Ecuador

¿Quién es Leonidas Iza y por qué ha hecho tambalear a dos Gobiernos en Ecuador?

En el país, Iza se ha vuelto la principal figura opositora de los presidentes de turno. A sus casi 40 años lidera su segundo levantamiento

Leonidas Iza, presidente de la Conaie.
27 de junio, 2022 | 01:14 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

QUITO — Leonidas Iza saltó a la palestra pública en octubre de 2019 cuando, aún sin ser presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), se volvió el rostro más visible de la movilización indígena en contra del entonces presidente Lenín Moreno por razones similares a las actuales. En ese momento –y con muchos desmanes de por medio- logró su propósito: que Moreno diera marcha atrás y mantenga el subsidio a los combustibles.

Hoy, Leonidas Iza vuelve a ser protagonista, pero siendo ya el líder máximo de la Conaie, fundada en 1986 y el principal organismo indígena, población que representa el 7% del país. Empezó a dirigirla en junio de 2021, después de haber estado al frente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi, provincia de la sierra andina donde nació en 1982.

Iza ha construido su pensamiento desde varias vertientes: el ejemplo de sus padres, la Teología de la Liberación de la Iglesia Católica y el estudio del marxismo indoamericano, configurándose como una figura de extrema izquierda que enfrenta posiciones en Ecuador.

PUBLICIDAD

HIJO DE LÍDERES INDÍGENAS

De su vida personal, se puede contar que nació hace casi 40 años en la comunidad cotopaxense de San Ignacio, en Cotopilaló, que pertenece a la nacionalidad kichwa y al pueblo panzaleo. Su familia se ha dedicado siempre a la agricultura y ganadería, especialmente a la producción de leche.

Fue hijo de los líderes indígenas José María Iza Viracocha y de Rosa Elvira Salazar, quienes tuvieron siete hijos más, en total ocho hermanos. Él fue el único de su familia nuclear que logró completar sus estudios superiores en la Universidad de Cotopaxi, donde estudió Ingeniería en Medio Ambiente.

Además, desde muy joven se vinculó a la Iglesia Católica, donde por más de 10 años apoyó como catequista, líder juvenil y animador. Ya en su adolescencia combinaba sus labores de catequista con la militancia política y así ganó protagonismo en los movimientos juveniles católicos del sector rural. Enseguida se vinculó a la dirigencia comunitaria y desde allí fue creciendo sólidamente.

PUBLICIDAD

Cuando le preguntan quién motivó su espíritu de lucha, Iza habla de sus padres:

Tengo dos recuerdos claros: uno de mi padre que era una persona absolutamente pulcra y no quería que topemos ni una aguja de lo ajeno; y el segundo de mi madre, que tenía un espíritu más rebelde. Ella siempre estaba ahí en los procesos comunitarios, cocinando en las movilizaciones

Leonidas Iza, en una entrevista a inicios de este año.

Precisamente a ellos les dedica su libro Estallido: “A la memoria de Mama Rosa Elvira y Tayta José María”, se lee en la introducción del texto en el que Iza cuenta cómo se construyó la “rebelión” de octubre de 2019 que duró 12 días y que terminó cuando el expresidente Moreno derogó los decretos que incrementaban el costo de los combustibles en ese momento. Claro que tras esa protesta fue acusado penalmente; sin embargo, la Asamblea Nacional lo amnistió junto con otros líderes sociales en un decisión que fue muy controversial.

¿MARIATEGUISTA?

Sobre la fuente de su pensamiento, el líder indígena ha reconocido que el peruano José Carlos Mariátegui, estandarte del marxismo andino, es uno de los pensadores que más ha influido en él y en su lucha. “Yo soy un estudioso de la América andina y me parece fundamental el aporte que hace Mariátegui a Latinoamérica”, dice Iza y coincide con Mariátegui en que “no puede haber ventrílocuos que den hablando a los indígenas”.

Desde siempre ha planteado como su principal preocupación que exista una política económica justa, especialmente para los sectores más empobrecidos de la sociedad. De allí que su camino también ha estado marcado por la lucha de otras figuras históricas que no pierde de vista, como los líderes indígenas ecuatorianos Dolores Cacuango (1881-1971), Tránsito Amaguaña (1909-2009) y Fernando Daquilema (1848-1872) y el peruano Tupac Amaru (1738-1781).

Pero cuando alguien ha querido etiquetarlo de comunista, anarquista o mariateguista, Iza prefiere buscar otro término y asegura que se autoidentifica como “comunitarista”, es decir, cree firmemente en que el poder de la lucha social está enteramente en la comunidad.

DOS VISIONES DE UN MISMO HOMBRE

Es firme y radical en su postura, algo que para muchos –especialmente para la opinión pública- ha sido visto como extremo. En las protestas que iniciaron el 13 de junio pasado, aquella radicalidad se ha mostrado más, pues su planteamiento de “todo o nada” al Gobierno de Guillermo Lasso ha conducido a que el país empiece hoy su tercera semana de protestas, en medio de elevados índices de violencia que él asegura no vienen de la Conaie.

PUBLICIDAD

Sobre Iza hay varias visiones. El presidente Lasso lo ha acusado de golpista y ha afirmado que su intención real “es el derrocamiento del Gobierno”. Para el analista político y catedrático de la Flacso Santiago Basabe, Iza “representa a una vertiente radical que desea capturar el poder político recurriendo a la violencia, a la lucha armada, a la revolución en el sentido sesentero del término”. Para él, el liderazgo de Iza es “antidemocrático e intolerante”.

Mientras que para el también catedrático Pablo Ospina el liderazgo de Iza es “sustantivamente más competente que el de Jaime Vargas (expresidente de la Conaie)”. Pero, además, destaca su capacidad de conectarse con la gente, de explicar las cosas de forma clara. “Es un dirigente que se da cuenta, que percibe la ira popular”, explica Ospina a Bloomberg Línea.

“La indignación que hay entre la gente ante la indolencia… él expresa esa esa radicalidad, pero creo que es pragmático, o sea, en la medida que tiene esa sensibilidad también sabe hasta dónde puede llegar, no es un dirigente insensible a esas cosas”, agrega.

PUBLICIDAD

A diferencia de otros líderes históricos de indigenismo ecuatoriano, el pensamiento de Iza está enraizado en la extrema izquierda; sin embargo, su discurso apela sobre todo a la igualdad social y a la plurinacionalidad.

Debe ser un sueño mayor de todos que podemos tener condiciones mínimas, que todos podamos acceder a la educación, a la justicia, pero a la justicia verdadera no politizada, que podamos acceder a los servicios básicos mínimos

Leonidas Iza, en una entrevista a inicios de año.

SU BÚSQUEDA

¿Pero qué busca Iza? ¿Tomar el poder o simplemente ser escuchado? En los últimos días ha insistido en que su interés no es desestabilizar al Gobierno sino que este cumpla la agenda de 10 puntos planteados por la Conaie, insiste en que no cederán en ello pues “esta lucha es para poder garantizar condiciones mínimas como seres humanos”.

En cada alocución insiste, además, en que responde a sus bases, que él es únicamente un interlocutor de sus representados y que nunca habla por él sino por todos los suyos. Iza estará al frente de la Conaie hasta 2024. En menos de tres años ha organizado dos levantamientos masivos que han hecho tambalear a los gobiernos de turno, demostrando que el movimiento indígena sigue siendo la única agrupación del país con ese nivel de convocatoria a pesar de los traspiés en el camino.

PUBLICIDAD