plan se viera afectado en el actual contexto tendrían que hacerlo, pero que los primeros en saberlo serían los empleados.

PUBLICIDAD

“Esto no es aislado a EE.UU., toda Latinoamérica está siendo afectada (por la ola de despidos). La prensa no lo está sintiendo, pero ya hay casos específicos ejecutados (despidos) y el supuesto de que de alguna forma en Latinoamérica es distinto es pecar de ingenuo”, dijo Daniel Bilbao en una entrevista con Bloomberg Línea.

Freddy Vega es uno de los emprendedores más reconocidos en la actualidad al ser el fundador de la edtech Platzi, que a pesar de la coyuntura dice que no ha realizado despidos, pero es consciente de que esta ola “llegará a todas partes”.

El líder de Platzi asocia este fenómeno a la falta de inversión y a compañías optimizando costos para sobrevivir, luego de un aumento acelerado de la captación de fondos en los últimos dos años que ahora, ante el inicio de una crisis, comienza a flaquear.

Esto ha generado que “los inversionistas les exijan a las empresas que aumenten el runway. Pero aun así, hay más ofertas de empleo y empresas contratando que empresas despidiendo”, matizó.

Por su parte, el fundador de la empresa de marketing de influenciadores Fluvip, Sebastián Jasminoy, también es consciente de la amenaza, pero dice que esta “no tiene que ver tanto con la industria tecnológica, sino con el tipo de empresas que no tienen modelos rentables de negocio”.

También lo asocia a organizaciones con márgenes muy pequeños que deben tener una escala demasiado grande. “A veces también hay modelos rentables que necesitan capital de trabajo hasta llegar a un punto”, afirmó el empresario.

Quemar dólares

Desde el lado de las fintech, el cofundador de Tpaga, Andrés Gutiérrez, manifestó que lo que está ocurriendo es un mensaje de alerta para que las empresas sean cada vez más cuidadosas con la quema de caja y dólares, y que su crecimiento debe ser sostenible basados en unit economics positivos.

“Nadie está ajeno a la realidad del mundo y creo que los fondos van ser más cuidadosos seleccionando empresas que tengan un buen rate controlado. Los más afectados serán los más grandes y los que tienen que levantar dinero este año. Y ahí bajará hasta los más pequeños. Nosotros fuimos muy afortunados de haber levantado hace unos meses (capital), que nos da pista para al menos dos años. La forma de blindarse es concentrarse en generar revenue y no excederse en contrataciones”, afirmó.

Pero, ¿qué dicen los fondos de inversión? Village Capital analiza sobre este tema que “el propósito de una startup respaldada por capital de riesgo no es recaudar dinero por el simple hecho de recaudar dinero, sino desarrollar y vender un producto que satisfaga una necesidad particular, y luego crecer para ser financieramente sostenible vendiendo ese producto a escala a clientes dispuestos a comprarlo”.

“Los fondos en Latinoamérica, como en otras regiones, juegan un rol muy importante en incitar a los emprendedores que solicitan rondas de capital a centrarse en los ingresos y en el product market fit. De manera que el dinero del capital de riesgo sea un medio para un fin, no un fin en sí mismo”, complementó en una entrevista Daniel Cossío, director Regional de Village Capital en Latinoamérica.

Desde la misma orilla, Diego Noriega, managing partner en Newtopia VC, indicó que “todos los fondos están tomando decisiones acerca de cómo ajustan sus tesis de inversión a la nueva realidad. Entonces, teniendo en cuenta esto, lo fondos que más han tenido que ajustar son los que invierten en growth, es decir, en estados más avanzados, típicamente en series B o C”.

“En el caso de Newtopia VC al invertir en estados como seed o pre-seed no hemos tenido que hacer ningún tipo de ajuste grande ni cambios en las decisiones, simplemente sirve para reforzar que las startups deben de crecer con modelos sustentables, quizá más robustos desde el punto de vista de la generación de utilidades y pensar más en negocios reales que solo en proyecciones como se venía dando previo a la crisis. Esto es una corrección del mercado y claramente los fondos de inversión y las startups se están adecuando a la nueva realidad”, comentó.

¿Menos capital disponible?

El fundador de la plataforma de consultas médicas virtuales 1doc3, Javier Cardona, dice a Bloomberg Línea que la coyuntura actual va a definir las compañías que realmente tienen negocios viables, que pueden crecer independientemente del capital que levanten y por ende se van a privilegiar.

“En el peor de los escenarios, en el que no haya más Venture Capital, van a ver unas compañías que van a vivir, somos una compañía default alive (que puede cubrir sus gastos con sus ingresos). Blindarse frente a este escenario es complejo, se trata de tener unit economics positivos y eso hace que puedas crecer, de pronto no tan rápido por la ausencia de Venture Capital, que es seguro lo que empezaremos a ver sobre todo a mitad del año. Va estar más difícil levantar rondas gigantescas porque las valuaciones se están comprimiendo radicalmente”, afirmó.

Daniel Bilbao, de Truora, explica que debido a la políticas monetarias aplicadas durante la crisis del coronavirus se tenían “precios inflados de los mercados públicos” y las startups tenían más capital disponible, pero luego de la reactivación económica el panorama ha cambiado radicalmente y “para llegar a la valoración pasada tiene que ser el doble de grande”.

“Entonces uno tenía un plan de ejecución y decía: ‘Voy a crecer 3 X en los próximos 12 a 18 meses, y con eso doblo mi valoración’. Ahora va a tener que crecer 3 X en ese mismo período para llegar al mismo nivel de la ronda pasada. Y además sabemos que los mercados están apretados porque la gente está preocupada porque el mercado de capital cayó, la plata está más cara por las tasas de interés, entonces la posibilidad de fondear el mismo negocio tiene una dificultad más grande frente a hace seis o doce meses”, dijo.

Baño de realidad

Los fundadores se ven ante el reto de tener un negocio más eficiente y que crezca con menos dinero disponible, lo que significa gastar menos en mercadeo (tener un costo de adquisición menor) y generar eficiencia en caja, lo que para muchos se traduce en realizar despidos de personal.

Bilbao analizó además que la situación puede llegar a ser más compleja en Latinoamérica dado que existe la probabilidad de que algunos fondos que no están afincados en la región se puedan mover a puertos más seguros una vez las cosas se empiecen a complicar, en una estrategia que ha sido denominada Flight-to-quality.

Pero por el otro lado, está el contrargumento de que Latinoamérica está tan subinvertida que salir de la región es una mala idea y por eso se han creado más fondos locales, con operaciones en países como Brasil, México o Argentina.

Según Daniel Bilbao, estos movimientos también responden a la dinámica natural del Venture Capital, en el que “unos pocos la sacan del estadio y otros mueren en el camino. En Latinoamérica tenemos una visión con el fracaso que es un poco torcida”.

El empresario remató que existe “una burbuja que estalló” y que los más fuertes sobrevivirán en un mercado más eficiente. “Es más, yo me atrevo a decir que en los próximos diez años tomas todas las empresas latinoamericanas por valoración y por lo menos ocho de las primeras diez van a ser empresas tecnológicas, unas que ya nacieron o que no han nacido”.

PUBLICIDAD