Europa

Italia entra en semana determinante con gobierno de Draghi al borde del colapso

El primer ministro se dirigirá a los legisladores el 20 de julio para declarar si tiene la intención de darle otra oportunidad a su coalición o dejar el gobierno

Mario Draghi
Por Chiara Albanese y Tommaso Ebhardt
18 de julio, 2022 | 08:38 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El primer ministro italiano, Mario Draghi, se encuentra bajo una presión cada vez mayor para no renunciar a su cargo esta semana y así evitar que el país quede inmerso en el caos en un momento en el que aumentan las señales de advertencia en la economía.

El ex titular del Banco Central Europeo se dirigirá a los legisladores italianos el 20 de julio. Allí declarará si tiene la intención de darle otra oportunidad a su fragmentada coalición o dejar el gobierno. Según personas familiarizadas con el asunto, de momento su intención es renunciar.

El ex primer ministro Matteo Renzi, líder del partido de coalición Viva Italia, lanzó una petición durante el fin de semana para que Draghi permanezca en el cargo: obtuvo más de 70.000 apoyos en pocas horas. Organizaciones de cabildeo y administraciones locales se sumaron a los llamados.

PUBLICIDAD

Draghi ha dicho que solo se quedará si cuenta con el apoyo de su coalición. La renuncia catalizaría el caos en Italia en un momento en el que Europa se prepara para una recesión.

Los bonos italianos recortaron las caídas de la apertura para dejar los rendimientos a 10 años siete puntos básicos más altos, en 3,35%. Con sus homólogos alemanes a sólo dos puntos básicos arriba, el diferencial entre ambos -un importante indicador de riesgo en la región- se amplió seis puntos básicos, hasta los 220 puntos básicos, el mayor en un mes.

División de la coalición

Los problemas del primer ministro llegaron a un punto álgido la semana pasada cuando su socio de coalición, el Movimiento Cinco Estrellas, liderado por Giuseppe Conte, se abstuvo de hecho en una votación de confianza en el Senado.

PUBLICIDAD

Las tensiones han ido en aumento con Conte, un ex primer ministro que ha sido crítico con la respuesta de Draghi a la crisis económica y se ha opuesto a la postura del gobierno en lo que respecta al envío de armas a Ucrania. El partido Cinco Estrellas se dividió el mes pasado cuando sus miembros no se pusieron de acuerdo sobre el apoyo que debían dar a Kiev.

Mario Draghi con Volodymyr Zelenskiy en Kiev , el 16 de junio.dfd

Draghi consideraría continuar como primer ministro si todos los grupos de la alianza, incluido el Cinco Estrellas, respaldaran sus iniciativas, dijo una de las personas, que pidió no ser identificada porque las deliberaciones son privadas. Hasta ahora, en público, Conte no ha mostrado ningún movimiento hacia la reconciliación.

Durante el fin de semana, Conte culpó directamente a Draghi del estancamiento, diciendo que el primer ministro sólo había ofrecido “respuestas genéricas” a las peticiones del Cinco Estrellas de más gasto social. Sin planes concretos para abordar esas cuestiones, “no podremos asumir ninguna responsabilidad de gobierno”, dijo.

Elecciones anticipadas

El apoyo de otros partidos en el gobierno, como la Liga de Matteo Salvini, también puede estar flaqueando. De hecho, ya ha amenazado con dejar la alianza. Galvanizado por la perspectiva de unas nuevas elecciones que beneficiarían a los partidos de centro-derecha, Salvini podría verse tentado a unirse a una nueva coalición.

Según los sondeos actuales, una alianza de centro-derecha liderada por los Hermanos de Italia de Giorgia Meloni ganaría si sus miembros se mantienen unidos.

Si el presidente italiano Sergio Mattarella convocara unas nuevas elecciones, la votación tendría que producirse en un plazo de 70 días. Sin embargo, el Cinco Estrellas querría evitar este escenario, ya que su popularidad ha caído en picado desde que entró en el gobierno y probablemente perdería escaños.

El lunes, Draghi viajará a Argelia, donde se espera que firme un nuevo acuerdo para impulsar el suministro de gas. El viaje será clave para los esfuerzos de Italia por diversificar sus importaciones de energía lejos de Rusia tras la invasión de Ucrania por parte de Moscú, y es una de las razones por las que Mattarella rechazó las dimisiones de Draghi la semana pasada, dijeron las personas.

PUBLICIDAD