El tiempo para los hombres que vuelan: el nuevo reloj Santos

Alberto Santos-Dumont, es un ícono de la aeronáutica moderna y la inspiración del los relojes de Cartier.
Tiempo de lectura: 3 minutos
Hasta 1904, aquellos que querían saber la hora, tenían que bajar la cabeza y mirarla en su reloj de bolsillo. Pero después de que Louis Cartier conoció a Alberto Santos-Dumont el tiempo se lleva en la muñeca. ¿Cómo es que la amistad de estos hombres revolucionó la relojería? Antes de llegar al encuentro de ambos hombres, conozcamos la historia de Santos-Dumont.

Toda la creatividad e innovación que Alberto Santos-Dumont instauró en el mundo desde 1890, la seguimos apreciando hoy. Sin sus aportes a la aeronáutica moderna, no se habrían creado las aeronaves que se utilizan actualmente. Santos-Dumont, inauguró los primeros vuelos en globo en 1897, inventó La Demoiselle, ancestro del avión, en 1907. También diseñó 22 máquinas voladoras: del dirigible al helicóptero, del monoplano al biplano. En otras palabras, inventó el futuro.

Consciente de la importancia de compartir los recursos, Santos-Dumont donaba parte de sus ganancias a varias asociaciones, distinguiéndose como uno de los donantes más generosos de su época. Además, los planos de sus aviones estaban disponibles de forma gratuita con el fin de servir a la investigación científica.

Pero su nombre ha trascendido por su casual aporte en el tiempo y, específicamente en la relojería. ¿Cómo es que los relojes de Cartier tienen una línea con el nombre de Santos-Dumont? Una historia sobre la amistad y la búsqueda de la comodidad sería la respuesta.

dfd

LA AMISTAD QUE CREÓ UN RELOJ

Santos-Dumont se codeaba con la élite industrial, artística y científica de la época, en la que se incluía a Gustave Eiffel y Julio Verne. En 1900, su encuentro con Louis Cartier fue un catalizador para sus ansias de progreso. En 1901, el aviador confió a su amigo la dificultad que representaba leer la hora en un reloj de bolsillo durante el vuelo. Tres años después, Louis Cartier revolucionó la relojería al crear para su amigo el primer reloj diseñado para ser llevado en la muñeca.

Este reloj, creado en 1904, es el resultado de una búsqueda experimental llevada a cabo por dos visionarios unidos, Louis Cartier y Alberto Santos-Dumont. Sus proyectos y descubrimientos respectivos forman parte de la lógica de su movimiento.

dfd

Más allá de la leyenda de Alberto Santos-Dumont, el mito del reloj Santos de Cartier se regenera década tras década desde 1904. Su concepto y su uso, revolucionarios a principios del siglo XX, reflejan un estado de ánimo marcado por el progreso técnico y la aceleración de un mundo cuya modernidad se ve reflejada en su diseño y en sus códigos impactantes.

EL NUEVO RELOJ SANTOS

El nuevo reloj Santos de Cartier se inscribe en la tendencia de su época, evolutiva e innovadora.

DISEÑO AL DETALLE

La imperturbable forma cuadrada evoca la arquitectura parisina de la época y su tendencia a la pureza y la simetría, como una metáfora de las cuatro aristas vivas de la Torre Eiffel. Una forma transgresora que rompe con la redondez, privilegiando las líneas rectas.

- Podemos decir lo mismo respecto a los ocho tornillos funcionales del bisel, reflejo en miniatura de una arquitectura urbana en pleno auge que introduce la mecánica y el acero en todas sus estructuras monumentales.

dfd

UN BRAZALETE PLURAL

Fiel a sus orígenes, el brazalete del nuevo reloj Santos de Cartier responde a los nuevos estilos de vida, acompaña al movimiento y se adapta fácilmente a las circunstancias según los colores y los materiales elegidos.

Sistema QuickSwitch: todas las versiones se intercambian gracias a este sistema patentado por Cartier, cuyo mecanismo invisible se funde en la arquitectura de la caja. Así se puede lucir el acero, oro, piel de becerro o de aligátor.

Sistema SmartLink: permite el ajuste del largo del brazalete por sí mismo y sin necesidad de herramienta. Cada eslabón SmartLink está equipado con un pulsador que permite sacar la barrita de fijación y retirar o añadir uno de los eslabones de metal bruñido decorado con tornillos del reloj Santos de Cartier.

dfd

EN ARMONÍA CON SU ÉPOCA

En armonía con la noción de progreso continuo que caracteriza todos los proyectos de Alberto Santos-Dumont, el calibre automático 1847 MC y el concepto del nuevo reloj Santos de Cartier van aún más lejos en su búsqueda de rendimiento y comodidad.

  1. Resistencia a los campos magnéticos
  2. Hermético
  3. Resistencia a las perturbaciones
  4. Controles de calidad

El reloj Santos de Cartier logra la mutación activa de un gran clásico de la relojería de la Maison que perpetúa el espíritu, el estilo y el deseo de modernidad de los hombres que, como Alberto Santos-Dumont, logran cambiar el mundo.