Opinión

Mercado laboral de EE.UU. no muestra señales de una recesión inminente

Un trabajador con una mascarilla opera una carretilla elevadora para mover cajas de protectores faciales listos para su envío en la planta de fabricación de Hasbro, propiedad de Cartamundi, en East Longmeadow, Massachusetts, Estados Unidos, el miércoles 29 de abril de 2020.
Por Conor Sen
09 de julio, 2022 | 07:26 AM

Bloomberg — Comprobar la salud de la economía solía significar echar un vistazo a un puñado de indicadores: las tasas de desempleo e inflación, un par de trimestres de crecimiento del Producto Interno Bruto, las ventas del mercado de vivienda, tal vez el rendimiento reciente del mercado de valores. Ese enfoque no es tan útil ahora, a mediados de 2022.

Por razones que incluyen el desarrollo de los comportamientos pandémicos, los cambios en la política monetaria y el choque de suministro de energía debido a la guerra de Rusia contra Ucrania, los datos son un desastre en este momento.

Así que es comprensible que muchos estadounidenses crean que la economía de Estados Unidos ya está en recesión. El modelo de seguimiento del Banco de la Reserva Federal de Atlanta prevé que el crecimiento del PIB real en el segundo trimestre será negativo. Si eso es cierto, después de un descenso del 1,6% en el primer trimestre, se activaría la regla empírica, tan repetida, que dice que hay recesión después de dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo del PIB real.

PUBLICIDAD

Pero no tan rápido. En última instancia, corresponde a la Oficina Nacional de Investigación Económica declarar oficialmente una recesión. Y hasta entonces, es el mercado laboral el que proporciona la imagen más precisa de la salud de la economía estadounidense. Para los inversionistas y los empresarios, la mejor métrica donde centrarse es la de las horas totales trabajadas. En general, cuantas más horas trabaje la gente, mayor será su producción económica, y por ahora, esa métrica sigue apuntando a un crecimiento robusto y no a una recesión.

El principal indicador de “datos duros” que es coherente con la recesión es el crecimiento del consumo de bienes, que, ajustado por la inflación, es actualmente negativo. El indicador ha bajado un 2,7% en términos interanuales, similar a lo que vimos en el verano de 2008, cuando la economía estadounidense estaba en recesión. En una economía con un 70% de consumo, si los estadounidenses están comprando menos cosas que hace un año, es una buena señal de que la economía en su conjunto tiene problemas.

Los consumidores vuelven a gastar en serviciosdfd

Pero la pandemia cambió la relación histórica entre el consumo de bienes y servicios de los estadounidenses, y sólo ha empezado a cambiar desde marzo aproximadamente. El consumo de bienes ha bajado y el gasto en servicios vuelve a aumentar. Los minoristas tienen un exceso de inventario al mismo tiempo que los aeropuertos y las aerolíneas están luchando bajo el peso de la fuerte demanda y la escasez de personal, lo que ha provocado oleadas de cancelaciones de vuelos y retrasos. Hasta que veamos una cierta estabilidad en la relación entre el gasto en bienes y servicios, es difícil confiar en el consumo de bienes como señal económica tanto como lo haríamos en tiempos normales.

PUBLICIDAD

En un momento en el que hay tantas perturbaciones en la economía, el mercado laboral es el mejor indicador que tenemos para determinar si estamos en modo de crecimiento o de contracción. Pero en el último año también se han producido cambios pandémicos y relacionados con las políticas, por lo que yo me fijaría en el conjunto de horas trabajadas más que en las medidas de desempleo.

Parece que fue hace mucho tiempo, pero fue justo el pasado mes de mayo cuando la economía comenzó a ver la escasez de personal a medida que la vacuna contra el Covid-19 se extendía y la gente comenzaba a reanudar sus actividades más normales. Se debatió si las prestaciones de estímulo, incluido el aumento de las prestaciones por desempleo, estaban impidiendo que la gente trabajara. En mayo de 2021, la tasa de ejecución anualizada de las prestaciones por desempleo era de casi US$500.000 millones, frente a los US$19.000 millones del informe de mayo de 2022 recientemente publicado.

El mercado laboral ha avanzado mucho en el último año. El total de horas trabajadas, que incluye tanto el número de trabajadores como la duración de la semana laboral, ha aumentado un 4,6% interanual. Personas que estaban desempleadas hace un año han conseguido trabajo. Personas que ni siquiera estaban en la fuerza laboral hace un año, quizás por miedo al Covid-19 o por la débil situación económica, se han reincorporado a la fuerza laboral y han conseguido empleo. En mayo, el total de horas trabajadas superó por fin su máximo anterior a la pandemia, y es probable que veamos otro nuevo récord en junio.

 Los trabajadores hacen más horas que antes de la pandemiadfd

El crecimiento de las horas trabajadas indica que los empresarios siguen confiando en la demanda futura y que los trabajadores disponen de más ingresos para hacer frente a la elevada inflación. En todas las recesiones que se remontan 50 años atrás hemos visto cómo las horas trabajadas se reducían al menos un 2%. Estamos muy lejos de eso en un momento en el que los estadounidenses siguen reincorporándose a la población activa y los empresarios siguen contratando a un ritmo robusto.

Por supuesto, todo esto puede cambiar y por eso sigue siendo importante seguir los datos semanales como el informe de solicitudes de subsidio por desempleo. Pero hasta que esta tendencia central del mercado laboral cambie, cualquier señal de debilidad económica se debe probablemente a un reajuste relacionado con la pandemia, a choques puntuales o a simple ruido en los datos, y no a una recesión.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

PUBLICIDAD