Economía

La inflación persiste en América Latina: así se movieron los precios en mayo

A lo largo de la región, cifras con niveles no vistos en décadas han sido la norma en los últimos meses. Este es el panorama más reciente

El incremento en el precio de los alimentos ha incidido en el alza de la inflación que vive América Latina. Argentina y Venezuela tienen los indicadores más altos.
24 de junio, 2022 | 02:26 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Durante las últimas tres décadas, los altos precios habían dejado de ser un problema para la mayoría de los países. Pero la inflación ha vuelto a ser una preocupación para los bolsillos de los consumidores con la crisis logística, un gasto elevado por parte de los gobiernos para enfrentar la pandemia y una demanda que se reactivó más rápido que la oferta.

El escenario se complicó por la invasión de Rusia a Ucrania, que agravó los problemas de suministro, disparó los precios de las materias primas y dificultó el acceso a los fertilizantes. América Latina no ha sido ajena a ese escenario y, prácticamente, todos los países de la región están lidiando con el encarecimiento del costo de vida.

Desde el norte hasta el sur del continente, la alta inflación ha sido prácticamente la norma al punto que los bancos centrales están en medio de un ciclo de endurecimiento de su política monetaria y organismos como la Cepal ya advierten la posibilidad de que ocho millones de personas en la región caigan en la pobreza extrema de seguir el incremento de los precios.

PUBLICIDAD

Así es el panorama que hay en Latinoamérica hasta mayo de este año.

La inflación más alta en 2022

Los ejemplos más extremos de América Latina están en Argentina y Venezuela. En el país austral, acostumbrado a vivir con la inflación, se reportó un incremento de un 60,7% interanual, el valor más alto en tres décadas.

Argentina viene con una inercia inflacionaria importante. En 2019, el país había cerrado el año con una variación de un 53,8% y en 2020 esa cifra cayó a un 36,1%, dado que, a pesar de la megaemisión monetaria que hubo en aquel año para afrontar la pandemia, el impacto llegó con algo de rezago. Ya en 2021 el Índice de Precios al Consumidor (IPC) argentino creció un 50,9% a lo largo del año hasta tocar el máximo que alcanzó en el quinto mes de 2022.

PUBLICIDAD
Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas y Censosdfd

Sin embargo, el país que mayor inflación interanual acumula es Venezuela, que tocó en mayo un incremento de un 167% si se le compara con el mismo mes del año pasado. Pese al dato alto, el indicador ha venido mejorando si se tiene en cuenta que en 2020 el país liderado por Nicolás Maduro tuvo una inflación de un 2.959,8% y el año pasado cerró con un 686,4%.

De hecho, Venezuela no es la economía con la inflación acumulada más alta en lo que va del año. En 2022, ese título se lo lleva Argentina, pues acumula un alza de un 29,4% entre enero y mayo, mientras que en Venezuela la variación en ese periodo está en un 23,9%.

Los incrementos que sufrieron los argentinos en mayo se debieron al encarecimiento de la medicina prepaga y al de los combustibles.

Las que superaron el 10%

Brasil, en medio de la escalada de los precios de la gasolina, que incluso ha generado un conflicto con la estatal Petrobras en medio de la campaña presidencial, es el país que presenta la inflación más alta a mayo de este año, exceptuando los casos de Venezuela y Argentina.

El gigante sudamericano sufrió un aumento generalizado de precios del 11,73% interanual en mayo, que de todas formas significa un retroceso desde el 12,13% que se había alcanzado en abril, la cifra más alta en 26 años.

También Chile superó el 10% interanual, con un IPC que en mayo pasado subió un 11,5% respecto del mismo mes de 2021. A lo largo del último año, la inflación se disparó primero debido a miles de millones de dólares en medidas de estímulo y luego por el aumento de los costos globales de los productos básicos, explicó Bloomberg.

PUBLICIDAD

Entre los países de la región, Paraguay también sobrepasó la barrera del 10% en mayo y la inflación se ubicó en un 11,4% en la variación interanual. También, Nicaragua cruzó la frontera de los dos dígitos, al alcanzar una alza interanual de un 10,61% en el quinto mes de 2022.

Fuente: Inidedfd

Bolivia y Ecuador se diferencian

La realidad de los países de América Latina es similar a la que vive el resto del mundo. Estados Unidos, la principal economía, enfrenta una inflación de un 8,6%, la más alta en 40 años. Los consumidores en ese país han tenido que lidiar con precios de la gasolina récord y la Reserva Federal tuvo que endurecer su discurso para controlar el alza en el costo de vida.

Lo mismo sucede en países como México, que ya venía con una escalada generalizada de precios desde el año pasado; República Dominicana, que está muy cerca de sobrepasar la barrera de los dos dígitos, al igual que Uruguay, Honduras y Colombia.

PUBLICIDAD

Más abajo en el ranking aparecen países dolarizados como Panamá, que tuvo un IPC interanual de un 4,20%, y Ecuador, con un 3,38%. Ambos habían tenido una inflación negativa en 2020 y números muy moderados en 2021.

El gerente económico de la Cámara de Comercio de Quito, Luis Naranjo, le explicó a Bloomberg Línea en febrero pasado que los bajos niveles inflacionarios también obedecen a que el país “no tiene política monetaria, es decir, no cuenta con la posibilidad de inyectar dinero directamente en la economía como sí lo hizo Colombia, Perú y los mismos Estados Unidos durante la pandemia”.

PUBLICIDAD

El país que parece inmunizado contra la suba de precios que afecta a casi todo el mundo es Bolivia, cuyo IPC apenas marcó un alza de un 1,41% interanual en mayo. En 2020, el incremento de precios en el territorio boliviano había sido de un 0,67% y en 2021, de un 0,9%.

Fuente: Banco Central de Boliviadfd

Por último, vale resaltar el caso de Cuba que tuvo una inflación interanual de un 23,69% en abril (aún sin datos de mayo). En 2021, el país gobernado por el Partido Comunista había acumulado un 77% de inflación, no obstante, quienes calculan el incremento basándose en lo que sucede en el sector informal de la economía observaron aumentos de tres y hasta cuatro dígitos el año pasado.

PUBLICIDAD