Europa

Putin está llevando la economía alemana al límite con cortes al suministro de gas

El gobierno del canciller Olaf Scholz prepara los escenarios para pasar el invierno. Los riesgos van más allá de una recesión

El momento de la verdad llegará probablemente el mes que viene, cuando el gasoducto Nord Stream deje de funcionar por motivos de mantenimiento. A Alemania le preocupa que no vuelva a funcionar.  Fotógrafo: Krisztian Bocsi/Bloomberg
Por William Wilkes, Vanessa Dezem y Alexander Weber
25 de junio, 2022 | 10:35 AM

Bloomberg — En Alemania, algunos hornos industriales llevan décadas funcionando sin interrupción. Si se enfrían de repente, los materiales fundidos se endurecen y el sistema se rompe.

Este es el tipo de preocupación que recorre la mayor economía de Europa, que se enfrenta a una crisis energética sin precedentes.

Lo que empezó como un vago presentimiento sobre la reducción del suministro de gas ruso es ahora muy real. Después de que el presidente Vladimir Putin redujera los flujos en el principal enlace con Europa en un 60%, los expertos de la administración del canciller Olaf Scholz elaboraron esta semana los escenarios y ninguno de ellos conducía a reservas suficientes para pasar el invierno.

PUBLICIDAD

“Ese fue el momento más aleccionador”, dijo el viernes Klaus Mueller, que dirige el regulador de la red alemana conocido como BNetzA, en una entrevista con la radio Deutschlandfunk. “Si tenemos un invierno muy, muy frío, si somos descuidados y demasiado generosos con el gas, entonces no será bonito”.

Los riesgos van más allá de una recesión, y de un invierno de hogares congelados y fábricas cerradas. Durante décadas, Alemania ha prosperado gracias al gas barato. La respuesta a las necesidades de la creciente economía solía ser un nuevo gasoducto hacia Rusia.

Esa época ha terminado, y las empresas, desde BASF SE hasta Volkswagen AG, están aceptando la nueva realidad.

PUBLICIDAD

Habrá soluciones rápidas -como la reactivación de las plantas de carbón contaminantes y el cambio de combustibles en los procesos industriales-, pero se avecinan problemas estructurales, ya que la transición a la energía renovable asequible aún tardará años.

BASF, el mayor fabricante de productos químicos de Europa, podría reducir su producción debido al aumento del coste del gas, que se utiliza como materia prima en la producción y para generar electricidad.dfd

Las empresas que fabrican metales, papel e incluso alimentos podrían verse obligadas a reducir su escala o a cerrar centros de producción en Alemania, lo que aceleraría un éxodo constante de puestos de trabajo en el sector manufacturero y dejaría un daño duradero en el panorama económico del país.

“Las empresas trasladarán su producción a los lugares donde haya gasoductos competitivos, y no será en Alemania”, afirma Wolfgang Hahn, director general de Energy Consulting Group GmbH. “No se pueden corregir 20 años de errores políticos en dos o tres años”.

Las últimas cifras muestran que se necesitarían 115 días para alcanzar el objetivo del Gobierno de llenar las reservas de gas al 90% de su capacidad en noviembre. Ese plazo supone que los flujos se mantengan al nivel actual, lo que es poco probable dada la postura cada vez más agresiva del Kremlin hacia Europa en represalia por las sanciones impuestas por la guerra de Rusia en Ucrania.

Los niveles de almacenamiento de gas en Alemania siguen estando por debajo del 60% de su capacidaddfd

En respuesta a las sombrías perspectivas, Alemania -que sigue dependiendo de Rusia para más de un tercio de sus suministros de gas- elevó el jueves su nivel de amenaza al segundo nivel más alto de “alarma”. Si la situación se agrava, Alemania podría empezar a racionar los suministros.

El momento de la verdad llegará probablemente el mes que viene, cuando el gasoducto Nord Stream deje de funcionar por motivos de mantenimiento. A Alemania le preocupa que no vuelva a funcionar.

PUBLICIDAD

“Tendría que mentir si dijera que no lo temo”, dijo el jueves el ministro de Economía, Robert Habeck, en una entrevista con la cadena pública ZDF.

El vicecanciller alemán estableció un paralelismo entre la crisis del gas y el papel de Lehman Brothers en el desencadenamiento de la crisis financiera. Si los proveedores de energía siguen acumulando pérdidas al verse obligados a cubrir la falta de suministros rusos a precios elevados, existe el riesgo de un colapso más amplio.

Uniper SE, el mayor importador de gas ruso de Alemania, ya ha advertido que puede tener dificultades para cumplir los contratos de suministro a las empresas locales de servicios públicos y fabricantes si Moscú prolonga o aumenta los cortes de gas.

PUBLICIDAD
Uniper SE, el mayor importador de gas ruso de Alemania, ha advertido que puede tener dificultades. Fotógrafo: Alex Kraus/Bloombergdfd

La crisis ya se ha extendido más allá de Alemania, con 12 Estados miembros de la Unión Europea afectados y 10 que han emitido una alerta temprana en virtud de la normativa sobre seguridad del gas. El aumento de la demanda europea de gas natural licuado también afectará a los países más pobres del mundo, que tendrán que competir por los cargamentos.

“Estamos preocupados” por la posibilidad de que Rusia corte el suministro de gas a Europa, declaró el viernes el presidente de Estonia, Kaja Kallas, en la cumbre de la UE celebrada en Bruselas. “Tenemos que estar preparados para tener diferentes combinaciones energéticas, compras conjuntas de gas licuado y hacer estas cosas juntos”.

PUBLICIDAD

Los escenarios de la BNetzA, que gestionaría la distribución de gas en Alemania en caso de racionamiento, tienen en cuenta una serie de medidas de emergencia, como dos terminales flotantes de GNL que entrarán en funcionamiento este invierno, subastas del exceso de combustible para la industria y un programa gubernamental de 15.000 millones de euros (US$15.800 millones) para comprar gas en el mercado al contado.

La empresa Wiegand Glas, con sede en Baviera, muestra la dificultad de desatar la demanda de gas de Alemania. Los 11 hornos de fusión de vidrio de la empresa -como todos los del país- funcionan las 24 horas del día desde hace más de una década. Incluso si Wiegand dejara de producir, los hornos necesitarían el 75% del consumo normal de gas para evitar que el vidrio fundido del interior se agarrotara y destruyera el horno.

“Pero entonces tendríamos que soportar el coste de la energía mientras no tengamos nada que vender, así que no es realmente una opción”, dijo en una entrevista el Director General Oliver Wiegand. Si los hornos altamente especializados se rompen, su reconstrucción sería larga y costosa. “Tardaríamos una década en volver a tener una producción normal”, añadió.

PUBLICIDAD

Los economistas intentan precisar el alcance del riesgo, pero es un reto. La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo que el 75% de lo que el banco se equivocó en su predicción de la inflación el año pasado se debió a los precios de la energía.

Los institutos económicos alemanes advirtieron en abril que un cese inmediato de las importaciones rusas de petróleo y gas natural causaría un golpe de 220.000 millones de euros a la producción en los próximos dos años. Aunque ahora podría ser más benigno, ya que los niveles de almacenamiento aumentan, es difícil predecir el resultado de una situación sin precedentes, dijo Stefan Kooths, economista del Instituto de Economía Mundial de Kiel, que participó en la previsión.

El Bundesbank calcula que la economía alemana se contraerá más de un 3% en 2023 si se interrumpe el suministro energético ruso. Sería la peor caída fuera de las recesiones provocadas por la pandemia de Covid-19 y la crisis financiera mundial.

PUBLICIDAD
Pérdidas potenciales del PIB alemán por los recortes de producción recortes en el caso del gas natural.dfd

El panorama ya es sombrío. Los pedidos de las fábricas han caído en los últimos tres meses, los costes aumentan y la confianza se desmorona. La medida de las expectativas empresariales del Instituto Ifo, muy vigilada, cayó inesperadamente este mes.

De momento, las empresas se preparan para una prolongada reducción de la energía. BASF, el mayor fabricante de productos químicos de Europa, podría reducir su producción debido al aumento del coste del gas, que se utiliza como materia prima en la producción y para generar electricidad. BMW AG, el mayor fabricante de coches de lujo del mundo, podría comprar electricidad en lugar de quemar gas en sus propias centrales eléctricas.

“Podríamos cambiar parte de la producción de gas a petróleo si fuera necesario, pero sería cinco veces menos eficiente”, dijo Hagen Pfundner, director de las operaciones alemanas del fabricante de medicamentos suizo Roche Holding AG. “Esa no sería una solución duradera”.

Alemania está preparando a los consumidores y a las empresas para los tiempos difíciles que se avecinan. Mueller, de BNetzA, advirtió que los hogares podrían ver duplicadas o triplicadas sus facturas de gas y pidió a los ciudadanos que ahorraran dinero y energía. Habeck apeló al sentido de la solidaridad de los alemanes para defenderse de los ataques energéticos de Putin.

Respondiendo a la sugerencia de una prima estatal por ahorrar gas, dijo: “Si alguien dice ‘sólo ayudaré si me dan 50 euros más’, yo diría ‘no lo vas a conseguir, amigo’”.

--Con la ayuda de Monica Raymunt, Carolynn Look, Fergal O’Brien, Zoe Schneeweiss, Milda Seputyte y Craig Stirling.

PUBLICIDAD