Economía

Funcionario deja cargo antes de la publicación de cifras de inflación en Turquía

El dato sobre el comportamiento de los precios al consumidor ha adquirido una dimensión política en el país

Un vendedor atiende a un cliente en un puesto de productos frescos en un mercado local de Bursa, Turquía.
Por Beril Akman
03 de junio, 2022 | 04:15 PM

Bloomberg — Un alto funcionario de la agencia estatal de estadísticas de Turquía ha dejado su puesto como jefe del departamento de precios al consumidor, según personas familiarizadas con el asunto, renunciando apenas unos días antes de que la institución publicara los datos de inflación del mes pasado.

Mustafa Teke ha sido sustituido por Yelda Ayaz, dijeron las personas, que pidieron no ser nombradas porque la información era privada. Un informe publicado el viernes mostró que la inflación alcanzó un 73,5% anual en mayo.

TurkStat, como se conoce el servicio de estadísticas, declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

La salida se produce menos de un mes después de que Cem Bas, jefe de estadística de TurkStat encargado de calcular la inflación, dimitiera por motivos de salud. El presidente de la agencia fue sustituido en enero tras un mandato que no duró ni un año.

Las cifras de la inflación han adquirido una dimensión política en Turquía, ya que el aumento del costo de la vida se ha convertido en una cuestión importante de cara a las elecciones del próximo año.

Tras 12 meses consecutivos de aceleración de los precios, la atención y el escrutinio son especialmente intensos ahora que los costes de consumo acumulan su mayor incremento desde 1998. El banco central espera que la inflación empiece a desacelerarse ya en junio.

PUBLICIDAD

Pero las cifras de TurkStat han sido durante mucho tiempo fuente de controversia, con críticas que cuestionan la veracidad de los cálculos. ENAGroup, un grupo independiente de académicos, utiliza un método alternativo para calcular la inflación, situando la cifra en un 160,76% el mes pasado.

El aumento implacable de la inflación es especialmente inconveniente porque el presidente Recep Tayyip Erdogan cree que las tasas de interés más altas impulsan los precios, lo contrario del pensamiento económico dominante. Bajo la presión del líder turco, el banco central no ha elevado los costos de endeudamiento desde que finalizó el año pasado con 500 puntos básicos de relajación monetaria.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD