Opinión

Economía colombiana podría estar aún a la altura de las circunstancias

Bandera de Colombia
Por Tyler Cowen
19 de julio, 2022 | 02:45 PM

Bloomberg — Pocos países despiertan más optimismo potencial que Colombia, pero la realidad no está a la altura de las promesas. Pareciera que al país le va bien, así que al visitar Colombia, como lo hice la semana pasada, se convierte en una especie de indicador sobre la riqueza de las naciones. ¿En qué deberíamos creer más: la evidencia en general positiva o a las mediocres cifras duras?

Las ventajas de Colombia son fáciles de detectar. Las principales ciudades del país están llenas de atractivos edificios de oficinas y comercios, no sólo en unos pocos barrios ricos, sino en toda la ciudad. Tanto Bogotá como Medellín dan muestras de estar preparadas para el gran momento, aunque aún no hayan llegado del todo. Es imposible visitar esos lugares e irse pensando que Colombia es una causa perdida.

Colombia también tiene centros comerciales al estilo estadounidense mejores que muchos otros países, incluida la mayor parte de Europa occidental, con tiendas llenas de clientes de una variedad de grupos de ingresos.

Los colombianos también destacan por su espíritu emprendedor. Un índice de 2021 clasificó al país como el más emprendedor de América Latina.

PUBLICIDAD

Como nación, Colombia es extremadamente proamericana, tanto en sus actitudes básicas como en su política exterior. Los colombianos se identifican con Estados Unidos, tienden a ser escépticos con el socialismo y han colaborado considerablemente con el ejército estadounidense en la lucha contra el narcotráfico.

Es discutible que las actitudes pro-estadounidenses conduzcan a la prosperidad, pero al menos demuestra que el país no es alérgico a los ideales de prosperidad y oportunidad. Y los estrechos lazos con EE.UU. que incluyen un gran número de emigrantes colombianos, han sido una correa de transmisión de conocimientos empresariales, conexiones comerciales y remesas. Para afianzar esos lazos, en 2012 Colombia firmó un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos.

Si todo lo que uno hace es visitar lugares, podría resultar más optimista sobre Colombia que prácticamente cualquier otra economía emergente.

PUBLICIDAD

Sin embargo, esos aspectos positivos llevan ya un tiempo en vigor y los resultados no son tan sorprendentes. Según las estimaciones del Banco Mundial, Colombia tiene una renta per cápita de algo más de US$16.000, utilizando estándares de paridad de poder adquisitivo. A modo de comparación, México tiene una renta ligeramente superior a los US$20.000 dólares. Se considera que Argentina ha sido un fracaso económico desde los años del peronismo, pero aun así tiene una renta per cápita que supera los US$22.000.

También es preocupante el perfil exportador del país. Después de los combustibles fósiles, que tienen un futuro limitado, las principales exportaciones del país son el café, las gemas y los metales preciosos. Ninguno de ellos es lo suficientemente grande o sofisticado, ni capacita a una mano de obra de calidad suficiente como para impulsar a la nación hacia la cima. En cuanto a las manufacturas complejas, el país está muy por detrás de México y Brasil, y mucho menos de Corea del Sur.

Una visión pesimista de Colombia citaría las muy diferentes regiones geográficas del país que nunca han visto la plena unificación económica o incluso política. La falta de un Estado-nación plenamente desarrollado se ha reflejado en los continuos problemas del país con las guerrillas y los narcotraficantes. Los principales centros urbanos de Bogotá y Medellín están en el interior, rodeados de montañas, y no pueden aprovechar los principales ríos navegables. No hay un puerto de categoría mundial y, salvo por su conexión con EE.UU., el país está orientado hacia el interior y ha atraído relativamente pocos inmigrantes, aparte de los recientes refugiados venezolanos. El Amazonas separa a Colombia de gran parte del resto de Sudamérica. De hecho, Colombia no tiene ningún vecino más rico que le saque de sus casillas, ya que Panamá es demasiado pequeño y la mayor parte de Brasil está demasiado lejos. Los problemas de Colombia también incluyen un reciente aumento de los problemas con las antiguas guerrillas.

La elección de un presidente de izquierda, Gustavo Petro, ha creado mucho debate y controversia, pero probablemente no cambiará los fundamentos de esos aspectos positivos y negativos, que están profundamente arraigados en la historia de Colombia. El partido de Petro sólo tiene un pequeño número de escaños en las dos cámaras del Congreso, lo que limita su influencia.

Así pues, si sólo se miran los números, no se prevé un gran futuro para Colombia, al menos en términos económicos. Desde 1990, la economía ha crecido una media del 2% anual, lo que no es suficiente para alcanzar a las naciones más ricas.

Aun así, espero que Colombia ascienda lenta pero seguramente a las filas de los países de renta media. Así que tengo que preguntarme por qué tengo tanta fe en la “sensación” y el “zumbido” de un país. ¿El espíritu pro-americano y pro-empresarial realmente tiene que dar sus frutos a largo plazo, incluso si los hechos duros de la geografía económica sugieren un camino más difícil? A fin de cuentas, no puedo renunciar a mi optimismo.

Colombia no es sólo 50 millones de personas que quieren un futuro mejor. Es también un referéndum permanente sobre lo que constituye el éxito nacional.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.