Mercados

Acciones de Crédito Real: ¿qué pasará con el resto de los inversionistas?

Los títulos bursátiles de la Sofom acumulan 15 días en suspensión en la Bolsa Mexicana de Valores

Los inversionistas de Crédito Real no han perdido los papeles de la compañía mexicana; sin embargo, se encuentran congeladas hasta la presentación de los documentos financieros.
16 de junio, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Ciudad de México — La suspensión de las acciones de Crédito Real en la Bolsa Mexicana de Valores encendió las alarmas de un grupo de inversionistas minoritarios que posee cerca del 11% de los títulos en circulación de la financiera no bancaria.

Bloomberg Línea tuvo acceso al grupo de inversionistas, conformado por 50 personas que adquirieron los títulos bursátiles de la compañía mexicana a través de la plataforma GBM, y que buscan recuperar la inversión.

Desde la suspensión de los papeles en la Bolsa Mexicana de Valores sus opciones se congelaron en el mercado accionario debido a que Crédito Real no presentó a tiempo la información financiera dictaminada a la que está obligada por ley.

PUBLICIDAD

“En Estados Unidos se ocupa a veces realizar una demanda colectiva por falta de transparencia (class action). Otra opción podría ser acercarse a los diferentes participantes mayoritarios para solicitar ser parte de las negociaciones y sumarse a la mismas resoluciones”, mencionó el director de Operaciones en Black Wallstreet Capital, Guillermo Delgado.

Los accionistas minoritarios no han perdido los títulos bursátiles; sin embargo, hasta que Crédito Real no presente la información financiera al primer trimestre del 2021, los documentos auditados al 2021 y al cuarto trimestre del año pasado, continuarán suspendidos.

“Una vez que se presenten los reportes, así como el plan de reestructura sí existe la posibilidad de regresar a cotizar en la Bolsa Mexicana”, mencionó Delgado.

PUBLICIDAD

Al igual que en Estados Unidos y otras legislaciones, en México existen mecanismos de acción colectiva que pueden ser activados por grupos de al menos 30 personas que consideren afectados sus derechos individuales, explicó Soyla León, investigadora de la Universidad Panamericana a Bloomberg Línea.

Los procesos pueden ser solicitados a través de la Comisión Nacional para la Protección y la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) o un representante común. Desde la puesta en marcha de la legislación en la materia, hace poco más de 10 años, no se ha presentado ningún proceso, al menos a través de la Condusef.

Crédito Real tiene más de 369 millones de acciones en circulación, de acuerdo con datos de la Bolsa Mexicana. El 68,2% está en manos del público inversionista, señala el reporte anual 2020 de la empresa.

El 25,3% de las acciones están en manos de la familia Berrondo; mientras que la familia Saiz tiene 6,32%. Un fideicomiso vinculado a la familia Esteve tiene el 0,02%.

El lapso de suspensión de las acciones es indefinido. Crédito Real anunció en febrero que buscaría un proceso de reestructura para realizar el pago del bono en francos suizos que lo llevó al default. Se ha mencionado que podrían ingresar al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos o bien a Concurso Mercantil en México; sin embargo, no se ha confirmado.

“No se ve una salida pronta” dice el estratega en BWC, ya que recientemente despidió a sus asesores legales, financieros, así como a su formador de mercado en México. “Parece que se rehusan a entrar al Capítulo 11 y quieren hacer la reestructura a través de la vía nacional con el concurso mercantil”.

PUBLICIDAD

El analista no espera el regreso de Crédito Real al mercado de capitales en el corto plazo.

La compañía parece que está más enfocada en atender una solución a los acreedores que en llegar a un acuerdo con el auditor para que les autoricen los reportes y se presenten, dijo Delgado.

El auditor independiente contratado por Crédito Real es la firma Galaz Yamasaki, Ruiz Urquiza (Deloitte).

Te puede interesar:

PUBLICIDAD