Finanzas personales

Consejos para jubilarse cuando las acciones caen y la recesión está en el horizonte

Rara vez compensa hacer movimientos de pánico en una cartera, por lo que es una idea inteligente explorar sus opciones antes de verse obligado a actuar

El planificador financiero Jon Ulin, de Ulin Wealth, ve que muchos clientes toman ahora medidas de precaución, como aumentar las reservas de efectivo para cubrir al menos 12 meses de ingresos, recortar los gastos del hogar y aplazar las grandes compras.
Por Suzanne Woolley
09 de julio, 2022 | 11:38 AM

Bloomberg — Para los jubilados o los que están a punto de jubilarse, el hundimiento de las acciones, el aumento de la inflación y la perspectiva de una recesión pueden ser una pesadilla económica.

Sin embargo, los ahorradores pueden intentar aumentar sus ingresos y proteger sus ahorros para que duren lo máximo posible. Rara vez compensa hacer movimientos de pánico en una cartera, por lo que es una idea inteligente explorar sus opciones antes de verse obligado a actuar.

Aumentar las reservas de efectivo

El planificador financiero Jon Ulin, de Ulin Wealth, ve que muchos clientes toman ahora medidas de precaución, como aumentar las reservas de efectivo para cubrir al menos 12 meses de ingresos, recortar los gastos del hogar y aplazar las grandes compras.

PUBLICIDAD

El mercado bajista de acciones tiene a Rebecca Bigler, que se jubiló en 2018 a los 55 años, posponiendo sus planes de comprar una casa en Minnesota. Reunir un pago inicial significaría que la ex profesora universitaria de la Universidad de Texas en Austin tendría que liquidar algunas acciones en su 401(k), una propuesta no atractiva cuando su cartera se está reduciendo.

“Alquilaré durante un tiempo y esperaré a que el mercado se recupere”, dijo.

Aunque la idea generalizada es tener suficientes ahorros para cubrir al menos de tres a seis meses de gastos, la perspectiva de una recesión aboga por añadir más a un fondo para días no tan buenos, si es posible. Algunos planificadores recomiendan mantener uno o dos años de ahorros relativamente líquidos para las personas que se acercan a la jubilación, con parte de ellos en fondos del mercado monetario o en cuentas de ahorro de alto rendimiento, donde los rendimientos aumentan junto con las tasas de interés.

PUBLICIDAD

Bajar las tasas de retirada de fondos

Es una vieja regla general que los jubilados pueden retirar con seguridad el 4% del valor de su cartera cada año y no correr el riesgo de quedarse sin dinero al final de su vida.

No obstante, cuando una cartera ha sufrido un gran golpe, retirar dinero puede significar la venta de acciones en un mercado a la baja, y si esa pauta se mantiene durante mucho tiempo, es muy difícil que una cartera se recupere. Incluso si los rendimientos futuros son superiores a la media, queda menos dinero en la cartera para participar en esa recuperación.

Sin embargo, no todo el mundo es capaz de reducir sus tasas de retirada. Craig Ferrantino, de Craig James Financial, ve que algunos clientes que habían planeado retirar alrededor de un 4% anual han pasado a hacerlo en el rango del 6% o el 6,5%.

“Mi esperanza es que esto sea temporal, pero independientemente de ello, se producirá un daño al capital”, dijo. Para reducir el daño, los jubilados pueden retirar menos del 4% en los próximos años, cuando el mercado sea fuerte.

Trabajar más tiempo

Para intentar asegurarse una jubilación cómoda, algunos aspirantes a prejubilados trabajan unos cuantos años más.

Curtis Elsitty, un conductor de 53 años de UPS, se lo está pensando. Ha visto cómo su fondo de jubilación ha bajado de US$385.000 a unos US$330.000 este año. Tenía previsto jubilarse a los 55 años, pero si la recesión económica continúa, podría retrasarlo, dijo.

PUBLICIDAD

Elsitty no duda de que el mercado de valores acabará recuperándose. Considera la reciente caída como una oportunidad de compra y tiene previsto aportar un 3% más de su sueldo a su plan 401(k). “Mi preocupación es cuándo volverá el mercado”, dice. “Ahora que estamos intentando averiguar cuándo podemos dejar de trabajar, no estamos seguros”.

Replantearse cuándo reclamar el Seguro Social

Una forma de aumentar los ingresos es solicitar la Seguridad Social antes, pero tiene un gran coste.

Ferrantino tiene clientes que pensaban esperar hasta los 70 años, pero que ahora pueden acabar reclamando antes. Esperar hasta los 70 años puede ser inteligente si puede hacerlo, ya que por cada año por encima de la plena edad de jubilación (que es 66 o 67, dependiendo de cuándo haya nacido) hasta los 70 años, las futuras prestaciones mensuales aumentan un 8%. Eso significa que si su edad de jubilación es de 66 años y espera hasta los 70 para reclamar, acabará recibiendo el 132% de la prestación mensual.

PUBLICIDAD

Los clientes que solicitan el Seguro Social antes de lo previsto y se arrepienten de esto, pueden obtener una nueva oportunidad.

Si solicita los beneficios del Seguro Social pero decide en el plazo de un año que fue un error, puede presentar una “solicitud de retirada de la aplicación”. Si se la aprueban, tendrá que devolver la totalidad de la cantidad que recibió en un solo pago y esperar a reclamar prestaciones más altas más adelante. Sólo puede hacerlo una vez en la vida.

PUBLICIDAD

Añade un negocio paralelo

La planificadora financiera Nicole Sullivan, cofundadora de Prism Planning Partners, ve que el temor a la inflación lleva a más de sus clientes a mantener un pie en el mundo laboral. “Hemos visto a algunos profesores que se jubilan pero siguen dando clases a tiempo parcial para complementar los ingresos de la jubilación”, explica.

Jon Ulin tiene clientes que están un poco atrasados con los ahorros, pero que se jubilaron de todos modos, y ahora están trabajando de forma paralela a sus 60 años, dijo. Algunos han creado sus propias empresas, mientras que otros hacen reparaciones manuales, conducen para Uber (UBER) o trabajan para organizaciones locales sin ánimo de lucro, no necesariamente porque necesiten el dinero para vivir, sino porque no quieren vender acciones en un mercado a la baja.

Con la asistencia de Paulina Cachero.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD