Pemex hace negocio con el gas natural mientras cae su producción

La compañía mexicana enfrenta el declive en sus principales activos, mientras es investigada por quema de gas en el campo Ixachi

Pemex hace negocio con el gas natural mientras cae su producción
14 de julio, 2022 | 04:00 AM

Ciudad de México — Pemex sigue haciendo negocio con el gas natural a pesar de que vende menos volumen y su producción cae.

Las ventas internas de gas natural de la compañía petrolera mexicana se ubicaron en MXN$58.169 millones durante 2021, un repunte anual de 39% comparadas con 2019 y 84% frente a 2020, cuando la pandemia de Covid-19 paralizó a la economía global.

En su medición mensual, las ventas de Pemex registraron su mejor nivel desde marzo de 2017, sin considerar las ventas extraordinarias de febrero de 2021 ante el desabasto de gas en Estados Unidos, que golpeó al país.

Mientras tanto, la producción de gas natural de la compañía enfrenta una caída sostenida, a pesar de haber estabilizado la extracción de crudo.

PUBLICIDAD

El bajo desempeño productivo se remonta a las administraciones anteriores, pero el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, bajo la dirección de Octavio Romero, recibió la extracción incluso con un ligero repunte.

Pemex argumentó en un documento enviado a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) que la caída en su producción de gas durante 2021 se debe al declive en sus activos petroleros Cantarell, Ku-Maloob-Zaap, Tsimin-Xux, Crudo Ligero Marino, Cuenca Integral Macuspana y Ogarrio-Sánchez Magallanes, así como proyectos en la Cuenca de Burgos.

Pemex enfrentó dos graves accidentes en 2021 que mermaron la producción de gas en su principal activo, Ku-Maloob Zaap, además de que está siendo investigada por el regulador, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), por la quema de gas en su campo estrella, Ixachi.

PUBLICIDAD

Por volumen, las ventas internas de gas natural se ubicaron en 1.170 millones de pies cúbicos diarios, una cifra 11% inferior a las ventas de 2020.

“Esta disminución se debió principalmente a que las empresas privadas pueden tener a un comercializador diferente de Pemex ante un mercado abierto”, detalló la compañía en su informe anual enviado al Congreso.

López Obrador y su equipo energético prometieron una política de autosuficiencia en gasolina y diésel priorizando la estabilización y aumento de la producción de petróleo para lograrla. Aunque su estrategia incluye un incremento del gas asociado al petróleo, ha resultado insuficiente para cubrir la demanda nacional, que supera los 8.100 millones de pies cúbicos diarios.

AMLO también ha rechazado en múltiples ocasiones el uso del fracking para desarrollar bloques petroleros terrestres en corto tiempo, por el exceso de agua que requiere esta técnica de extracción.

Pemex retomó en este sexenio una vieja apuesta de Gobiernos anteriores. Romero Oropeza anunció en el 1 de julio que la petrolera continuará con el desarrollo del megacampo de gas Lakach en aguas profundas del Golfo de México, una área desdeñada por López Obrador y por el propio CEO ante la falta de resultados.

Te puede interesar: