Economía

La inminente recesión en Europa deja al BCE en un mayor aprieto político

La inflación en la zona euro se debe principalmente al aumento de los costes del gas natural, agravada por la guerra en Ucrania

Un tren viaja por un puente ferroviario cerca de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania, el lunes 23 de mayo de 2022.
Por Carolynn Look
17 de julio, 2022 | 12:08 PM

Bloomberg — Europa se prepara para una recesión que puede hacer poco para controlar la inflación récord, poniendo a prueba el temple de los bancos centrales que están a pocos días de subir los tipos de interés después de un paréntesis de una década.

Las predicciones de una inminente desaceleración se acumulan a medida que la recuperación del continente tras la pandemia se desvanece y la realidad de una crisis energética invernal se hunde - incluso si los temores de un corte total de Rusia no se hacen realidad-.

Esto pone al Banco Central Europeo, que anuncia su decisión sobre los tipos de interés el jueves, en una situación difícil. A diferencia de Estados Unidos, donde el estímulo gubernamental alimentó un aumento de los precios al consumo impulsado por la demanda, la inflación en la zona euro de 19 miembros se debe principalmente al aumento de los costes del gas natural, agravada por la guerra en Ucrania.

PUBLICIDAD
Probabilidad de recesióndfd

Aunque las fuertes subidas de tasas por parte de la Reserva Federal podrían desencadenar una contracción económica, las presiones de los precios en EE.UU. estarían más controladas después. En Europa, eso no está garantizado, ya que la energía es la que manda.

El BCE, por tanto, tiene una opción más difícil: detener o ralentizar las subidas de tasas después de haber sido acusado de no actuar con la suficiente rapidez, o seguir adelante mientras los hogares, la industria y los gobiernos se doblegan.

“Incluso si se produce una leve recesión a finales de este año, se espera que la presión de la inflación se extienda hasta bien entrado el año 2023″, dijo Aila Mihr, economista senior de la zona euro en Danske Bank. “Eso, por supuesto, agudiza el dilema político para el BCE”.

PUBLICIDAD

Según los analistas encuestados por Bloomberg este mes, hay un 45% de probabilidades de que se produzca una recesión en el próximo año, frente al 30% de hace un mes. La probabilidad es aún mayor en Alemania, la primera economía europea, que depende más que la mayoría del Kremlin para obtener gas.

Se trata de un escenario que debe tenerse en cuenta en los planes del BCE, que inicia una serie “sostenida” de subidas de tasas para hacer frente a una inflación que se ha disparado a más de cuatro veces el objetivo del 2%.

El deterioro de la situación económica supone un nuevo dolor de cabeza para los responsables políticos, que han tardado meses en comprometerse a subir las tasas y, una vez lo han hecho, se han visto obligados a acelerar la elaboración de un instrumento para calmar el posible nerviosismo de los mercados ante el aumento de los costes de los préstamos.

Trayectoria de las tasasdfd

Incluso antes de la subida de un cuarto de punto prevista para esta semana -la primera desde 2011-, los mercados han recortado las apuestas sobre la escala de los movimientos posteriores. Con la Reserva Federal realizando subidas tres veces mayores, el euro se ha deslizado hasta la paridad con el dólar por primera vez en dos décadas.

Por ahora, los funcionarios del BCE se mantienen firmes. El finlandés Olli Rehn dijo el viernes que “todavía es posible controlar la inflación mediante la normalización gradual de la política monetaria, sin que dicha política conduzca a una recesión económica”.

El 7 de julio, el jefe del banco central holandés, Klaas Knot, dijo que es “muy probable” que las subidas coincidan con un debilitamiento de la expansión económica.

PUBLICIDAD

“En un mundo ideal, se querría estimular la economía pero reducir la inflación al mismo tiempo”, dijo. “Desgraciadamente, eso no lo podemos hacer, tenemos que elegir. En ese caso, nuestro mandato es muy claro: tenemos que elegir bajar la inflación”.

Aunque algunos economistas están de acuerdo con Knot, otros no están convencidos de que el BCE pueda mantener el rumbo, sobre todo cuando se ciernen las dudas sobre si Rusia volverá a poner en marcha un gasoducto vital tras su mantenimiento. La clave estará en lo que desencadene una posible desaceleración y en la profundidad de la misma.

Si los flujos de gas ruso se reanudan a un nivel moderado, la zona del euro estará “al borde de la recesión” en la segunda mitad de 2022, con una inflación que superará el 10% en septiembre, según Goldman Sachs.

PUBLICIDAD

En ese caso, las tasas se elevarían en 150 puntos básicos este año, dijo, advirtiendo de subidas mucho más lentas si un corte de energía provoca una contracción más brusca y un crecimiento más rápido de los precios.

Hasta ahora, solo dos de las 19 economías de la zona euro sufrirán una recesión este año.dfd

En una recesión leve, “impulsada por los consumidores” y desencadenada por los elevados costes de la energía, el BCE pausaría las subidas de tasa en diciembre y febrero, pero luego continuaría, según UBS. En cambio, en caso de un corte de gas, se detendría tras las subidas previstas en julio y septiembre, según sus analistas.

PUBLICIDAD

Para Carsten Brzeski, economista de ING que predice que la economía de la zona euro se contraerá con o sin un corte energético ruso, el BCE es en general más sensible al crecimiento aunque los precios sigan siendo altos.

“Mi impresión es que el BCE dejará de intentar combatir la inflación y la dejará correr un poco”, dijo. “Todavía tenemos problemas con los niveles de deuda pública, y necesitamos inversiones, que requieren condiciones de financiación baratas”.

Subrayando lo cruciales que se volverían los costes de endeudamiento en una grave recesión, Alemania ya ha acordado tácitamente romper los límites constitucionales de la deuda por cuarto año consecutivo si se corta el gas, según personas familiarizadas con el asunto. Las economías más débiles, como la italiana, corren el riesgo de que los costes de la deuda sean especialmente gravosos.

PUBLICIDAD

Cualquiera que sea el resultado de una posible recesión, representa otro posible obstáculo para la tan esperada normalización de la política monetaria tras años de estímulos para estimular la inflación por debajo del objetivo.

El truco consistirá en determinar exactamente qué dosis de subidas de tasas es la adecuada durante una recesión para asegurarse de que una trayectoria más pronunciada de los precios no se arraigue en la mente de la gente.

“El aumento de la sensibilidad al crecimiento no significa que la normalización de los tipos esté completamente descartada”, dijo Greg Fuzesi, economista de JPMorgan, en un informe para clientes. “El BCE tendrá que tomar decisiones muy difíciles”.

PUBLICIDAD