Economía

Bancos centrales se apresuran a frenar la crisis de inflación que ayudaron a crear

Adormecidos por dos décadas de precios de consumo bajos, los bancos centrales asumieron que las presiones de costes que surgieron en 2021 se disiparían pronto

En un mundo en el que muchos bancos centrales están acelerando el ritmo, los que se quedan atrás se ven castigados por el debilitamiento de los tipos de cambio, una dinámica que sólo empeora la inflación, al encarecer las importaciones.
Por Christopher Anstey
13 de julio, 2022 | 09:50 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los bancos centrales de todo el mundo están acelerando las subidas de los tipos de interés, tratando de aplastar un aumento de la inflación en parte de su propia creación.

El miércoles, el banco central de Canadá subió un punto porcentual más de lo esperado tras dos subidas de medio punto, Corea del Sur subió medio punto tras varias subidas de un cuarto de punto y Nueva Zelanda subió medio punto por tercera vez consecutiva.

En EE.UU., otro informe sobre la inflación hizo que se apostara por que la Reserva Federal subiera un punto completo a finales de este mes, tras un movimiento de 75 puntos básicos en junio. Los inversores afirman que el Banco de Inglaterra podría realizar un cambio de 50 puntos básicos en su próxima reunión, el doble del ritmo anterior, después de que la economía británica se mostrara sorprendentemente robusta en mayo.

PUBLICIDAD
Más de 30 bancos centrales han subido los tipos un punto o más de una vez en 2022
dfd

Adormecidos por dos décadas de precios de consumo bajos, los bancos centrales asumieron que las presiones de costes que surgieron en 2021 se disiparían pronto. Pero los problemas de la cadena de suministro resultaron ser más duraderos, y ahora el aumento de los precios de la energía y las materias primas tras la invasión rusa de Ucrania ha eliminado decisivamente cualquier argumento a favor del gradualismo en la lucha contra la inflación.

Es un ritmo que ninguno de los bancos centrales había previsto hace apenas unos meses, y es probable que provoque un shock de crecimiento que aumente el riesgo de recesión. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dejó claro el mes pasado que no conseguir controlar la inflación sería un error mayor que excederse en el endurecimiento monetario, en un sentimiento del que se hicieron eco sus homólogos del Reino Unido y de la región del euro.

“Los bancos centrales estarán dispuestos a mirar a través de la evidencia de la desaceleración del crecimiento hasta que estén seguros de que el genio de la inflación está siendo forzado a volver a la botella”, escribieron los estrategas de tasas de Rabobank Richard McGuire y Lyn Graham-Taylor en una nota el miércoles. “Seguimos creyendo que los responsables políticos están dispuestos a tolerar que se desencadene una recesión si ese es el grado en que necesitan desplazar la curva de la demanda para cumplir este objetivo”.

PUBLICIDAD

En un mundo en el que muchos bancos centrales están acelerando el ritmo, los que se quedan atrás se ven castigados por el debilitamiento de los tipos de cambio, una dinámica que sólo empeora la inflación, al encarecer las importaciones.

El Banco Central Europeo aún no ha empezado a subir su tipo de interés de referencia, y el miércoles el euro cayó por debajo de 1 por dólar por primera vez desde 2002. El euro cayó el miércoles por debajo de 1 por dólar, por primera vez desde 2002, tras conocerse que la inflación en EE.UU. aumentó hasta el 9,1% en junio, lo que hizo prever que la Reserva Federal aumentaría el tipo de interés en al menos 75 puntos básicos en su reunión del 26-27 de julio.

El euro se recuperó después de que un portavoz del BCE dijera que el banco central está atento al impacto del tipo de cambio en la inflación, lo que ilustra las presiones competitivas que algunos han calificado de guerra de divisas inversa.

El Banco de Japón se niega a seguir la tendencia, y su gobernador, Haruhiko Kuroda, descarta que el repunte de la inflación en su país esté impulsado principalmente por las materias primas, y no por el tipo de aumento estable de los precios que ha estado buscando.

Lo que dice Bloomberg Economics...

“Al final, los responsables de la política monetaria conseguirán controlar los precios. Eso no ocurrirá lo suficientemente pronto como para salvar a los hogares de un gran golpe a sus presupuestos, o a los bancos centrales de un gran golpe a su credibilidad.”

-Tom Orlik, economista jefe

El yen ha reflejado el desfase del BOJ con sus pares, hundiéndose un 16% frente al dólar en lo que va de año, lo que aviva la preocupación en el gobierno de Kishida, aunque no tanto en los pasillos del BOJ.

En EE.UU., Powell y sus colegas han tenido que desbaratar continuamente sus planes para lo que empezó a finales del año pasado como una “normalización” de la política tras el estímulo de la era de la pandemia, pero que ahora es la campaña de endurecimiento más agresiva en décadas.

PUBLICIDAD

Al equivocarse en su afirmación de que la inflación era “transitoria”, la Fed adelantó a finales del año pasado el fin de la flexibilización cuantitativa.

Comenzó a subir los tipos antes de lo que había previsto, y en mayo duplicó el ritmo de endurecimiento hasta los 50 puntos básicos. El mes pasado, los responsables de la política monetaria llegaron a la conclusión de que debían acelerar aún más, con el primer aumento de 75 puntos desde 1994.

Preocupación arraigada

Los operadores valoran ahora en un 50% la posibilidad de una subida de 100 puntos básicos este mes. Tiff Macklem, el gobernador del Banco de Canadá, anunció el miércoles un aumento de exactamente esa magnitud.

PUBLICIDAD

“Esta decisión refleja la preocupación” por la consolidación de la inflación, dijo Macklem en una rueda de prensa.

La esperanza es que las subidas de tipos más rápidas ahora puedan garantizar que la alta inflación no se consolide a largo plazo. Los indicadores de las expectativas de inflación a largo plazo en el mercado de bonos sugieren que los inversores esperan que los bancos centrales logren esa tarea.

PUBLICIDAD

Los llamados tipos de equilibrio sugieren que las expectativas de inflación a 10 años se sitúan en torno al 2,35% en EE.UU., con Alemania en el 2,08% y Canadá en el 1,98%. La tasa de equilibrio a 10 años en el Reino Unido es del 3,68%.

Pero el coste puede ser la caída de la economía, antes de lo que se pensaba.

PUBLICIDAD