Tanques de almacenamiento en la Torrance Refining Co. en California.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — EE.UU. se ha convertido en último recurso petrolero, impidiendo por sí solo que los precios del mercado energético se disparen aún más al vender una gran parte de su Reserva Estratégica (SPR, por sus siglas en inglés). Washington no puede utilizar la reserva para siempre: es finita y lucha contra una escasez de flujo potencialmente ilimitada. Y lo que es más preocupante, está agotando su reserva mucho más rápido de lo que parece.

Y eso importa. La Agencia Internacional de la Energía advirtió a principios de esta semana que “la oferta mundial de petróleo puede tener dificultades para seguir el ritmo de la demanda el próximo año”. El SPR puede ser el último colchón a finales de este año y en 2023 para poner un tope a los precios del petróleo - y la inflación mundial. Lo que hagan el presidente de la Fed, Jerome Powell, y sus homólogos de todo el mundo con las tasas de interés depende en gran medida de la evolución del mercado energético.

PUBLICIDAD

Para entender los límites del SPR, hay que adentrarse en sus cañerías y en el funcionamiento interno de la industria estadounidense de refinado de petróleo. En el último año, la Casa Blanca ha vendido casi 115 millones de barriles de su reserva, y las liberaciones han alcanzado un récord de casi un millón de barriles diarios desde mediados de mayo. Al ritmo actual, Estados Unidos está vendiendo más barriles de su reserva que la producción de la mayoría de los países medianos de la OPEP, como Argelia o Angola.

Para octubre, la reserva estratégica de petróleo de EE.UU. se reducirá a un mínimo de 40 años mientras la Casa Blanca busca ponerle un tope a los precios globales del petróleodfd

Si Washington mantiene el ritmo actual, la reserva se reducirá a su nivel más bajo en 40 años, a 358 millones de barriles, para finales de octubre, fecha en la que deben cesar las descargas. Hace un año, el SPR, situado en cuatro cavernas de Texas y Luisiana, contenía 621 millones de barriles. Tal y como está el mercado del petróleo hoy, es difícil ver que Washington pueda detener las ventas en octubre. La eliminación de esa oferta adicional supondría el rápido agotamiento de los inventarios comerciales, lo que presionaría los precios al alza.

PUBLICIDAD

En teoría, lo que quede como remanente más allá de octubre aún permitiría a la Casa Blanca vender más crudo en noviembre y diciembre, y hasta el próximo año. Pero hay una trampa importante: No todo el crudo parte de la SPR es igual, y lo que queda es, cada vez más, mucho menos útil que lo que ya se ha ido.

A grandes rasgos, el SPR contiene dos tipos de crudo: medio-agrio y ligero-dulce. El primer adjetivo se refiere a la densidad del petróleo, el segundo al contenido de azufre. Normalmente, las refinerías estadounidenses prefieren el crudo medio-agrio, que es más denso y tiene más azufre, pero que pueden transformar fácilmente en gasolina y otros productos gracias a sus sofisticadas plantas.

PUBLICIDAD

El crudo medio-agrio que Estados Unidos ha reservado coincide con el tipo de crudo que procesan sus refinerías nacionales. El crudo medio-agrio almacenado tiene una densidad de 31,9 grados API y un contenido de azufre del 1,44%, lo que refleja el crudo medio que las refinerías estadounidenses han procesado en los últimos cinco años, que tiene una densidad de 32,6 grados y un 1,34% de azufre. El ligero-dulce de las reservas tiene una densidad mucho mayor, de 35,8 grados, y mucho menos azufre, del 0,4%. El medio-agrio es la calidad del crudo que bombean Rusia, la mayoría de los países de Oriente Medio y Venezuela.

Por eso, la Casa Blanca ha priorizado la venta de barriles medio-agrios, saciando el apetito de las refinerías por su crudo favorito. En el último año, el 85% del petróleo que ha vendido el SPR ha sido medio-agrio, según un análisis basado en datos del gobierno. Teniendo en cuenta que el refinado es uno de los mayores cuellos de botella en estos momentos en el mercado petrolero, satisfacer la dieta preferida de los refinadores estadounidenses es crucial. Las mayores empresas -Marathon Petroleum Corp. y Valero Energy Corp.- han sido grandes compradores en las subastas de SPR de los últimos seis meses, lo que ha ayudado al sector a beneficiarse de unos márgenes de refinamiento récord.

PUBLICIDAD
El gobierno de EE.UU. por ahora ha vendido más que nada petróleo medio-agrio de la reserva estratégica, dejando el liviano-dulce sin tocardfd

Al alimentar la Casa Blanca a las refinerías estadounidenses con su variedad preferida, esas ventas han reducido drásticamente la cantidad de crudo medio-amargo dentro de la reserva, y está previsto que siga disminuyendo durante los próximos cuatro meses. La consultora OilX estima que, a finales de octubre, el SPR sólo contendrá 179 millones de barriles de crudo medio-amargo. Para ponerlo en perspectiva, durante el período comprendido entre junio de 2021 y octubre de 2022, es probable que EE.UU. venda unos 180-190 millones de barriles de crudo medio-agrio de la reserva. Evidentemente, Washington se está quedando sin fuerzas para repetir ese ejercicio.

Lo que queda todavía deja a la Casa Blanca con algo de munición, pero no mucha. El gobierno ya ha empezado a ofrecer más crudo ligero-dulce en su más reciente licitación. Independientemente de las preferencias de los refinadores, cualquier barril es mejor que ninguno. Pero con el buen material ya casi agotado, el mundo no puede seguir confiando en la reserva estratégica estadounidense para mantener los precios del petróleo bajo control.

PUBLICIDAD

Teniendo esto en cuenta, el viaje de Joe Biden a Arabia Saudita el próximo mes tiene mucho más sentido. Los saudíes, y sus vecinos de los Emiratos Árabes Unidos, bombean crudo medio-amargo. Eso es todo lo que hay que saber.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.