Negocios

Dos Bocas, AIFA y Tren Maya costarán el doble de lo que estimó AMLO

Las estimaciones más elevadas del Gobierno apuntan a que los proyectos costarán casi el doble del presupuesto total que planteó el mandatario al inicio de su sexenio

El presidente Andrés Manuel López Obrador y miembros de su gabinete durante la terminación constructiva de la refinería Olmeca, conocida como Dos Bocas en Tabasco durante julio de 2022 (Foto: Secretaría de Energía).
28 de julio, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de México — El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió la construcción de tres grandes proyectos de infraestructura durante su sexenio: la refinería Dos Bocas, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y el Tren Maya, los cuales suman sobrecostos de al menos US$11.400 millones o 57% más del presupuesto original, de acuerdo con documentos oficiales y declaraciones del Gobierno.

La suma inicial de los proyectos estrella del mandatario se ubicaba en US$19.700 millones al inicio de su administración en diciembre de 2018, pero hoy la cifra llega a US$31.100 millones, mientras su Gobierno utiliza como bandera la “austeridad republicana” y el combate a la corrupción.

Si se toman en cuenta las estimaciones más elevadas del Gobierno, las tres obras enfrentan sobrecostos totales por US$18.200 millones, casi el doble del monto original.

PUBLICIDAD

“Nunca se había invertido tanto”, declaró AMLO, como se le conoce al presidente, sobre los proyectos durante su conferencia matutina del 26 de julio.

Dos Bocas y los costos opacos

Originalmente la construcción de Dos Bocas, la séptima refinería del gigante estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), bautizada con el nombre de Olmeca, costaría US$8.000 millones (MXN$160.000 millones), pero AMLO admitió en junio que costará US$12.000 millones ante la presión sobre el monto final de la obra y la opacidad presupuestaria de la Secretaría de Energía (Sener) y Pemex.

La obra enfrentó problemas desde el inicio, cuando la licitación para project manager de la refinería quedó desierta por los costos y el tiempo de ejecución en tres años, a pesar de tratarse de un concurso restringido al que invitaron a empresas con problemas de corrupción como Technip, KBR, y los consorcios Bechtel-Techint y Worley Parsons-Jacobs.

PUBLICIDAD

El proyecto fue subiendo de costo por obras como una central de cogeneración eléctrica y un gasoducto, mientras los contratos firmados por los directores de la empresa subsidiaria Pemex Transformación Industrial (TRI) y la filial Pemex Transformación Industrial Infraestructura y Desarrollo (PTI-ID) Víctor Manuel Azcanio Sabino y Leonardo Cornejo Serrano censuraron los montos.

La refinería no producirá un barril de combustible al menos en los próximos seis meses. La Sener estima que los primeros lleguen en diciembre de 2022, pero Pemex informó en una solicitud de transparencia hecha por Bloomberg Línea que iniciaría operaciones hasta 2023.

“Ya va a producir, ya va a producir, lo importante es que ya la tenemos”, dijo López Obrador en conferencia.

AIFA, con incremento marginal

AMLO dijo el 17 de octubre de 2019 que el aeropuerto costaría US$3.900 millones (MXN$75.000 millones), durante el inicio de los trabajos de construcción en la base militar de Santa Lucía en el Estado de México, pero el monto total de inversión al cuarto trimestre de 2021 en Cartera Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público asciende a US$4.100 millones (MXN$84.900 millones).

El 21 de marzo de 2022, Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, Ingeniero Residente General y Comandante del Agrupamiento de Ingenieros Felipe Ángeles, comentó que la obra se mantuvo en “estricto apego” al presupuesto original de MXN$74,535 millones de pesos. La cifra observada al momento de la inauguración del AIFA fue de MXN$88.107 millones (US$4.300 millones), dijo el comandante.

La polémica obra recibió múltiples críticas tras la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México del expresidente Enrique Peña Nieto. Hoy el AIFA apenas registra un puñado de vuelos nacionales a la semana, mientras el acceso en transporte público al lugar es mínimo y el Aeropuerto Benito Juárez está saturado.

PUBLICIDAD

Tren Maya, el más caro

Para impulsar el desarrollo económico de la región sur de México, la más pobre del país, López Obrador planteó la construcción del Tren Maya con un presupuesto de US$7.800 millones (MXN$150.000 millones). La cifra escaló a US$11.700 millones.

Pero el mandatario reveló en su conferencia del martes que la cifra se disparará el costo del proyecto en el orden de US$15.000 y hasta US$20.000 millones.

El Tren Maya es el proyecto con más retrasos respecto al resto de las obras insignia por múltiples razones, principalmente por amparos de grupos ambientalistas que el presidente ha desacreditado por estar financiados por el Gobierno de Estados Unidos y personajes de la oposición política como Claudio X. González Laporte, hijo del empresario mexicano Claudio X. González Guajardo, presidente del Kimberly Clark , María Amparo Casals, exasesora de Santiago Creel y el exministro José Ramón Cossío.

PUBLICIDAD

López Obrador blindó el Tren Maya al declararlo como obra de seguridad nacional después de que un juez ratificó la suspensión del proyecto.

“No tiene ningún efecto. Y, la verdad, qué ganas tienen de parar el tren, y van a terminar subiéndose al tren”, concluyó AMLO.

PUBLICIDAD