Economía

Una recesión ahora parece ser el precio a pagar por aplacar la inflación

La confianza de los inversores en que los responsables de formular políticas puedan lograr un “aterrizaje suave” y evitar la recesión se ha desplomado

Imagen de un supermercado en EE.UU.
Por Enda Curran
22 de julio, 2022 | 07:26 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Luego de subestimar lo que terminaría siendo el peor brote inflacionario en décadas, los bancos centrales están ahora llevando sus economías a una recesión a medida que intentan aplacar las presiones sobre los precios.

El sombrío panorama está generando miedo sobre la posibilidad de que algunas entidades se excedan con sus agresivas alzas de tasas, justo cuando algunos conceden que se excedieron con los estímulos destinados a la recuperación de la pandemia.

Alrededor de 70 bancos centrales han subido los costos de endeudamiento en al menos 50 puntos básicos en una sola reunión en 2022dfd

Por ahora, muchos de los bancos centrales no tienen muchas opciones más allá de seguir subiendo sus tasas para lidiar con una inflación que aún no ha tocado su pico.

PUBLICIDAD

Bloomberg Economics estima que la inflación, que fue del 9% para el segundo trimestre del año, se elevará a un 9,3% en el tercero antes de bajar a un todavía incómodo 8,5% para finales de año.

La velocidad del endurecimiento monetario está reduciendo las posibilidades de un “aterrizaje suave” de la economía.

Los economistas de Citigroup Inc. (C) sitúan las posibilidades de una recesión mundial en un 50%, mientras que los de Bank of America Corp. (BAC) pronostican una “leve recesión este año” en Estados Unidos, considerando que las condiciones se han deteriorado mucho más rápidamente de lo que esperaban.

PUBLICIDAD

La confianza de los inversores en que los responsables de formular políticas puedan evitar la recesión se ha desplomado. Las expectativas de crecimiento y beneficios a nivel mundial están en su punto más bajo, mientras que las expectativas de recesión están en su punto más alto desde la desaceleración provocada por la pandemia en mayo de 2020, según la encuesta mensual de gestores de fondos de Bank of America.

Aunque los mercados laborales siguen siendo fuertes, los banqueros centrales tendrán que seguir andando con cuidado, dijo Darío Perkins, estratega macro global de TS Lombard.

“Estamos en un camino rápido hacia el endurecimiento excesivo”, dijo. “Lo preocupante es que, habiendo sido avergonzados por la inflación, los responsables de formular políticas quieran ahora compensar, y el riesgo es que vayan demasiado lejos y causen un daño innecesario a la economía mundial”.

Ascenso de los halcones

Algunos funcionarios ya están expresando su preocupación por el ritmo de las subidas de tasas. Entre ellos se cuenta la presidenta del Banco de la Reserva Federal de Kansas City, Esther George, que advirtió este mes que apresurarse a endurecer la política podría ser contraproducente.

El Banco Central Europeo subió su tasa clave en 50 puntos básicos, la primera subida en 11 años y la mayor desde el año 2000. La probabilidad de que se produzca una contracción económica ha aumentado al 45% desde el 30% de junio, según una encuesta de Bloomberg entre economistas.

El Banco de Inglaterra está considerando un movimiento de 50 puntos básicos y se espera que la Reserva Federal suba sus tasas el 27 de julio en otros 75 puntos básicos. El Banco de Canadá ya ha sorprendido con un movimiento de 100 puntos básicos.

PUBLICIDAD

Entre las economías emergentes, el Banco de la Reserva de Sudáfrica elevó su tasa de interés en 75 puntos básicos, su mayor aumento de los costes de financiación en casi dos décadas, mientras que Filipinas sorprendió este mes con una subida de 75 puntos básicos en una decisión no programada.

Al no haber previsto el aumento de la inflación, los responsables monetarios se enfrentan ahora a una ardua batalla para restablecer la confianza.

En el Reino Unido, el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha tenido que defenderse de los ataques de los políticos del Partido Conservador, que culpan al banco de actuar con demasiada lentitud ante la inflación. El gobernador del Riksbank sueco, Stefan Ingves, admitió este mes que el banco ha tenido un “mal año” como pronosticador, tras un noveno mes consecutivo en el que la inflación superó sus previsiones.

PUBLICIDAD

El gobierno australiano ha anunciado una revisión del Banco de la Reserva en medio de las críticas a la actuación reciente de la institución. En un inusual mea culpa, el gobernador del Banco de la Reserva, Philip Lowe, admitió el miércoles que su exceso de estímulo tras la pandemia había aumentado las presiones sobre los precios.

“Si bien este enfoque significó que evitamos algunas cicatrices perjudiciales a largo plazo, ha contribuido a las presiones inflacionarias que estamos experimentando ahora”, dijo en un discurso.

PUBLICIDAD

Esto le obliga, como a tantos otros, a sacrificar el crecimiento económico para frenar los precios.

“Se espera que la inflación empeore antes de mejorar”, dijo Ravi Menon, director gerente de la Autoridad Monetaria de Singapur, en una sesión informativa el 19 de julio. “Es necesaria una desaceleración del crecimiento económico” para restablecer la estabilidad mundial.

En una advertencia para los bancos centrales sobre lo que se avecina, el análisis de Citigroup sobre el ciclo de subidas de la Fed entre 2015 y 2018 encontró que la economía se desaceleró más rápidamente de lo que la Fed esperaba, “un poderoso recordatorio de que la Fed tendrá que mantenerse ligera de equipaje y prepararse para las sorpresas.”

PUBLICIDAD

Acusaciones cruzadas

En la reciente reunión de jefes de finanzas y banqueros centrales de las mayores economías del mundo, los funcionarios se esforzaron por culpar a Rusia de la ola de inflación mundial y del fuerte deterioro de las perspectivas de crecimiento, en lugar de sus propios errores de política y previsión.

Y algunos economistas simpatizan con ello.

Selwyn Cornish, experto en historia de la política económica de la Universidad Nacional de Australia, sostiene que la amplitud de los acontecimientos de los últimos años, como la pandemia, la guerra y los fenómenos meteorológicos extremos, ha complicado la labor de los bancos centrales.

PUBLICIDAD

“¿Cómo podemos preverlos con suficiente precisión?”, dijo. “Hay que tener cierta precaución antes de ser demasiado críticos”.

El IMF reducirá su previsión de crecimiento global de manera "sustancial"dfd

Volver a controlar la inflación será crucial para apuntalar la fe del público en la política monetaria, dijo Sayuri Shirai, antiguo miembro del consejo del Banco de Japón que ahora es profesor de la Universidad de Keio. Una espiral de demandas de subidas salariales o de opiniones arraigadas sobre la subida de precios erosionaría aún más la confianza, dijo

“Una vez que esto ocurra, los bancos centrales perderán credibilidad”, dijo. “Por eso, aunque las actuales subidas de tasas de interés frenen el crecimiento económico, tienen que dar prioridad a la inflación”.

PUBLICIDAD