Logos de criptomonedas
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Una de las críticas más comunes a las criptomonedas es que son una forma de eludir las normas y regulaciones financieras. Esta crítica no es del todo errónea, pero en el caso del ecosistema cripto, como en muchas otras innovaciones, el arbitraje regulatorio es una característica, no un error.

Muy a menudo, el arbitraje regulatorio tiene más éxito cuando la innovación mejora algunos aspectos de los métodos más antiguos. El arbitraje transmite el mensaje de que la antigua normativa debe cambiar.

PUBLICIDAD

Consideremos un ejemplo concreto. Muchas criptoinstituciones emiten tokens, que para muchos reguladores poseen las propiedades de los valores y deberían ser regulados como tales. Pero no lo están, al menos no de manera uniforme. Por lo tanto, si usted emite un token cripto, pero no tiene que registrarlo como un valor y pasar por el proceso de satisfacer las leyes de valores, está participando en el arbitraje regulatorio.

Merece la pena reflexionar sobre las razones por las que algunas normativas deberían cambiar en este nuevo contexto. En el mundo anterior a las criptomonedas, la emisión de un valor implicaba una serie de preparativos e inversiones institucionales y una planificación legal, incluso aparte de las limitaciones reglamentarias que debían cumplirse. Emitir tokens de criptomonedas suele ser más fácil y rápido, y lo han hecho instituciones bastante inmaduras. El software y las blockchains hacen gran parte del trabajo que antes requería oficinas, personal y mucha gestión práctica.

PUBLICIDAD

Podría haber un software que emita automáticamente tokens cripto, basado en contratos inteligentes que especifiquen las condiciones de emisión. Esta misma posibilidad es una señal de lo mucho que han cambiado las cosas.

La práctica reguladora habitual en EE.UU. suele centrarse en la regulación de las empresas anfitrionas y los intermediarios, más que en el software. Sin embargo, una vez que una blockchain está verificando, almacenando y comunicando información, es difícil que los reguladores intervengan y marquen una diferencia significativa. Por lo tanto, el antiguo modelo de regulación ya no se aplica a una parte importante de la experiencia cripto.

PUBLICIDAD

Y los bajos costos de la emisión de tokens significan que los intermediarios emisores pueden estar muy poco capitalizados. A menudo no pueden o no están incentivados para cumplir con muchas regulaciones. Además, una institución puede participar plenamente en el espacio de las criptomonedas sin tener su sede en EE.UU. ni estar vinculada a ningún Estado-nación específico.

Se pueden denunciar esas características del mercado. En cualquier caso, van a suponer un conjunto radicalmente diferente de restricciones normativas. También significan que algunos tipos de valores (si es apropiado llamarlos así) pueden emitirse de forma mucho más barata que antes.

PUBLICIDAD

Teniendo en cuenta esta realidad, ¿no debería cambiarse la normativa, y de forma sustancial? Es posible que se incluyan algunos ámbitos en los que la regulación sea aún más estricta, aunque es probable que la normativa general se vuelva más laxa. Los reguladores tendrán que aprender a convivir con una estructura de mercado más descentralizada, con menores costos y más difícil de controlar. Es de sentido común que cuando el software puede sustituir a las grandes inversiones de capital, la normativa debería cambiar, aunque los observadores no estén de acuerdo en cómo.

Desafortunadamente, el proceso de regulación es estático y suele ser lento a la hora de cambiar. Las agencias reguladoras a menudo se aferran al statu quo hasta que ya no es defendible. Una de las ventajas del arbitraje normativo es que las obliga a actuar y provoca un nuevo equilibrio.

PUBLICIDAD

Incluso si usted cree que la normativa actual es adecuada, debe reconocer que también es el producto de episodios anteriores de arbitraje regulatorio: En los años 80, por ejemplo, los bonos basura ayudaron a eludir algunas regulaciones sobre la renta variable. El arbitraje regulatorio ha sido durante mucho tiempo un medio para mantener las regulaciones al menos algo actualizadas.

Volviendo al ejemplo que nos ocupa: Es cierto que muchos esquemas de tokens de criptomonedas se comercializan con falsos pretextos o forman parte de una estrategia de “pump and dump” (diseñada para aumentar su precio para luego venderlo abruptamente). Estos aspectos negativos del fenómeno de los tokens no deben hacernos perder de vista sus posibles beneficios como nuevo método de recaudación de fondos o de utilización de los mercados para valorar proyectos. Muchas innovaciones valiosas -me vienen a la mente los ferrocarriles e Internet- también se vieron afectadas por el fraude de los inversores en sus inicios.

PUBLICIDAD

El argumento no es, para ser claros, que el arbitraje regulatorio sea siempre bueno. Puede llevar a una reacción excesiva de la regulación o, por el contrario, a lagunas regulatorias que permanecen demasiado tiempo y permiten el fraude persistente o el riesgo sistémico. El argumento es que, fundamentalmente, el arbitraje regulatorio es parte de un proceso que conduce a menores costos, mayor innovación y mejores normas.

La gente me pregunta a menudo para qué es bueno el cripto. Es bueno para muchas cosas, y me complace recitar algunas, pero seguramente uno de sus beneficios más subestimados es que es una forma de arbitraje regulatorio.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.