Donald Trump
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — A grandes rasgos, los acontecimientos del 6 de enero de 2021 pasado han estado claros durante un tiempo. Sin embargo, de vez en cuando surge un nuevo detalle que echa aún más luz sobre ese día. Uno de ellos tuvo lugar el martes cuando Cassidy Hutchinson, exasistente del jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, testificó ante el comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio.

Hutchinson describió a un presidente que hervía de rabia ese día. La multitud que se agolpaba frente al Capitolio (y protestaba por la certificación de unas elecciones que Donald Trump afirmaba falsamente haber ganado) parecía demasiado pequeña para su gusto. Cuando la policía le informó que muchos manifestantes habían sido detenidos porque portaban armas, Trump explotó. Exigió que se quitaran los magnetómetros en el perímetro de seguridad y dejaran entrar a quienes estaban armados. “No están aquí para lastimarme”, recordó Hutchinson que dijo el presidente. “Déjenlos marchar al Capitolio desde aquí”.

PUBLICIDAD

A nadie que haya observado los cuatro años de la Administración Trump le sorprenderá esa lógica perversa, en la que vale la pena poner en peligro de muerte a los miembros del Congreso para satisfacer las vanidades del presidente. No obstamte, sigue siendo algo notable.

Ya estaba claro que Trump se había comportado de forma espantosa ese día. Mientras el Congreso pasaba por el proceso pro forma de certificar la elección presidencial, Trump instó a la multitud reunida a “luchar con todas sus fuerzas”. Los animó marchar hacia el Capitolio y rechazó los repetidos ruegos para que la detuviera cuando la situación se salió violentamente de control. En un momento crucial, encendió aún más los ánimos de la multitud al tuitear: “Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que era necesario”, es decir, de interferir ilegalmente en el proceso de certificación y declarar ganador a Trump. Los cánticos de “cuelguen a Mike Pence” pronto resonaron en los pasillos del Capitolio.

PUBLICIDAD

Al final, los disturbios causaron daños por al menos US$30 millones, dejaron a más de 140 policías heridos, muchos de ellos de gravedad, y mancharon permanente la democracia estadounidense.

Algunos analistas legales han concluido que las acciones de Trump de ese día cumplen con los elementos necesarios para formular una acusación criminal. La representante Liz Cheney, vicepresidenta republicana del comité selecto, también sugirió que Trump y sus aliados pueden haber manipulado a los testigos y obstruido el trabajo del panel. Si Trump violó la ley y si sería prudente acusar a un expresidente y probable candidato en las próximas elecciones, será un asunto del Departamento de Justicia.

PUBLICIDAD

Por ahora, vale la pena enfatizar dos puntos.

Uno es que Trump sabía exactamente lo que estaba haciendo. Durante semanas después de las elecciones, una gran cantidad de abogados, asesores e incluso miembros de su familia le advirtieron que sus intentos de revertir el resultado eran desestabilizadores y potencialmente ilegales. El día de los disturbios, numerosos empleados le dijeron lo mismo. Según Hutchinson, el abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone le advirtió que si Trump se unía a la multitud en el Capitolio, como él quería, “seremos acusados ​​de todos los delitos imaginables”. El presidente hizo lo que hizo deliberadamente y con pleno conocimiento de las posibles consecuencias.

PUBLICIDAD

En segundo lugar, vale la pena recordar a quienes actuaron con decoro en esos cruciales meses posteriores a las elecciones, incluido el 6 de enero. A todos los niveles, desde legisladores locales y funcionarios electorales hasta jueces federales, miembros de alto rango del Departamento de Justicia y el propio vicepresidente Mike Pence, hubo hombres y mujeres en puestos importantes que simplemente hicieron lo correcto. Muchos de ellos eran y siguen siendo partidarios de Trump. Pero su compromiso con la democracia y la decencia común aseguró que el sistema perseverara.

Esa es una vara baja, sin duda. Pero, no obstante, es una réplica adecuada a la presidencia más anárquica e imprudente de la que se tenga memoria.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de bloomberg lp y sus propietarios