Economía

Los mercados emergentes están preparados para una recesión en EE.UU.

Los mercados emergentes, ahora lastimados, pueden ser capaces de atraer a los inversionistas ante una posible recesión en EE.UU.

Hay razones para pensar que el rendimiento de los mercados emergentes podría aguantar mejor que en recesiones pasadas, de acuerdo con Deutsche Bank
Por Netty Ismail
03 de julio, 2022 | 01:43 PM

Bloomberg — Los mercados emergentes están bien posicionados para enfrentar a una recesión en EE.UU. e incluso pueden ser capaces de atraer a los inversionistas.

Ese es el mensaje de los administradores de dinero, entre los que se encuentran JPMorgan Chase & Co. y Deutsche Bank AG, incluso cuando los temores de una contracción en la mayor economía del mundo provocan una huida hacia los bonos del Tesoro y otros activos refugio.

Más allá de las turbulencias a corto plazo, dijeron, los países en desarrollo se verán protegidos por las valoraciones baratas, los mayores rendimientos, el crecimiento más rápido y, sobre todo, el resurgimiento de China.

PUBLICIDAD

Esto parece una tarea difícil, dada la magnitud actual de las pérdidas en los mercados emergentes.

Las acciones y los bonos se han visto afectados por la mayor caída desde la década de los noventa, mientras que las divisas están sufriendo las peores pérdidas registradas, superando incluso la caída de 2020 por el Covid-19.

Los activos argentinos se ven sometidos a un mayor escrutinio tras la repentina dimisión el sábado del ministro de Economía, Martín Guzmán.

PUBLICIDAD

Entonces, ¿por qué los inversionistas esperan que el mundo en desarrollo muestre resistencia cuando se produzca una recesión en EE.UU.?

“Puede que estemos cerca de un pico de pesimismo”, dijo Oliver Harvey, responsable de investigación de divisas para Europa Central y Oriental, Oriente Medio, África y América Latina en Deutsche Bank.

“Hay razones para pensar que el rendimiento de los mercados emergentes podría aguantar mejor que en recesiones pasadas, incluyendo una propiedad extranjera muy baja de los activos locales, un punto de partida relativamente alto para los tipos de interés y valoraciones baratas”.

dfd

La historia demuestra que las expectativas de problemas económicos en EE.UU. provocan una venta temprana en los mercados emergentes y los dejan con valoraciones baratas cuando llega la contracción.

Por ejemplo, EE.UU. no salió de la llamada Gran Recesión hasta junio de 2009, pero las acciones y los bonos de los mercados emergentes tocaron fondo en octubre de 2008, incluso antes de que la Fed iniciara la flexibilización cuantitativa.

Esta vez, la venta en los mercados emergentes comenzó en el primer trimestre de 2021, un año entero antes de que comenzara en los mercados desarrollados.

PUBLICIDAD

“Los activos de los mercados emergentes están baratos en relación con la historia y con sus pares de los mercados desarrollados”, escribieron en un correo electrónico Grant Webster, Werner Gey van Pittius y Peter Kent de Ninety One.

“Las valoraciones actuales sugieren que una recesión leve ya tiene precio y que una recesión dura -aunque no es nuestro caso base- no está lejos de tener precio”.

La nación del estímulo

De todos los factores que, según los inversionistas, minimizarían el impacto de la contracción de la economía estadounidense, ninguno es más importante que China.

PUBLICIDAD

Ellos apuestan por un repunte de la segunda economía más grande del mundo en el segundo semestre, a medida que el gobierno suaviza gradualmente las restricciones contra el Covid-19 y los responsables políticos aflojan los ajustes monetarios.

“Si China sigue creciendo razonablemente bien, podría mitigar en parte los temores de una recesión en EE.UU. o Europa”, dijo Claudia Calich, responsable de deuda de mercados emergentes de M&G Investments.

PUBLICIDAD

“Aunque todavía hay posibles vientos en contra y algunos de los países más débiles pueden tener dificultades, los precios y las valoraciones ya se han ajustado de forma muy significativa y muchos de los factores negativos ya están descontados”.

Algunos dudan de que China pueda desempeñar un papel destacado a la hora de proteger a las economías emergentes de una recesión estadounidense.

“Una recuperación de China tras el cierre relacionado con la crisis cero sería ciertamente útil”, dijo Kamakshya Trivedi, codirector de investigación de divisas y tipos de interés globales de Goldman Sachs Group AG.

PUBLICIDAD

“Dudo que proteja completamente a los mercados emergentes de los efectos adversos, pero mitigaría el impacto”.

Diferencial de crecimiento

Mientras que los países que dependen de las exportaciones a EE.UU. y Europa, así como los que tienen balanzas exteriores débiles y bajos rendimientos reales, seguirán siendo vulnerables, los exportadores de materias primas podrían estar protegidos por la demanda de China, que es el mayor comprador, dijo Tai Hui, estratega en jefe de mercados de Asia de JPMorgan Asset Management.

El crecimiento de las economías en vías de desarrollo seguirá siendo superior al de Estados Unidos, lo que dará soporte a las monedas locales, según Deutsche Bank. Sin embargo, el panorama está diversificado.

PUBLICIDAD

Mientras que los riesgos de crecimiento aumentan en países como la República Checa y Chile, las perspectivas son sólidas en economías como Polonia y la recuperación continúa en Sudáfrica y México, de acuerdo con el el banco.

dfd

En general, los economistas encuestados por Bloomberg prevén que el ritmo de crecimiento de los mercados emergentes, más rápido que el de los desarrollados, se duplicará con creces hasta alcanzar los 2,5 puntos porcentuales en 2023. Si EE.UU. entra en recesión, los inversionistas que buscan el crecimiento no tendrán ninguna duda de adónde deben ir.

“Una recesión generalizada en los mercados emergentes no es nuestra línea de base, aunque nuestros colegas esperen una en EE.UU.”, dijo Harvey.

PUBLICIDAD