Actualidad

Dos glaciares de la Antártida muestran mayor derretimiento en al menos 5.500 años

Los glaciares de Thwaites y Pine Island se han reducido a un ritmo sin precedentes. Probablemente sea irreversible

Un glaciar en formación se ve desde el avión de investigación Operation IceBridge de la NASA, en la región de la Península Antártica, el 31 de octubre de 2017, sobre la Antártida.
Por Laura Millan Lombrana
12 de junio, 2022 | 03:05 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Los glaciares Thwaites y Pine Island, parte de la Antártida, han experimentado una pérdida de hielo sin precedentes en los últimos 5.500 años, según una nueva investigación científica, que indica que el retroceso podría ser irreversible.

Los dos glaciares, que forman parte de la capa de hielo de la Antártida occidental, se originaron a mediados del Holoceno y han permanecido estables hasta hace muy poco, según la investigación que acaba de publicarse en Nature Geoscience. Esa parte de la Antártida está disminuyendo rápidamente, y los dos glaciares se están derritiendo por debajo debido a las corrientes cálidas y profundas.

Una mejor comprensión de la evolución de los glaciares podría reducir la incertidumbre sobre el comportamiento de la capa de hielo de la Antártida occidental en futuros escenarios de cambio climático. El deshielo de los glaciares podría desencadenar una gran pérdida de hielo en esa parte, lo que podría contribuir hasta 3,4 metros a la elevación del nivel del mar en los próximos siglos.

PUBLICIDAD

El estudio se centró en las playas de tres islas del Embalse del Mar de Amundsen. Los investigadores realizaron pruebas de radiocarbono en conchas que databan de hace 5.500 años, cuando se formaron las playas. Al analizar las encontradas a diferentes alturas en las islas, los científicos pudieron calcular el nivel del mar a lo largo del tiempo.

Según los científicos, los registros no tienen en cuenta las fluctuaciones marginales de los dos glaciares. Pero no hay pruebas de que los glaciares de las islas Thwaites y Pine fueran sustancialmente más pequeños que los actuales en ningún momento de los últimos 5.500 años.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD