Tecnología

Taxis aéreos siguen colisionando y estallando en llamas en la fase de pruebas

Algunos de los nombres más grandes de la aviación han tenido accidentes durante las pruebas, según una revisión de Bloomberg de los informes que se remontan a 2018

Una maqueta de un Vehículo Aéreo Eléctrico Supernal (eVtol) expuesta en el interior del vertiport, desarrollado por Urban-Air Port, para el despegue y aterrizaje vertical de taxis voladores y drones de reparto autónomos, en Coventry, Reino Unido.
Por Alan Levin
31 de julio, 2022 | 01:20 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Un prototipo de taxi aéreo presentó una falla de software, perdió el control y se estrelló contra un campo. La computadora de otro creyó erróneamente que estaba en tierra, por lo que cortó la energía en vuelo y se precipitó sobre el pavimento. Las baterías de otros dos aviones estallaron en llamas.

La carrera por el desarrollo de una nueva familia de máquinas aéreas para transportar personas y mercancías a través de las ciudades congestionadas por el tráfico ha supuesto una inversión de miles de millones de dólares y una gran promesa. Pero algunos de los nombres más grandes de la aviación han tenido accidentes durante las pruebas, según una revisión de Bloomberg de los informes que se remontan a 2018. Incluyen a Boeing Co (BA) y su subsidiaria, Aurora Flight Sciences Corp., la división de helicópteros Bell de Textron Inc., Kitty Hawk Corp. del multimillonario Larry Page, Joby Aviation Inc. (JOBY) y el pionero alemán de taxis aéreos Lilium NV.

PUBLICIDAD

Nadie ha muerto ni ha resultado herido, y sus defensores afirman que los accidentes son una señal saludable de que el sector está superando los límites. Pero los nuevos vehículos eléctricos de despegue vertical, o eVTOL, utilizan tecnologías innovadoras que no se han probado en el servicio rutinario, y algunos expertos en seguridad dicen que esto significa que el camino hacia la aprobación del gobierno y la aceptación pública no será fácil.

La Administración Federal de Aviación (FAA) de los Estados Unidos se está preparando para certificar un puñado de estas nuevas aeronaves para el transporte de personas a partir de 2024. El administrador en funciones, Billy Nolen, dijo en un discurso en junio que la agencia está en camino de cumplir ese objetivo, pero que el calendario estará dictado por la seguridad de los nuevos diseños.

PUBLICIDAD

“Esto es más difícil de lo que la gente suele entender”, dijo John Hansman, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts y coautor de un documento sobre los retos a los que se enfrentan los nuevos vehículos eléctricos de despegue vertical. “Se está impulsando el estado del arte en múltiples dimensiones al mismo tiempo”. Hansman también es asesor de Electra.aero Inc., que está desarrollando un avión híbrido-eléctrico.

Experiencias de aprendizaje

Uno de los accidentes más sonados se produjo el 16 de febrero en unas instalaciones de pruebas remotas cerca de Jolon, California. Un componente físico de la nave de seis hélices de Joby se rompió en pleno vuelo, según dijeron a Bloomberg tres personas familiarizadas con el incidente.

Es posible que el accidente no ponga en peligro los planes a largo plazo de la empresa, ya que la aeronave funcionaba a velocidades muy superiores al máximo de 322 kilómetros por hora que volará en servicio, dijeron dos de las personas. Un seguimiento del vuelo realizado por el sitio web ADSBexchange.com LLC mostró que viajaba a unos 439 kilómetros por hora antes de desaparecer.

Joby declinó hacer comentarios. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) de EE.UU., que no ha completado su investigación, sólo ha dicho que el avión sufrió una falla de un componente no especificado.

PUBLICIDAD

Boeing sufrió dos accidentes en 2019: el prototipo de taxi aéreo de Aurora, el 4 de junio, y el avión experimental de carga sin piloto de la compañía, el 21 de junio. El de Aurora fue causado por un comando erróneo de una computadora para apagar los motores y el de Boeing se debió a vientos racheados, dijo la NTSB.

“Hemos adquirido valiosos conocimientos y experiencia que beneficiarán a los programas de toda la compañía”, dijo Boeing en un comunicado enviado por correo electrónico. La compañía continúa su trabajo de desarrollo en una asociación con Kitty Hawk conocida como Wisk Aero LLC.

PUBLICIDAD

Gestión de los percances

Los accidentes no deben considerarse comparables a los raros percances ocurridos durante las pruebas de vuelo de los aviones tradicionales, dijo Walter Desrosier, vicepresidente de ingeniería y mantenimiento del grupo comercial Asociación de Fabricantes de Aviación General. Antes de los vuelos de prueba, en los que van a estar a bordo pilotos e ingenieros, se toman protecciones mucho mayores, dijo Desrosier.

“Cuando tenemos la posibilidad de hacer pruebas sin seres humanos, se pueden hacer cosas adicionales porque se pueden gestionar los riesgos”, dijo. Todos los accidentes examinados, excepto uno, se produjeron en naves pilotadas a distancia.

PUBLICIDAD

El Heaviside2 de Kitty Hawk se estrelló en un campo en California cerca de Tres Pinos, el 17 de octubre de 2019, después de que un error de software provocara problemas de control, según un informe de la NTSB. Un piloto remoto intentó aterrizar la aeronave híbrida diseñada para transportar a una persona, pero no fue capaz de aterrizar en un campo mientras se movía hacia adelante y sufrió daños sustanciales, dijo la NTSB.

La compañía dijo a los investigadores que estaba revisando el software y también cambiando sus procedimientos. Kitty Hawk no respondió a las solicitudes de comentarios.

PUBLICIDAD

Se han producido fallas similares en el software o en las estructuras de las aeronaves durante el desarrollo de las naves de transporte de personas, pero pasan desapercibidos porque se producen en un laboratorio, no durante un vuelo, dijo Desrosier. A diferencia de los accidentes, la mayoría de estos fallos no se comunican públicamente.

Riesgos de incendio

Los accidentes e incidentes relacionados con estas aeronaves de la nueva era se han producido por diversos motivos, desde fallos en las estructuras de fibra de carbono hasta averías en las interacciones entre la computadora y el ser humano. Estos incidentes ponen de manifiesto algunos de los problemas de diseño de esta tecnología.

PUBLICIDAD

Los controles de vuelo centenarios utilizados por las aeronaves tradicionales están siendo sustituidos en algunos casos por motores informatizados. Y aunque algunos modelos iniciales serán guiados por pilotos tradicionales, el objetivo es la transición al vuelo robotizado.

En lugar de combustibles líquidos, se alimentarán con baterías de litio, lo que plantea nuevas cuestiones sobre los riesgos de incendio y la garantía de una carga adecuada.

El 22 de enero de 2020, un incendio destruyó un prototipo de avión eléctrico de nueve pasajeros de Eviation Aircraft Ltd. en Prescott, Arizona. El fuego se inició en una batería en tierra que no formaba parte del paquete de energía principal del avión, dijo la compañía en un correo electrónico.

“Hemos aprendido una valiosa lección de este suceso”, dijo la empresa en un comunicado enviado por correo electrónico, añadiendo que ha tomado múltiples medidas para proteger las baterías de litio contra el sobrecalentamiento y el fuego.

Del mismo modo, Lilium, que está diseñando una aeronave que utiliza motores a reacción de propulsión eléctrica para despegar verticalmente, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico que había mejorado las medidas de seguridad en su sistema de baterías después de un incendio el 27 de febrero de 2020, en un aeropuerto cerca de Munich.

Apuestas de futuro

Los accidentes no han impedido a las empresas establecidas invertir en nuevas empresas de taxi aéreo o encargar aviones aún no certificados. FedEx Corp. y United Parcel Service Inc., las dos principales empresas de transporte de paquetes, se han unido a las nuevas empresas de eVTOL y las principales aerolíneas, como American Airlines Group Inc. y United Airlines Holdings Inc. también han apostado por el sector.

Sin embargo, un informe de mayo de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental sobre las perspectivas de los taxis aéreos con motor eléctrico señala que uno de los mayores retos a los que se enfrentan el sector y los reguladores es garantizar la aceptación del público.

“La aceptación de un gran número de aviones que operan cerca de personas y edificios requerirá un esfuerzo concertado por parte de la industria y el gobierno para demostrar la seguridad de estas aeronaves mediante operaciones seguras y fiables”, dice el informe de la GAO.

PUBLICIDAD