Economía

Powell acelera la marcha para contener la economía y poner freno a la inflación

Powell lideró el miércoles la mayor subida de tasas desde 1994 y dejó entrever la posibilidad de otra gran subida de 75 puntos básicos en julio

El presidente de la Reserva Federal
Por Rich Miller
16 de junio, 2022 | 08:49 AM

Bloomberg — El presidente de la Fed, Jerome Powell, dio un paso más para asumir un rol similar al del domador de la inflación, Paul Volcker, al reconocer que frenar las presiones desbocadas sobre los precios puede provocar una recesión.

Al declarar que es esencial reducir la inflación, Powell lideró el miércoles la mayor subida de tasas desde 1994 y dejó entrever la posibilidad de otra gran subida de 75 puntos básicos en julio.

Por primera vez respaldó abiertamente el aumento de las tasas hasta un nivel muy restrictivo con el objetivo de enfriar el mercado laboral y aumentar la tasa de desempleo, una estrategia que en el pasado ha provocado recesiones económicas.

PUBLICIDAD
El incremento de las expectativas de inflación contribuyó a la decisión de subir las tasas de interés en 75 puntos básicosdfd

“Esta es una Fed a lo Volcker”, dijo Diane Swonk, economista jefe de Grant Thornton LLP. “Eso significa que está dispuesta a aceptar un aumento del desempleo y una recesión para evitar que se repitan los errores de la década de 1970. Los shocks de la oferta no se corregirán por sí solos, así que la Fed debe reducir la demanda para hacer frente a un mundo con restricciones de oferta”.

El cambio de postura conlleva peligros no sólo para la economía, sino también para los mercados financieros y el presidente Joe Biden. Las acciones se han desplomado en los últimos meses a medida que la Fed ha endurecido el crédito para hacer frente a las presiones inflacionarias, más persistentes y generalizadas de lo que se esperaba.

Biden ha visto caer su popularidad a medida que la inflación se ha disparado. Una recesión, y el aumento del desempleo que conllevaría, privaría al presidente de uno de sus pocos puntos de discusión a la hora de pregonar los beneficios de sus políticas para la economía.

PUBLICIDAD

Es probable que legisladores cuestionen a Powell la semana que viene sobre las razones por las cuales la Fed juzgó mal la gravedad de la inflación y por qué ahora cree que habrá costos para erradicarla cuando presente al Congreso la revisión semestral de la política monetaria del banco central.

Volcker es venerado en el seno de la institución por haber terminado con una inflación de dos dígitos hace 40 años. Lo que no siempre se menciona es que tuvo que poner la economía en apuros para conseguirlo: el desempleo se disparó por encima del 10% durante su mandato y sus políticas provocaron una reacción populista de los constructores de viviendas y otros que se vieron especialmente afectados por la restricción del crédito.

A diferencia de Volcker, Powell dijo que la Fed no pretendía llevar la economía a la recesión. Sin embargo, admitió que es posible que se produzca una desaceleración, aunque argumentó que no sería culpa del banco central.

“Nuestro objetivo es reducir la inflación al 2% mientras el mercado laboral se mantiene fuerte”, dijo Powell a los periodistas. “Creo que lo que está cada vez más claro es que muchos factores que no controlamos van a jugar un papel muy importante a la hora de decidir si eso es posible o no”, dijo, haciendo referencia en particular a la invasión de Rusia en Ucrania y el impacto potencialmente extendido que podría tener en los precios de la energía y los alimentos.

Un número cada vez mayor de economistas proyecta una desaceleración el próximo año. Casi el 70% de los economistas académicos encuestados por el Financial Times y la Universidad de Chicago prevén una contracción del PIB el próximo año, según una encuesta publicada el 13 de junio.

Las proyecciones de los responsables de la política monetaria publicadas tras la reunión muestran que la economía seguirá creciendo este año y el próximo, aunque a un ritmo inferior. Pero también prevén que el desempleo aumente, algo que sólo suele ocurrir durante una recesión: Se prevé que el desempleo aumente hasta el 4,1% a finales de 2024 desde el 3,6% actual, según la previsión media.

PUBLICIDAD

Aunque mantuvo que una tasa de paro del 4,1% seguiría siendo históricamente baja, Powell dejó claro que el objetivo número 1 de la Fed no era atender al mercado laboral, sino conseguir controlar la inflación.

“Comenzaré con un mensaje general”, dijo el presidente de la Fed al inicio de su conferencia de prensa. “Estamos firmemente comprometidos a volver a bajar la inflación, y nos estamos moviendo con rapidez para hacerlo”.

El nuevo esquema de puntos de la Feddfd

En esa línea, los responsables de formular la política monetaria prevén una fuerte subida de tasas en los próximos meses. Ahora ven que la tasa de fondos federales que controlan subirá al 3,4% a finales de este año y al 3,8% a finales de 2023. Esta cifra está muy por encima del 2,5% que consideran neutral para la economía, es decir, que no estimula ni restringe el crecimiento, y se compara con el objetivo actual de los fondos del 1,5% al 1,75%.

PUBLICIDAD

Pero ni siquiera eso será suficiente para que la inflación vuelva a alcanzar el objetivo del 2% de la Fed. Se prevé que termine en 2024 en el 2,2%, frente al 6,3% actual.

Powell destacó en particular la importancia de mantener las expectativas de inflación bajo control y dijo que esa era una de las razones por las que la Fed decidió abruptamente subir las tasas en 75 puntos básicos el miércoles, en lugar del aumento de medio punto que había estado telegrafiando durante semanas.

PUBLICIDAD

Fue el desanclaje de las expectativas de inflación lo que atormentó a Volcker y le obligó a aplicar una medicina monetaria tan dura para controlar el aumento de los precios, llegando a elevar las tasas hasta el 20%. Los consumidores, los trabajadores y las empresas de entonces estaban convencidos de que la inflación se dirigía hacia arriba, por lo que actuaron de forma que contribuyó a ello.

Powell dijo que por eso los responsables de formular políticas no pueden ignorar las subidas de los precios del petróleo y los alimentos, aunque estén fuera de su control. Afectan a la forma en que los estadounidenses ven las perspectivas de inflación.

“Powell está decidido a no repetir los errores de Arthur Burns, que dirigió el banco central durante la espiral de precios salariales de la década de 1970″ y que precedió a Volcker como presidente de la Fed, dijo en una nota Anna Wong, economista jefe para Estados Unidos de Bloomberg Economics. “Los funcionarios parecen reconocer ahora que la inflación es un problema real, y reconocen y aceptan cada vez más los costes que conllevará una política monetaria más estricta”. "

-- Con la ayuda de Steve Matthews, Craig Torres y Vince Golle.

PUBLICIDAD