Jerome Powell
Tiempo de lectura: 4 minutos

En Estados Unidos la inflación es lo suficientemente alta desde hace tiempo para que vuelva a estar de moda el debate sobre si el aumento de los precios ha tocado techo. Esa pregunta está ahora tan fuera de lugar como lo estuvo hace algunos meses. De hecho, los indicadores de que la inflación se mantendrá en niveles demasiado altos significan que EE.UU. seguramente está preparado para un período de tasas de interés más altas, aún cuando las subidas de precios parezcan estar en su tope.

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, aclaró esto el miércoles, al decir a la audiencia en un foro de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) en Sintra, Portugal, que la verdadera preocupación es que EE.UU. pueda enfrentarse a una inflación sostenida muy por encima del 2%, que es el nivel objetivo de la Fed.

PUBLICIDAD

Estas condiciones se consolidan cuando la inflación entra en la mente del público y se autoperpetúa: los trabajadores demandan incrementos salariales para compensar el aumento de los precios, por lo que las empresas deben subir más los precios para compensar el aumento de los costos laborales. Probablemente, este temor mantendrá la agresividad del banco central incluso cuando parezca que la inflación general está tocando su techo. Tal y como dijo Powell:

El tiempo corre en cuanto a la duración de un régimen de baja inflación en el que la mayoría de los cambios en la inflación son en realidad idiosincrásicos, en lugar de ser generalizados en la macroeconomía. Por lo tanto, el peligro es que, debido a una multiplicidad de choques, se inicie la transición a un régimen de mayor inflación, y el trabajo de nosotros es, literalmente, evitar que eso ocurra. Y lo evitaremos. No permitiremos una transición de un entorno de baja inflación a un entorno de alta inflación.

PUBLICIDAD

Los responsables de las políticas públicas vigilan las hipótesis de inflación a través de sondeos y otras herramientas, pero las perspectivas de inflación de los consumidores, en especial, son muy difíciles de supervisar. Y cuando aparecen en los datos, es posible que ya sea demasiado tarde. En palabras de Powell, “no hay manera de saberlo en tiempo real”. Resulta razonable suponer, por tanto, que se equivocará al hacer mucho para controlar la inflación, por mucho que parezca que la economía se está suavizando y que la inflación está cayendo, siempre y cuando siga estando muy por encima del objetivo del 2%.

Olas de inflacióndfd

Incluso durante los inflacionistas años setenta, los precios no subieron sin parar. Por el contrario, se produjeron múltiples oleadas y el índice tocó fondo temporalmente más de lo esperado. Esta situación se dejó enconar hasta que el ex presidente de la Fed, Paul Volcker, aplastó la inflación con una devastadora campaña de subidas de tasas de interés que provocó tal enfado en la gente que recibió amenazas de muerte.

PUBLICIDAD

Esto no quiere decir que los alarmistas de la inflación vayan a tener necesariamente razón. Según ha reconocido Powell en repetidas ocasiones, el episodio actual es único en el sentido de que sigue teniendo un importante elemento de oferta, y los precios de muchas cosas podrían retroceder tan rápido como se elevaron. Existen algunas pruebas de que esto ya está sucediendo en los mercados de materias primas.

Entretanto, la Reserva Federal está tomando un enfoque de gestión del riesgo en relación con la inflación. Los operadores que observan los rendimientos de los bonos a corto plazo parecen pensar que existe un límite mínimo para los rendimientos a partir de ahora, a no ser que sea obvio que la inflación ha sido eliminada.

PUBLICIDAD

El miércoles, Powell, una persona de voz suave que no se entusiasma con muchas cosas, mostró su lado animado durante este intercambio de opiniones sobre las perspectivas de inflación: La amplitud de su mirada y sus ademanes revelaron que habla en serio cuando se refería a evitar que las expectativas de inflación se instalen. Estudioso de la historia, quiere que no se le recuerde como otro Arthur Burns, que presidió la Reserva Federal durante gran parte de la década de los 70 y no logró dominar la inflación, dejándole la tarea a Volcker.

Evidentemente, hay muchas razones para sospechar que la inflación se ralentizará muy pronto, y esto probablemente significaría menos subidas de tipos, pero probablemente no por mucho. Powell dice que no quiere que sus políticas provoquen una recesión, pero ve claramente el riesgo de una inflación duradera como el mayor de los dos males. “Ciertamente hay un riesgo” de que la política monetaria perjudique a la economía, dijo Powell el miércoles. “Pero no estaría de acuerdo en que sea el mayor riesgo para la economía. Creo que el mayor error a cometer -digámoslo así- sería no restaurar la estabilidad de precios.”

PUBLICIDAD

El mayor error de los inversores sería ignorar esa advertencia, porque parece que lo dice en serio.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar