Manifestantes por el derecho al aborto se reúnen frente a la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington, D.C., Estados Unidos, el viernes 24 de junio de 2022. Fotógrafo: Valerie Plesch/Bloomberg
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — La decisión de revocar el fallo de Roe contra Wade, el caso judicial de 1973 que reconoció el derecho constitucional al aborto, fue tomada por la Corte Suprema de Estados Unidos. Sin embargo, las sombrías consecuencias para las libertades básicas y la democracia irán mucho más allá de sus fronteras.

Desde el principio, Roe tuvo repercusiones inusualmente importantes. Llegó un momento en que EE.UU. y una gran parte del mundo avanzaban hacia mayores libertades para las mujeres y las minorías, así como una mayor democratización. Para los activistas por los derechos fue un hito, un símbolo de lo que se podía lograr.

PUBLICIDAD

A partir de finales de la década de 1960 se produjeron muchos avances para las mujeres, a medida que las demandas pasaron del derecho a la contracepción a la despenalización del aborto: en Europa, las protestas de 1968 marcaron un récord. Y en 1971, casi dos años antes de la decisión en EE.UU., 343 mujeres francesas (entre ellas la actriz Catherine Deneuve y la filósofa Simone de Beauvoir) declararon en una revista nacional que habían tenido abortos. Le siguieron las alemanas occidentales, desafiando la idea de la terminación del embarazo como algo vergonzoso y por lo que pasaban solo mujeres que estaban en desgracia.

Pero Roe fue clave para el impulso global que allanó el camino para que la ministra de Salud francesa, Simone Veil, pudiera pronunciar su histórico discurso ante un parlamento casi exclusivamente masculino en 1974, exigiendo una ley para proteger a las mujeres al reconocer una práctica que se realizaba de todos modos. Para los conservadores irlandeses, Roe (y el argumento sobre privacidad que esgrimía, y que también condujo a una victoria judicial en Irlanda sobre el uso de anticonceptivos) era aterrador. A pesar de las restricciones existentes, impulsaron un referéndum para enmendar la Constitución y dar al no nacido los mismos derechos que la madre, lo que implicó una prohibición efectiva. Roe ha sido una referencia no solo para los activistas en Europa, sino también en Latinoamérica y en otros lugares, un camino a seguir para cualquiera que busque una vía hacia mayores libertades a través de los tribunales.

PUBLICIDAD

El riesgo ahora es que, tras haber inspirado a los que abogan por mayores libertades, el retroceso de EE.UU. fomentará lo contrario a nivel doméstico y en el extranjero, al tiempo que obstaculizará la capacidad de Washington para defender la atención médica básica, el género e incluso la democracia en el mundo en desarrollo. Por el momento, es cierto, como escribieron los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan en su sentida opinión disidente, que los estados de EE.UU. se convertirán en excepciones internacionales: más de 50 países han ampliado el acceso a la interrupción legal del embarazo en el último cuarto de siglo, y muy pocos han retrocedido. Pero los populistas y los líderes conservadores de todo el mundo han visto una oportunidad para aumentar ese pequeño número, utilizando el aborto como un tema divisivo que incita a su base y alimenta las guerras culturales. Es una política de “silbato para perros” muy esperado.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro (que va a la zaga en las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de octubre y que depende de los votantes evangélicos, que suelen ser más conservadores que los católicos) no tardó en detectar la oportunidad. Aprovechó el caso de una niña de 11 años, embarazada producto de una violación, y disuadida de abortar por un juez que le pidió “aguantar un poco más”, diciendo que la terminación (legal) de su embarazo en etapa avanzada era “inaceptable”. Brasil permite el aborto solo en circunstancias muy limitadas. Tras la sentencia de la Corte Suprema, Bolsonaro tuiteó una foto suya con un niño pequeño en su regazo pidiendo a Dios que “dé fuerza y sabiduría a los que protegen la inocencia y el futuro de nuestros hijos”.

PUBLICIDAD

En Argentina, el legislador libertario Javier Milei, un admirador de Donald Trump en ascenso, prometió “lograr lo mismo” en su país, donde el aborto fue legalizado a finales de 2020 bajo el actual presidente, Alberto Fernández, a quien Milei espera desafiar en las elecciones del próximo año. Incluso en Europa Occidental, donde el derecho al aborto tiende a ser ampliamente apoyado, la legisladora alemana Beatrix von Storch, de la antiinmigrante y ultraderechista Alternativa para Alemania, celebró el fallo como “una señal de esperanza” que “irradia a todo Occidente”, y el partido de ultraderechista español Vox expresó su esperanza de que “aliente a los europeos en la lucha por los derechos de los inocentes”.

El aborto ha sido un tema totémico, que aglutina a aquellos descontentos con el ritmo del cambio social, una forma de sembrar la división en nombre de los valores familiares. Y la Corte Suprema ha echado leña al fuego a sabiendas de ello.

PUBLICIDAD

También es importante que Washington podrá hacer menos para detener el daño en el extranjero (no solo porque su credibilidad está empañada en términos de democracia y autodeterminación de las mujeres, sino porque la ayuda exterior de EE.UU. a las organizaciones que realizan o asesoran sobre el aborto ya ha sido limitada en el pasado bajo presidentes republicanos) con la consecuencia no deseada de aumentar las tasas de aborto en algunas regiones, y esas amenazas aumentarán. El apoyo de EE.UU. a la planificación familiar, muy necesario en muchas partes del mundo, estará bajo presión en el extranjero, al igual que en el país. Mientras tanto, los grupos antiaborto están envalentonados, bien financiados y listos para llevar a otras naciones los ataques legales que derribaron a Roe. Los grupos cristianos conservadores ya han gastado millones en Europa.

La buena noticia es que el fallo también es una llamada de atención. Ha habido pocas demostraciones más claras de que los derechos de las mujeres y las minorías no deben darse por sentados. Ese progreso no siempre es necesariamente lineal, y las leyes pueden cambiar para peor. Es un recordatorio de que la democracia se parece mucho a la descripción de Ernest Hemingway de la bancarrota. Primero se da gradualmente y luego todo sucede de forma repentina.

PUBLICIDAD

Razón de más para impulsar las votaciones populares que permitan hablar a la mayoría, y para crear amplias coaliciones de base. No solo para las mujeres que pueden quedar embarazadas y sus familias, sino para la democracia. Esta no puede prosperar si las mujeres pierden sus derechos en el momento de la concepción.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.