Europa

Rebeldes ‘tories’ podrían impulsar nuevo intento de destitución de Boris Johnson

El Partido Conservador perdió dos escaños claves y ya ha rebeldes ‘tories’ que buscan otra votación para destituir al Primer Ministro

El apoyo a Johnson se ha visto erosionado por el 'Partygate', que le llevó a ser multado por la policía por asistir a reuniones sociales que violaban las normas de cierre de su propio gobierno.
Por Donal Griffin
25 de junio, 2022 | 08:33 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El primer ministro británico, Boris Johnson, que sobrevivió a una votación de confianza hace apenas dos semanas, se enfrenta a nuevas amenazas a su liderazgo después de que su Partido Conservador perdiera dos escaños parlamentarios clave, según informes.

Los rebeldes ‘tories’ que buscan su destitución quieren eliminar la norma del partido que impide que se celebre otra votación sobre el liderazgo durante un año, informaron el Times y el Telegraph. Se están organizando para ser elegidos en un panel interno de diputados conocido como el Comité 1922, que establece las normas del partido sobre las votaciones de confianza, según los informes.

PUBLICIDAD

Andrew Bridgen, legislador tory, dijo el viernes a GB News que se presentaría a la elección de la ejecutiva del Comité 1922 para intentar cambiar las reglas. Las candidaturas se abren la semana que viene y la votación podría tener lugar la semana siguiente, dijo. Según el Telegraph, las reglas pueden modificarse en cualquier momento por mayoría simple de la ejecutiva, que suele estar compuesta por 18 miembros. Graham Brady, presidente del comité, no respondió a una petición de comentarios.

La pérdida de los conservadores en las dos elecciones parciales de esta semana supone una nueva confusión para Johnson, cuya reputación se ha visto afectada por el escándalo del ‘Partygate’, mientras que la crisis del coste de la vida ha hecho que la inflación alcance su nivel más alto en 40 años. La naturaleza de las pérdidas sugiere que el cambio electoral que llevó al premier a una mayoría general en 2019 puede estar debilitándose.

PUBLICIDAD

El revés también provocó nuevos llamamientos a la dimisión de Johnson, que éste rechazó. Oliver Dowden, presidente del Partido Conservador, renunció tras el anuncio de los resultados, diciendo que alguien tenía que asumir la responsabilidad.

Cuando se le preguntó sobre los esfuerzos por cambiar las reglas para destituirle en una entrevista de la BBC que se emitió el sábado, el primer ministro trató de etiquetar a los rebeldes como opositores a su esfuerzo por sacar al Reino Unido de la Unión Europea.

“El único argumento que he escuchado a algunos de mis críticos sobre los cambios que les gustaría ver es volver al mercado único de la UE”, dijo.

La victoria de Johnson en 2019 fue notable porque ganó los llamados escaños del Muro Rojo en el norte de Inglaterra que históricamente habían sido controlados por el Partido Laborista de la oposición, mientras que mantuvo los escaños conservadores tradicionales en el sur. Las pérdidas electorales de esta semana sugieren que esto puede ser difícil de repetir.

PUBLICIDAD

En Tiverton y Honiton, una circunscripción rural del suroeste en manos de los tories desde su creación en 1997, los votantes abandonaron en masa a los conservadores, y los liberaldemócratas -con la ayuda crucial de antiguos votantes laboristas- remontaron una enorme mayoría para hacerse con el escaño. Mientras tanto, los laboristas recuperaron el distrito de Wakefield, en West Yorkshire, asestando un duro golpe a los planes de los estrategas tories de aprovechar los avances realizados por Johnson en los escaños del Muro Rojo.

El apoyo a Johnson se ha visto erosionado por el Partygate, que le llevó a ser multado por la policía por asistir a reuniones sociales que violaban las normas de cierre de su propio gobierno. Decenas de reuniones fueron objeto de escrutinio y más de 80 personas fueron multadas por asistir a eventos en ocho fechas diferentes entre mayo de 2020 y abril de 2021. También se enfrenta a una investigación sobre si engañó al Parlamento en sus explicaciones sobre los eventos.

PUBLICIDAD

Cuando se le preguntó en la entrevista de la BBC si alguna vez dimitiría por un principio de moralidad, Johnson dijo que lo haría si su política sobre Ucrania fracasara.

“Si me dijeran que teníamos que abandonar la causa ucraniana porque simplemente se estaba volviendo demasiado difícil y que el coste de apoyar a ese pueblo en su heroica lucha por la libertad era demasiado grande en términos de inflación, en términos de daños a la economía, aceptaría que he perdido un argumento muy importante y me iría”, dijo.

PUBLICIDAD