Mercados

Crédito Real: Batallas legales aplastan esperanzas de bonistas

El pesimismo sobre cuánto se les pagará finalmente a los tenedores de bonos de Crédito Real está aumentando

Los pagarés en dólares de Crédito Real con vencimiento en 2028 cayeron a  5,5 centavos por dólar en la última semana de junio
Por Michael O'Boyle
04 de julio, 2022 | 07:32 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los bonos de Crédito Real SAB están en mínimos históricos a medida que las batallas legales entre el prestamista mexicano no bancario y sus acreedores llegan a un punto crítico.

Los pagarés denominados en dólares de la empresa con vencimiento en 2028 cayeron a tan solo 5,5 centavos por dólar en la última semana de junio, mientras que los bonos perpetuos con vencimiento posterior a dicho año valían menos de 4 centavos. Las transacciones han sido tan escasas que a menudo se han detenido totalmente durante días.

El pesimismo sobre cuánto se les pagará finalmente a los tenedores de bonos está aumentando, ya que Crédito Real enfrenta ataques legales de todos los frentes desde que incumplió con un bono en francos suizos y un préstamo de BNP Paribas.

PUBLICIDAD

La compañía dijo el 24 de junio que dos bancos trataron de apoderarse de sus activos, mientras que se presentaron cargos penales contra funcionarios actuales y anteriores de la empresa. Un grupo de bonistas también intentó el mes pasado obligar al banco a declararse en bancarrota en Estados Unidos.

“Este es el caso de una mala historia que se está poniendo peor”, dijo Ray Zucaro, director de inversiones de RVX Asset Management, que no posee dichos bonos. “Cualquier recuperación parece más desafiante cuando se tiene demandas competitivas como estas”.

Los bonos en dólares de Crédito Real ahora descuentan valores mínimos de recuperación. dfd

Amundi y Doubleline, de Credit Agricole Group, se encuentran entre los tenedores de los US$1.900 millones de bonos globales de Crédito Real, mientras que los bancos, incluido Grupo Financiero Banorte, tienen deuda garantizada y no garantizada por alrededor de US$700 millones.

PUBLICIDAD

En su comunicado del 24 de junio, el prestamista mexicano no dijo qué bancos estaban tratando de embargar activos o qué funcionarios fueron acusados.

Caída rápida

El tiempo corre para que Crédito Real aborde una solicitud legal de un grupo de tenedores de bonos para forzar a la firma a una llamada petición involuntaria del Capítulo 11.

La compañía tiene hasta mediados de julio para dar una respuesta oficial, luego de decir que lucharía contra la medida. No está claro si el banco contrató a un nuevo asesor de reestructuración desde que despidió a DLA Piper y FTI Consulting a principios de junio.

El grupo de tenedores de bonos incluye a Institutional Multiple Investment Fund de Amundi, Banco Monex y Solitaire Fund, que en conjunto poseen US$8 millones de notas al 8% de Crédito Real con vencimiento en 2028, según documentos judiciales.

Documentos de las conversaciones de la compañía con tenedores de bonos sugieren que el valor de recuperación podría ser cero, escribió Alexis Panton, analista de Stifel Nicolas, en una nota publicada después de que la empresa despidiera a sus asesores estadounidenses y abandonara los planes de acogerse al Capítulo 11.

Destacó que también existe la posibilidad de una deducción del 60% en los préstamos no garantizados a corto plazo de la empresa, según información financiera en los documentos publicados por los tenedores de bonos.

PUBLICIDAD

Las cosas salieron mal para Crédito Real en cuestión de meses, ya que lo que comenzó como una crisis de credibilidad en la industria de préstamos no bancarios de México rápidamente se transformó en un problema de liquidez, lo que cerró el acceso de la empresa a la financiación.

En febrero, Crédito Real incumplió el pago de US$178 millones de bonos en francos suizos y a mediados de junio no realizó el pago de capital de un préstamo de US$50 millones con BNP Paribas. Luego, renunció una gran cantidad de sus ejecutivos.

“El sector no bancario está teniendo dificultades”, dijo Zucaro. “Su negocio es pedir dinero prestado y prestar a otras personas. Hay preguntas reales sobre cómo seguirán operando”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD