Asia

Jeep se retira de China y cita intromisión del gobierno en sus actividades

“Hemos estado viendo en los últimos años más y más interferencia política en el mundo de los negocios en China”, dijo el CEO, Carlos Tavares

Vehículo eléctrico (EV) Jeep Grand Cherokee 4xE durante el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York 2022 (NYIAS) en Nueva York, Estados Unidos, el miércoles 13 de abril de 2022. Fotógrafo: Michael Nagle/Bloomberg
Por Tara Patel
28 de julio, 2022 | 01:17 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La compañía Stellantis NV (STLA) cerró su única fábrica de Jeep en China por la creciente intromisión de los políticos locales en el mayor mercado automovilístico del mundo, dijo el jueves el CEO Carlos Tavares.

Por su parte, Tavares de 63 años, ha declarado que está aplicando una estrategia de “reducción de activos” en el país por la preocupación de que las crecientes tensiones políticas entre China y el resto del mundo puedan dar lugar a sanciones económicas.

“Hemos estado viendo en los últimos años más y más interferencia política en el mundo de los negocios en China”, dijo Tavares. “No queremos ser una víctima de las sanciones cruzadas, como ha sido el caso de otras empresas en otras regiones del mundo recientemente”.

PUBLICIDAD

Los comentarios francos del CEO ofrecen una explicación más profunda que la dada inicialmente para el anuncio de Stellantis la semana pasada de que está terminando una asociación de fabricación de 12 años con el grupo estatal Guangzhou Automobile (2238). La salida de Jeep se produce en un momento en el que las marcas extranjeras más consolidadas han tenido dificultades para mantener su cuota de mercado, lo que plantea dudas sobre su futuro a largo plazo en China.

Los fabricantes de automóviles tienen en cuenta lo ocurrido con la guerra de Ucrania y consideran si la lista de sanciones contra Rusia, cada vez más larga, se aplicaría también a China si el país se impusiera en Taiwán. El negocio de los fabricantes de automóviles, como Stellantis, Volkswagen AG (VOW3) y General Motors Co. (GM) en el país se está volviendo más difícil, ya que los fabricantes locales, como BYD Co (1211), Geely Automobile Holdings Ltd. (0175) y Nio Inc. (NIO) despliegan una serie de modelos totalmente eléctricos.

Tavares señaló que las ventas de vehículos de marcas alemanas y estadounidenses se redujeron en aproximadamente una quinta parte en China durante el primer semestre, así como una caída de dos dígitos para las marcas japonesas, mientras que las ventas de las empresas nacionales aumentaron.

PUBLICIDAD

“Vemos que para los actores occidentales, la venta de autos en China es cada vez más difícil”, dijo a los periodistas en una conferencia de prensa. “Hay un cambio absolutamente importante en el mercado chino”.

“Tenemos dos grandes competidores, Volkswagen y GM, que están muy presentes en China”, añadió Tavares. “No me gustaría estar en su lugar”.

Las sanciones contra Irán, y más recientemente contra Rusia, muestran cómo las empresas se ven obligadas a elegir entre dos bandos, dijo Tavares. El grupo PSA, fabricante de Peugeot, se retiró de Irán durante su mandato como CEO en 2018. Este año, Renault SA (RNO) se vio recientemente obligada a retirarse de Rusia (antes su segundo mayor mercado) debido a la guerra en Ucrania.

Tavares reconoció que la empresa conjunta Jeep estaba acumulando pérdidas, pero dijo que las razones de la compañía para salir son más profundas. Dijo que la decisión tenía su origen en la “confianza rota” con su socio local, así como en el Partido Comunista Chino y sus políticas económicas de apoyo a las empresas automovilísticas nacionales.

Aunque Stellantis había firmado un acuerdo para aumentar su participación en la empresa conjunta GAC hasta el 75%, GAC “no hizo lo que tenía que hacer”, dijo Tavares. “Así que consideramos que era mejor deshacerse”.

La empresa había producido los modelos Jeep Cherokee, Renegade, Compass y Grand Commander principalmente para el mercado chino. En su lugar, Stellantis enviará una línea electrificada de diferentes vehículos Jeep a sus concesionarios en el país.

PUBLICIDAD

El fabricante de automóviles está reevaluando el impacto del cambio en los objetivos para China esbozados en marzo, dijo Tavares. Su plan entonces era alcanzar unos 20.000 millones de euros de ventas anuales y lanzar unos 30 productos a finales de la década.

Con la asistencia de Anna Edwards.

PUBLICIDAD