Putin en el gasoducto Nord Stream en 2011
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Los precios del gas natural en Europa siguen estando muy por debajo del máximo histórico alcanzado en marzo. No obstante, si se observa un poco más de cerca, se observa una perturbación más prolongada de lo que los mercados preveían inmediatamente después de la invasión rusa a Ucrania.

Mientras que el mercado del gas preveía entonces una crisis de corta duración, quizás de un par de meses, ahora está mostrando un peligro extremo para el próximo invierno boreal, hasta 2023 y, cada vez más, hasta 2024. En los últimos días, toda la curva de precios del gas en Europa ha pasado a mostrar niveles de precios mucho más altos.

PUBLICIDAD

El cambio en la curva ha sido el acontecimiento más notable del mercado del gas en el último mes, algo que no está recibiendo suficiente atención en las capitales europeas. Pero la industria es muy consciente de ello, ya que está asumiendo los costos. En marzo, un fabricante alemán podía asegurar los precios del gas para todo el 2023 a unos 80 euros por megavatio/hora; ahora tiene que pagar una cifra récord de 145 euros para cubrir el mismo riesgo de precios.

Los precios están más altos durante más tiempodfd

No son sólo las empresas las que pagan el precio. La consultora Cornwall Insights prevé que los hogares británicos pagarán hasta 3.244 libras (US$3.886) al año por sus facturas de gas y electricidad a partir de octubre, lo que supone un aumento de casi 65% respecto a las 1.971 libras actuales. Antes de que la curva volviera a subir en las últimas semanas, las consultoras energéticas británicas preveían un aumento menor.

PUBLICIDAD

La semana pasada, el contrato holandés TTF, una referencia del mercado europeo al contado, subió a unos 175 euros, duplicándose en un mes, después de que Rusia cortara el suministro a través del gasoducto Nord Stream 1 hacia Alemania. Aun así, los precios del gas al contado siguen estando un 30% por debajo del máximo histórico de 227 euros al que se llegó durante los primeros días de la guerra, algo preocupante, pero no alarmante; los precios son altos, pero no tanto. Después de lo que el mercado soportó en marzo, uno puede entender por qué los responsables de formular políticas no están entrando en pánico.

Pese a una fuerte subida en lo que va de julio, los precios al contado del gas europeo están un 30% debajo del récord marcado durante los primeros días de la invasión rusa a Ucraniadfd

Pero ese es el caso si se ignora la acción en el extremo posterior de la curva. El 5 de marzo -cuando los precios del gas al contado subieron a unos 185 euros- el contrato para entrega en diciembre de 2022 sólo subió a unos 155 euros; la semana pasada, cuando el precio al contado era ligeramente inferior, el contrato de diciembre se negoció a casi 195 euros.

PUBLICIDAD

El mercado está finalmente convencido de que Moscú seguirá manipulando los suministros de gas hacia europa, y quizás lo haga con mayor intensidad en el futuro.

La primera prueba llegará en las próximas dos semanas. El gasoducto Nord Stream 1, el enlace de gas más importante entre Rusia y la Unión Europea, se someterá a un mantenimiento anual del 11 al 21 de julio. Berlín teme que Moscú encuentre una excusa para mantenerlo cerrado definitivamente, cortando por completo el suministro de gas a Alemania. Después de todo lo que ha hecho Moscú, el gobierno alemán tiene razón a la hora de mostrar preocupación.

PUBLICIDAD

Sin embargo, es posible que Rusia quiera mantener el flujo de gas para preservar su influencia a largo plazo. Desde el punto de vista de la teoría del juego, eso tiene sentido. Una vez que Rusia interrumpa completamente los envíos, ya no podría ejercer presión. Desde el punto de vista táctico, es probable que Moscú mantenga una parte del gas en movimiento, conservando la opción de cortar o ralentizar los flujos cuando lo desee.

Además, el Nord Stream 1 es la principal ruta del gas ruso hacia Europa indexada al contrato TTF, según Goldman Sachs. No reabrir el gasoducto tras la parada por mantenimiento limitará los beneficios que Gazprom, el gigante gasístico estatal ruso, obtiene de los elevadísimos precios del gas.

PUBLICIDAD

Rusia ha dado claramente por perdida su relación gasística con Europa. Por ahora, sin embargo, el Kremlin seguirá disfrutando de lo mejor de ambos mundos: altos ingresos y una influencia convincente. Para lograr sus objetivos, Rusia necesita seguir vendiendo algo de gas a Alemania, pero a precios reducidos, como hace actualmente.

El mercado tiene razón al revalorizar la curva del gas; la única pregunta es por qué ha tardado tanto. Hay más riesgo por delante: En algún momento Moscú cerrará completamente el grifo, probablemente justo antes del invierno boreal, para intentar poner de rodillas a la economía alemana. Es un resultado que el mercado aún no ha incorporado a los precios.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.