Asia

Es poco probable que los estímulos de China reviertan crisis mundial de metales

La situación de los mercados inmobiliario y manufacturero del país hacen que cualquier impulso de la demanda carezca de fuerza

Imagen de tubos de cobre
Por Bloomberg News
11 de julio, 2022 | 05:32 PM

Bloomberg — Los inversionistas en materias primas que esperan que China impulse una reversión de la caída de los mercados mundiales de metales podrían verse decepcionados, dado que Pekín no es capaz de ofrecer el tipo de inversión que impulsó los mercados alcistas del pasado.

Los metales básicos tuvieron su peor trimestre desde 2008 en los tres meses hasta junio, y el retroceso se profundizó en julio. El cobre se desplomó brevemente por debajo de los US$7.500 la tonelada en las operaciones intradía de la semana pasada, su nivel más bajo desde finales de 2020, y ha bajado un 29% desde su récord de marzo. El mineral de hierro ha bajado cerca de un tercio desde su máximo de este año, y el aluminio ha bajado cerca de un 40%.

Las autoridades chinas están considerando un plan para permitir que los gobiernos locales vendan 1,5 billones de yuanes (US$220.000 millones) de bonos especiales en el segundo semestre, según personas familiarizadas con el asunto. Este posible impulso al gasto en infraestructuras ayudó a las materias primas a recortar parte de sus fuertes pérdidas a lo largo de las semanas recientes.

PUBLICIDAD

Si bien las anteriores olas de estímulo por parte de China contribuyeron a rescatar a las materias primas industriales de las caídas de la demanda mundial (después de la crisis financiera de 2008, a partir de finales de 2015 y posiblemente de nuevo en 2020), esta vez hay mucha más cautela. Los fondos adicionales se utilizarán probablemente para tapar las lagunas presupuestarias de la era del Covid-19 y no abordarán el problema más importante para la demanda de metales: un mercado inmobiliario apagado y un sector manufacturero aún en dificultades.

“Sí, la economía china se va a reactivar en el segundo semestre, pero modestamente”, dijo por teléfono Caroline Bain, economista jefe de materias primas de Capital Economics Ltd. “Eso es posiblemente un poco más positivo para los metales, pero no vemos que China pueda desencadenar un nuevo rally”.

El índice LME cae más de un 30% desde su récorddfd

Aunque Goldman Sachs Group Inc. (GS) afirma que las políticas de China podrían acabar con el mercado bajista de los metales, en general hay cautela sobre las perspectivas de la demanda en un país que representa aproximadamente la mitad del consumo mundial de todo tipo de productos, desde el zinc hasta el aluminio. La demanda china de cobre sólo crecerá un poco este año, según el investigador Wood Mackenzie Ltd.

PUBLICIDAD

Reto del crecimiento

Los vientos en contra en China son numerosos. El sector inmobiliario sigue sufriendo una larga recesión, la magnitud del gasto en infraestructuras es incierta y la demanda de exportaciones se enfrenta a dificultades. La economía probablemente se contrajo en el segundo trimestre, y los repetidos brotes de Covid-19 hacen que el objetivo de crecimiento del Presidente Xi Jinping del 5,5% para este año cada vez más difícil.

“Todavía no hemos visto nada de la recuperación de la demanda que se suponía que íbamos a ver tras los confinamientos por el Covid-19”, dijo Fan Rui, analista de Guoyuan Futures Co. Los usuarios de la cadena de suministro “no están comprando cobre en absoluto” en medio de la caída de los precios, lo que indica que esperan nuevos descensos, dijo.

La producción del metal clave para la construcción sigue cayendo, mientras crecen las existenciasdfd

China sigue viendo brotes esporádicos del virus. El aumento de los casos en Shanghái ha provocado más rondas de pruebas masivas en el centro financiero, y la aparición de nuevas subvariantes supone un desafío constante al enfoque de tolerancia cero del país con respecto al virus.

Xi ordenó a principios de año un esfuerzo total para impulsar las infraestructuras. El plan de bonos de gobiernos locales que está estudiando el Ministerio de Finanzas se sumaría a los 1,1 billones de yuanes de apoyo a las infraestructuras anunciados en las últimas semanas.

No hay marcha atrás

“La magnitud y el impacto del estímulo de este año serán sin duda más débiles que los anteriores, ya que en esta ronda sólo contamos con el gasto en infraestructuras”, dijo por teléfono Xu Xiangchun, analista de la empresa de investigación Mysteel. “El sector inmobiliario está en proceso de tocar fondo y no espera un cambio de política”.

Se trata de un gran cambio con respecto a ciclos de crecimiento anteriores, que se apoyaban en gran medida en los flujos de crédito para calentar el mercado inmobiliario. El sector es importante no sólo para la actividad de la construcción, sino para generar riqueza para que los consumidores la gasten en bienes intensivos en metal, como autos y bienes de consumo.

PUBLICIDAD

El último ciclo inmobiliario de China alcanzó su punto máximo en la primera mitad de 2021, cuando la medida del gobierno para desapalancar el sector empezó a hacer mella. Esto también puso fin a un boom del acero sin precedentes del que el mercado aún no se ha recuperado.

Hay algunos indicios de que los problemas inmobiliarios se están aliviando: las transacciones de terrenos y las ventas de viviendas se recuperaron en junio, por ejemplo. Pero el director del segundo mayor constructor de China advirtió que la recuperación será lenta. Los problemas de endeudamiento del sector siguen siendo un problema.

Además, el tipo de infraestructura que se está desplegando es diferente al del pasado. En pocas palabras: La computación en la nube, las redes 5G y los centros de datos son menos intensivos en materiales que los aeropuertos, los puentes y los ferrocarriles de alta velocidad que dominaban los ciclos anteriores.

PUBLICIDAD

Trabajo pesado

Algunos analistas ponen un tono más optimista. Goldman Sachs dijo que espera que la demanda impulsada por las políticas empiece a repuntar este trimestre, lo que ayudará a atraer el metal del resto del mundo y a empujar los precios al alza de nuevo. Su última previsión situaba el cobre en US$10.500 a finales de año.

Citigroup Inc. (C) se mostró prudente con respecto al precio cobre de darse un “despliegue oportuno y decisivo de medidas de estímulo” por encima de las ya anunciadas, necesarias para sostener los precios en los niveles recientes. “Sin ello, los precios bajarán”, dijo el banco en una nota de investigación.

PUBLICIDAD

Los fabricantes de acero de China, que se han visto decepcionados por la débil demanda en lo que va de año, también están haciendo sonar la alarma. Uno de los principales productores convocó una reunión esta semana para discutir una respuesta a la rápida caída del sector, y advirtió de una crisis que duraría cinco años.

Con la asistencia de Andrea Bossi y Mark Burton.

PUBLICIDAD