PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Cripto

El invierno cripto se cierne sobre los operadores: “Hay mucho miedo”

La desaparición de US$60.000 millones de la stablecoin de Terra en mayo hizo que las criptodivisas, ya nerviosas, cayeran en picada

Una escultura de bitcoin hecha de chatarra en el suelo fuera de la granja minera de criptomonedas BitCluster en Norilsk, Rusia, el domingo 20 de diciembre de 2020. Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloomberg
Por Charlie Wells, Misyrlena Egkolfopoulou y Claire Ballentine
17 de junio, 2022 | 06:54 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El “temor a quedar fuera” (o FOMO por sus siglas en inglés) que caracterizó gran parte del panorama inversor en los últimos dos años se está transformando en otra emoción mucho más simple: el propio miedo.

Para Nikole Vicente, eso significó ver cómo su cartera de criptomonedas se desplomaba alrededor del 50% desde noviembre, borrando US$30.000.

PUBLICIDAD

La canadiense de 30 años había estado invirtiendo en criptomonedas de forma ocasional, pero cuando la empresa de bienestar en la que trabajaba fue vendida en febrero, decidió aprovechar la oportunidad para dedicarse exclusivamente a las criptomonedas. Se mudó a México con sus ganancias, que provenían principalmente del espacio DeFi y de las monedas alternativas.

Ahora, ella ha cambiado a ayudar a la gente a comercializar sus proyectos de cripto en Twitter (TWTR), y está posicionando su cartera más hacia stablecoins y criptodivisas “blue chip” como bitcoin (XBT) y ethereum (XET).

PUBLICIDAD

“Con la recesión que se avecina y la inflación, todo el mundo tiene este miedo y todo el mundo en el mercado de las criptomonedas también reacciona a ese miedo”, dijo. “Eso da miedo cuando te aferras a la vida”.

Cuando las señales cambiaron, lo hicieron rápidamente.

La asombrosa desaparición de US$60.000 millones de la stablecoin de Terra en mayo hizo que las criptodivisas, ya nerviosas, cayeran en picada. Y la situación ha empeorado. El bitcoin lleva 11 días consecutivos de caídas, la mayor racha de descensos de su historia. Ethereum ha caído un 70% desde el comienzo del año. La plataforma cripto Coinbase Global Inc. (COIN) dijo esta semana que despedirá al 18% de su plantilla. Y los prestamistas de criptomonedas Celsius Network y Babel Finance han detenido los retiros, acelerando la caída.

“Hay mucho miedo ahora mismo en todo”, dijo Oliver Jones, un ingeniero de software de 29 años de las afueras de Londres que comenzó a comerciar consistentemente con cripto en 2020. Con todo cayendo durante semanas y semanas, dice que “se siente como tirar el dinero al fuego”.

PUBLICIDAD

No es divertido

La caída se produce luego de casi dos años de euforia, en los que el bitcoin se elevó desde menos de US$5.000 en marzo de 2020 hasta casi US$70.000 en noviembre de 2021. Eso estuvo acompañado por auge de muchas otras clases de activos de riesgo, ya que los jóvenes (atrapados en casa debido a la pandemia, con dinero de los cheques de estímulo e impulsados por personas de ideas afines en foros como WallStreetBets de Reddit) comenzaron a operar por primera vez. Las criptomonedas eran las favoritas de los operadores minoristas y los nuevos conceptos, como las NFT y los DeFi, ofrecían rendimientos sorprendentes, al menos temporalmente.

El cambio de onda no sólo se ha producido en el espacio de las criptomonedas, por supuesto. La inflación es la más elevada de las últimas cuatro décadas, Wall Street se está asentando en un mercado bajista, los temores de recesión están creciendo, y las acciones meme que conformaron la “manía minorista” se están hundiendo de nuevo en la depresión en la que flotaron durante años antes de su redescubrimiento por los aburridos operadores en Reddit.

PUBLICIDAD

Es evidente cuando se observan los usuarios activos mensuales de Robinhood (HOOD), la plataforma de inversión de entrada para muchos nuevos operadores, que cayó casi un 60% en mayo en comparación con el año anterior, según datos de Similarweb, que rastrea la actividad de los sitios web en el sistema operativo Android. La historia es similar en la mayoría de los otras firmas de corretaje en línea.

Caída de la actividad
Los usuarios activos mensuales en Estados Unidos de los mayores corredores de bolsa minoristas han caído anualmentedfd

Julián Barrios, de 26 años, pasó de ganar hasta US$800 a la semana operando con opciones a menos de US$100. Finalmente, dejó de operar con opciones por completo debido a la salvaje oscilación de los precios.

PUBLICIDAD

“La volatilidad le quita la diversión”, dice este mecánico de Fort Lauderdale, Florida. “Ahora mismo, definitivamente te vas a frustrar o estresar. Los dos últimos meses han sido muy duros para mí”.

Frustración y estrés

Algunos lo llaman el comienzo de otro “invierno cripto”. La frase se utiliza con mayor frecuencia para describir el período de estancamiento desde principios de 2018 hasta mediados de 2020, cuando los precios languidecieron y la innovación se marchitó, antes de que la manía minorista hiciera que todo volviera a subir.

PUBLICIDAD

El CEO de Coinbase, Brian Armstrong, se refirió a la idea en la nota que envió a sus empleados el día de los despidos, y que luego publicó en el blog de la compañía.

“Parece que estamos entrando en una recesión después de un boom económico de más de 10 años”, escribió. “Una recesión podría llevar a otro criptoinvierno, y podría durar un período prolongado”.

PUBLICIDAD

Gareth MacLeod fue una de las personas que salió del cripto durante el último invierno. Este ingeniero de software de 35 años del área de Toronto cofundó una firma de creación de mercados de criptomonedas llamada Tinker en 2014 con la ayuda de la aceleradora de startups Y Combinator en California. Se montó en la subida hasta que los precios empezaron a desplomarse, entonces miró a su alrededor y se dio cuenta de que simplemente ya no creía en la misión.

“Es fácil acallar cualquier duda cuando los precios siguen subiendo y los inversores se amontonan en tu startup”, dijo MacLeod.

“Sólo pude reevaluar mi relación con las criptomonedas y con la industria porque las cosas habían bajado”, dijo. “Me alegro de que me haya pasado eso”.

En este punto, algunos inversores dicen que se están tomando un descanso del comercio en línea, si no se alejan por completo. Mike Janavey, un hombre de 32 años de Westchester, Nueva York, que estuvo activo en la negociación de las acciones favoritas de los memes AMC Entertainment Holdings Inc. y GameStop Corp. (GME) el año pasado, dijo que se está centrando más en proyectos del mundo real. Entre ellos, un negocio de fabricación de calzado y diseño de ropa.

“Quería dejarlo descansar un poco, tomar algunas ganancias y no dejar que se concentre en mi vida real”, dijo.

Otros están cambiando a plataformas de inversión más tradicionales. Andy Slye, un joven de 32 años de Louisville, Kentucky, que trabaja en TI y presenta un popular canal de YouTube orientado a Tesla (TSLA), transfirió su cartera a Fidelity desde Robinhood, que ha sido criticado por utilizar características similares a las de un juego para que los usuarios vuelvan. Empezó a utilizar Robinhood tras oír hablar de él en Reddit, pero sintió que necesitaba algo un poco más adulto.

“Tal vez esto sea algo así como hacerse mayor y no necesitar realmente esa gamificación para invertir, sabiendo que es algo más serio”, dijo.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD