Economía

¿Qué riesgos económicos corre Colombia con un dólar tan caro?

El billete verde ya se cotiza arriba de los $4.600 en el país, lo cual ha traído consigo más dudas que certezas. Conozca los riegos que enfrenta Colombia con un dólar caro:

¿Qué riesgos económicos corre Colombia con un dólar tan caro?
13 de julio, 2022 | 03:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — El dólar en Colombia no ha parado de tocar máximos históricos en los últimos días. El pico más reciente fueron los $4.663 que tocó el dólar en Colombia como precio máximo en su cotización del martes. Esto es $149,72 arriba de la Tasa Representativa del Mercado (TRM) vigente para esa jornada ($4.513,28).

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

Aunque el dólar se ha fortalecido contra la mayoría de monedas del mundo en medio de mayor aversión al riesgo por mayores temores a una nueva recesión en economías avanzadas, dichos niveles del dólar en Colombia tiene al peso local entre una de las monedas del mundo que más se han depreciado en el mundo durante julio.

PUBLICIDAD

Dado lo anterior, en la ciudadanía han empezado a surgir distintas preguntas entres las que está saber cuáles son los principales riesgos económicos a los que se enfrenta el país al tener una moneda tan depreciada frente al dólar estadounidense. Para ello, Bloomberg Línea consultó a expertos.

El riesgo inflacionario y la pobreza

Germán Machado, docente de economía de la Universidad de los Andes, expuso que uno de los riesgo de tener un dólar caro es el aumento en la inflación porque “cuando el dólar sube, se encarecen los bienes y servicios importados. Como la mayor parte de las importaciones colombianas son para el sector industrial, se aumentan los costos de producción y los precios de venta”.

Además, desde la visión de Mario Valencia, director del centro de investigaciones Conexión Análisis, dado que “somos una economía muy dependiente de las importaciones de mercancías tanto de sectores alimenticios por ejemplo agroindustria, como la industria manufacturera, una buena parte de lo que comemos, consumimos en el día a día es importado, lo cual hace que con un dólar muy caro las posibilidades de consumo se reduzcan”. Es decir, esto aumenta las vulnerabilidades de los hogares.

PUBLICIDAD

Lo anterior además representa que con inflaciones históricas, como las que ya enfrenta Colombia (9,67% anual en junio), el poder adquisitivo de la gente se ha visto reducido de una manera importante lo cual hará mucho más difícil que el país avance en materia de reducción de la pobreza.

Una deuda más cara

Sobre esto Machado comentó que la deuda pública externa va a subir significativamente por una combinación de efectos. Por un lado, “la deuda denominada en dólares ahora es más alta, puesto que el dólar es más caro (alrededor de un 10% más en apenas unas semanas)”.

Por el otro, “al mismo tiempo, el PIB colombiano es más bajo cuando se mide en dólares. Lo que significa que la deuda pública externa como porcentaje de la economía va a aumentar notablemente, por un efecto de un mayor numerador y un menor denominador”.

De acuerdo con Valencia, “hay un riesgo grande en materia del servicio de la deuda. Ya el servicio como porcentaje del Presupuesto General de la Nación es muy alto y una mayor devaluación impacta sobre la deuda que tiene Colombia en dólares y aunque no es la mayor parte de la deuda, sí impacta en esa porción”.

Las cuentas externas

Según el docente de los Andes, existe otro riesgo relacionado al manejo del déficit externo. “Con un dólar tan alto, las exportaciones se ven favorecidas y se desincentivan las importaciones. Eso, junto al precio alto del petróleo, deberían ayudar a corregir parcialmente el déficit externo en la cuenta corriente. Sin embargo, es un asunto temporal”.

El experto añadió que existe el riesgo de que Colombia no tome las medidas estructurales adecuadas. “Independientemente de los ingresos extraordinarios del 2022, sigue siendo necesario promover la competitividad de las exportaciones colombianas, que, incluso con fuertes depreciaciones del peso como las de ahora, todavía no despegan a la velocidad deseada”.

PUBLICIDAD