Imagen de Irpin, en Ucrania
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg Opinión — El presidente de EE.UU., Joe Biden, ha endurecido recientemente las sanciones financieras a Rusia, acercándola a un default. El incumplimiento del pago de intereses por parte de Moscú esta semana ha catalizado el pago de un importante seguro. Mantener esta presión sobre el régimen del Presidente Vladimir Putin está justificado, pero no cambiará el escenario de forma dramática. La principal vulnerabilidad económica de Rusia sigue siendo sus exportaciones de petróleo y gas. Ahí es donde EE.UU. y sus aliados deben mantener su atención.

Rusia se ha esforzado por seguir haciendo los pagos de su deuda, lo que demuestra, aunque sólo sea, que Putin considera el default como un nuevo golpe a su credibilidad. El país había podido aprovechar una laguna en las sanciones que permitía seguir adelante, pero EE.UU. ha cerrado esta vía. Incluso las alternativas creativas, como permitir a los acreedores extranjeros abrir cuentas en los bancos rusos en rublos y moneda fuerte, parecen poco probables para evitar lo inevitable.

PUBLICIDAD

Las sumas en juego son modestas. Rusia ha estado alejándose de la deuda denominada en dólares durante gran parte de la última década, reduciendo la carga a menos del 20% del PIB. Y ya estaba bloqueada la posibilidad de obtener nuevos préstamos. Forzar un default no afectará más a los acreedores, porque la mayor parte de la deuda ya ha sido vendida o amortizada.

Se trata sobre todo de la imagen de Putin, especialmente en su país. Hace tiempo que se jacta de haber salvado a Rusia del caos financiero de los años 90, incluido el impago de la deuda interna en 1998. Se apresuró a pagar los préstamos del FMI y (finalmente) la deuda soviética. El gobierno creó un sólido balance y amplias reservas. Esta reputación de prudencia financiera, ganada con tanto esfuerzo, está ahora alterada.

PUBLICIDAD

Desgraciadamente, la humillación de un default total no pondrá fin a la guerra en Ucrania. Para avanzar en ese objetivo, la alianza debe concentrarse en detener las importaciones rusas de componentes industriales y, sobre todo, en frenar sus exportaciones de petróleo y gas. En ambos casos se han producido avances. La aerolínea de bandera Aeroflot, por ejemplo, se ha desvinculado de las manufacturas extranjeras, mientras que las últimas cifras de producción industrial muestran una fuerte contracción en cualquier lugar donde se necesiten componentes externos. Y esta semana, la Unión Europea ha acordado prohibir las compras marítimas de petróleo ruso, al tiempo que ha puesto en el punto de mira los seguros marítimos de los petroleros con crudo ruso, lo que hace mucho más difícil a Moscú desviar los suministros a otros compradores. Cuando llegue la adhesión del Reino Unido, esto también será un golpe de efecto.

Desgraciadamente, el embargo de petróleo tardará meses en entrar en vigor, castigando a Europa de inmediato al subir los precios y permitiendo al mismo tiempo que Rusia siga financiando su maquinaria bélica. Además de una acción más rápida, hay que hacer mucho más para conseguir compradores alternativos si se quiere cortar el paso a Moscú. Hay que concentrarse en reducir las compras de gas europeo, que la infraestructura hace mucho más difícil de reemplazar.

PUBLICIDAD

Avergonzar a Putin con un impago formal de la deuda estaría muy bien. Pero detener la guerra exige un compromiso renovado de aislamiento económico.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.