Economía

Las cadenas de suministro vuelven a la normalidad y se preparan para una demanda más débil

Los atascos en la cadena de suministro han retrocedido desde sus picos pandémicos y algunos ya están añadiendo menos presión inflacionista

Puerto de Yangshan
Por Brendan Murray
17 de julio, 2022 | 08:44 AM

Bloomberg — El guitarrista de rock Jack White, que ha prolongado su gira “Supply Chain Issues Tour” hasta octubre, tal vez quiera nombrar a su próximo viaje por carretera de su banda con el nombre de otro villano.

Y es que las tensiones de suministro, aunque siguen afectando a muchos consumidores y empresas, se están volviendo más mundanas que amenazantes, como hace seis meses, especialmente en Estados Unidos. Los atascos han retrocedido desde sus picos pandémicos y algunos ya están añadiendo menos presión inflacionista.

Las modestas mejoras aparecen en los indicadores que mantienen Bloomberg Economics y el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Pero el fin gradual de la contracción de la oferta provocada por la pandemia podría dar paso a otro posible dolor de cabeza: un desplome de la demanda de los consumidores que haga retroceder el crecimiento económico y provoque una desagradable acumulación de inventarios.

PUBLICIDAD

“Las presiones en los sectores de bienes globales, que han sido un motor central de la inflación, podrían finalmente estar cediendo”, escribieron los economistas de Citi dirigidos por Nathan Sheets en una nota de investigación este mes. “La mala noticia es que esto parece estar ocurriendo sobre la base de una ralentización de la demanda de bienes por parte del consumidor global, especialmente de los bienes discrecionales, y por lo tanto también puede señalar el aumento de los riesgos de recesión”.

Citi advirtió de que no se puede decir que todo esté despejado en el frente de la oferta, y hay razones para dudar de que los atascos en las tuberías del comercio mundial se vayan a eliminar pronto, como ilustra la siguiente serie de gráficos. Las huelgas laborales, las interrupciones en las fábricas relacionadas con los brotes de Covid en China, la guerra de Rusia en Ucrania y las presiones de los envíos de fin de año podrían volver a enredar las redes logísticas.

Aquí está la última lectura de las tensiones de la oferta de EE.UU. de Oxford Economics, que ha caído durante tres meses consecutivos:

PUBLICIDAD
El índice de tensión de la oferta en EE.UU. ha caído durante tres meses consecutivos.dfd

Los economistas coinciden en general en que la demanda de mercancías de los hogares estadounidenses será un factor clave en los próximos meses, pero están divididos en cuanto a si se mantendrá fuerte o empezará a suavizarse. Un indicador privado sugiere que podría estar a punto de volver a la normalidad, ya que la gente sale a cenar, ve espectáculos y viaja más que durante la pandemia.

Para ayudar a determinar este cambio hacia el gasto en servicios, Flexport Inc. ha desarrollado su Indicador Post-Covid para supervisar cómo los estadounidenses reparten sus cheques de pago. La última lectura muestra que “las preferencias de los consumidores se alejaron ligeramente de los bienes en mayo”. “De cara al futuro, se prevé que el indicador se mantenga cerca de los niveles actuales durante el tercer trimestre de 2022. Eso implicaría que las preferencias generales de los consumidores por los bienes en lugar de los servicios disminuirán, pero aún se mantendrán ligeramente por encima del verano de 2020 y de los niveles anteriores a la pandemia”.

Los datos de Flexport muestran que las compras de bienes empiezan a ralentizarse frente a las de serviciosdfd

El control de algunas palancas de la actividad económica le corresponde a la Reserva Federal, que se dispone a subir los tipos de interés a finales de este mes para intentar frenar la creciente inflación. Según la última encuesta regional del Banco Central, las empresas siguen teniendo muchos problemas de abastecimiento, pero su gravedad parece estar disminuyendo.

La economía estadounidense oscila entre la alegría y la tristeza con cada dato que se publica

Aquí un recuento no tan científico de cómo están las cosas en las últimas observaciones de la Fed: el número de veces que aparece la palabra “escasez” en esta encuesta, llamada Libro Beige.

Podría tratarse de referencias a la escasez de mano de obra, materiales u otras claves de la producción. Aunque la cifra sigue siendo más del doble de su nivel prepandémico, ha disminuido hasta aproximadamente un tercio de su máximo en agosto de 2021:

PUBLICIDAD
La frecuencia con la que los consultados se refieren a la escasez en el Libro Beige está disminuyendo.dfd

Otro indicador de que la oferta empieza a aumentar tras dos años de escasez: las tarifas de los fletes marítimos han seguido bajando desde sus máximos históricos. Y el hecho de que esto ocurra durante lo que suele ser la temporada alta del transporte marítimo mundial lleva a algunos observadores a concluir que un mercado que carecía de cualquier exceso de capacidad hace apenas unos meses está volviendo rápidamente en la otra dirección.

Las tarifas de los contenedores, incluidas las publicadas por Freightos, una plataforma digital de reservas de carga, siguen estando muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia, pero su trayectoria se parece cada vez más a un deslizamiento que sigue buscando un fondo en medio de la incertidumbre sobre el gasto de los consumidores:

Las tarifas de transporte marítimo han bajado a la mitad de los niveles de principios de 2021.dfd

Gran parte de la recuperación de la logística depende de la capacidad de China para seguir siendo una potencia comercial y mantener las fábricas y los puertos en funcionamiento gracias a sus estrictas normas para controlar los brotes de Covid. Esto parece estar intacto después de que el país publicara el jueves cifras que mostraban que junio fue el segundo mejor mes de exportaciones del país en al menos tres décadas.

PUBLICIDAD

Eric Zhu, de Bloomberg Economics, publicó recientemente un cuadro de mando de la cadena de suministro centrado en China que mostraba el repunte de la producción y la reducción de los plazos de entrega después de que Shanghái levantara las restricciones por el virus. Ese mapa de calor está mostrando algunos raros tonos de verde y un poco menos de naranja brillante:

No todo está en vías de recuperación, en particular en Europa, que está viendo problemas de envío prolongados dada la proximidad de la región a los combates en Ucrania. Las sanciones impuestas a las materias primas y otros artículos procedentes de Rusia o con destino a ella están complicando los flujos comerciales europeos, especialmente los procedentes de Asia. Además, interrupciones laborales como la que ha afectado a los grandes puertos alemanes en los últimos días no harán sino prolongar los esfuerzos de recuperación.

PUBLICIDAD

Las cifras del Instituto de Economía Mundial de Kiel muestran que la congestión ya se ha ido acumulando en los puertos del norte de Europa y aumentando en la costa este de Estados Unidos, donde los barcos hacen cola durante días o incluso semanas desde Georgia hasta Nueva York a la espera de descargar su carga:

La congestión en los puertos europeos y de la costa este de EE.UU. es elevada o vuelve a aumentar.dfd

Otro indicador de que la tensión de la oferta podría no remitir muy rápidamente: el viernes, las cifras del Departamento de Comercio mostraron que las ventas minoristas estadounidenses aumentaron más de lo previsto por los economistas en junio, datos que, según Yelena Shulyatyeva y Andrew Husby, de Bloomberg Economics, “implican que todavía hay suficiente impulso para que la economía estadounidense crezca durante el resto del año, ya que los consumidores encuentran formas de hacer frente a la creciente inflación”.

Esta perspectiva es un buen augurio para las importaciones de contenedores en EE.UU., que se mantuvieron sólidas hasta junio y parecen resistentes en los puertos de Los Ángeles y Long Beach, California, hasta julio.

PUBLICIDAD
Las importaciones de contenedores de EE.UU. alcanzaron un récord en mayo y mostraron poca debilidad en junio.dfd

Gene Seroka, director ejecutivo del puerto de Los Ángeles, dijo que es cautelosamente optimista para la segunda mitad del año.

“En las próximas semanas y meses veremos la vuelta a clases, la moda otoñal, Halloween y los importantes productos navideños de fin de año que llegarán a través del Pacífico”, dijo durante una rueda de prensa la semana pasada. “Aunque algunos minoristas tienen grandes inventarios y pueden buscar descuentos en los productos, espero que las importaciones sigan siendo fuertes -aunque reducidas- en comparación con el año pasado”.

Añadió alguna advertencia: la congestión ferroviaria está aumentando de nuevo, con más de 29.000 contenedores de ferrocarril retrasados en los muelles de Los Ángeles - un cuello de botella que, según Seroka, debería estar más cerca del “rango de los 9.000″-. Los cargamentos con destino a los ferrocarriles están parados una media de 7,5 días, cuando lo ideal sería no superar los dos. Las partes interesadas deben actuar ahora, dijo, “para evitar un atasco a nivel nacional”.

PUBLICIDAD