Argentina

Como “súper” ministro de Economía, Sergio Massa enfrentará una crisis que se venía agravando

Al frente del nuevo ministerio unificado de Economía, Producción y Agricultura, Massa deberá apagar incendios que incluyen una inflación galopante y una brecha cambiaria superior al 100%

Argentina Appoints New Minister of Economy Amid Political Turmoil.
Por Patrick Gillespie and Scott Squires
01 de agosto, 2022 | 05:00 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — El presidente de Argentina, Alberto Fernández, dio a conocer su nuevo ministro de Economía, Sergío Massa, con la misión de arreglar los enormes problemas políticos y económicos, incluyendo una inflación estimada en un 90% este año, que amenazan el futuro de su administración.

El nombramiento a última hora del jueves del presidente de la Cámara Baja para el cargo de Economía, Producción y Agricultura, conocido localmente como “superministro” porque incluye funciones que antes desempeñaban sus pares de Agricultura y Producción, aumentó las expectativas de que el Gobierno pueda aplicar al menos algunas de las dolorosas medidas que los inversores dicen que son necesarias para corregir los desequilibrios económicos: mayores tasas de interés, recortes del gasto y una devaluación de la moneda.

Massa es, después de todo, uno de los políticos más pro mercado dentro de la coalición de izquierda gobernante, que ha gobernado con políticas intervencionistas y populistas desde diciembre de 2019. Tiene más peso político que los dos anteriores ministros de Economía del país: Martín Guzmán, que dimitió abruptamente el 2 de julio, y su sustituta Silvina Batakis, que estuvo menos de un mes en el cargo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, es posible que no cumpla con todas las medidas exigidas por los inversores y el Fondo Monetario Internacional, con el que el país tiene un programa de 44.000 millones de dólares, según Eduardo Levy-Yeyati, fundador de la consultora Elypsis Partners, con sede en Buenos Aires.

“Si hace algo de eso, podemos esperar un leve repunte y un embrollo hasta mediados de 2023, cuando las expectativas comenzarán a mirar a la próxima administración”, dijo. “Si no, me temo que el Gobierno se ha quedado sin recambios y el deterioro sólo puede acelerarse”.

Massa también dirigirá la relación del país con el FMI y el resto de prestamistas bilaterales y multilaterales. Fernández reasignó a Batakis para dirigir el estatal Banco Nación, en medio de otros cambios en el gabinete.

PUBLICIDAD

La crisis política de Argentina tiene su origen en una prolongada división sobre la estrategia económica entre Fernández y la poderosa vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que socavó tanto a Guzmán que decidió dimitir. Muchos analistas consideran que la relación de ambos líderes está rota sin remedio, lo que perjudica la toma de decisiones.

Spread between Argentina's official and parallel FX recently reached record 160%dfd

Los bonos globales del país subieron el jueves tras las primeras informaciones sobre el nuevo papel de Massa y ampliaron las ganancias el viernes. Pero eso fue después de que se hundieran más en el territorio de la angustia, con algunas notas tocando un mínimo de 17 centavos de dólar a principios de este mes.

“Las ganancias probablemente serán temporales”, dijo Jorge Piedrahita, socio gerente de Gear Capital Partners en Nueva York. “Las limitaciones de Argentina son ideológicas y políticas, y eso no cambiará con Massa”.

Más allá de la volatilidad económica de las últimas semanas, Massa hereda enormes desafíos. Las reservas del banco central son escasas y el país está atrasado en los objetivos acordados con el FMI. Casi el 40% de los argentinos vive en la pobreza y una serie de protestas recientes han reclamado más bienestar social.

Los mercados esperarán a ver cómo Massa planea reajustar el gasto, reactivar la menguante inversión extranjera y reducir la brecha entre los tipos de cambio oficial y paralelo de Argentina, que se disparó hasta el 150% a principios de julio. El aumento de la brecha es uno de los factores que impulsan la inflación.

La brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo de Argentina alcanzó recientemente el récord del 160%.

PUBLICIDAD

“Más que un nuevo ministro, Argentina necesita urgentemente una nueva combinación de políticas y una gestión económica que no esté supeditada a las presiones políticas”, dijo Alberto Ramos, jefe de investigación para América Latina de Goldman Sachs. Para que Massa “tenga éxito y sea eficaz, necesita adoptar políticas más convencionales y disciplinadas que son ciertamente costosas a corto plazo”.

Cambio de política

Massa, ex alcalde de un suburbio de Buenos Aires que se ganó la reputación de ser duro con el crimen, también ha cambiado sus tácticas a lo largo de los años, encarnando los cambios camaleónicos del movimiento político peronista.

Se alió con Kirchner cuando ésta era presidenta, siendo su jefe de gabinete entre 2008 y 2009. Más tarde se separó de su bloque y se presentó como candidato a la presidencia por su cuenta en 2015, quedando en tercer lugar. Luego, en 2019, Massa, Kirchner y Fernández volvieron a unir fuerzas para ganar las elecciones presidenciales.

PUBLICIDAD

Es poco probable que Massa haga todo lo necesario, ya que es un populista con ambiciones presidenciales”, agregó Levy-Yeyati.

Fernández está recreando el conocido papel en la política argentina de un “superministro”, una persona que concentra el poder y toma todas las decisiones económicas importantes. Otros superministros anteriores, como Domingo Cavallo durante la década de 1990, tuvieron éxito al principio, pero sus mandatos acabaron provocando una nueva crisis económica.

PUBLICIDAD

No está claro si Massa seguirá adelante con los impopulares recortes de gastos que corren el riesgo de dividir aún más a la coalición. Guzmán dimitió por falta de apoyo político para aplicar esos recortes, y Kirchner aún no se ha pronunciado públicamente sobre el mandato de Batakis.

La sustitución de Batakis días después de que se reuniera con personal del Tesoro estadounidense, el FMI y el Banco Mundial ha desconcertado a algunos miembros de la coalición gobernante. El lunes mantuvo una reunión inusualmente larga con David Lipton, asesor principal de la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen, para esbozar su hoja de ruta económica. El cambio erosiona aún más la credibilidad, según un alto funcionario del Gobierno que pidió no ser nombrado para hablar de las conversaciones internas.

Tras tres semanas en el cargo, Batakis dijo a los periodistas el martes que contaba con “un fuerte apoyo de todos los sectores” de su coalición. El miércoles recibió la noticia de que podría ser sustituida mientras estaba en Estados Unidos, añadió el funcionario.

PUBLICIDAD