Asia

Las maneras en que China podría responder al viaje de Nancy Pelosi a Taiwán

La retórica belicista y la creciente animosidad en ambos países aumentan la presión sobre Xi para que dé una respuesta contundente

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi
Por Rebecca Choong Wilkins y Colum Murphy
02 de agosto, 2022 | 07:48 AM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — La titular de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, aterrizó en Taiwán este martes, y el mundo ahora se prepara para la respuesta de China.

En referencia a la isla, que China considera como parte de su territorio, el presidente Xi Jinping le dijo a su homólogo estadounidense Joe Biden la semana pasada que “quien juegue con fuego se quemará”.

En esa línea, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo el lunes que el ejército del país “no se quedará sentado” si se materializa la que sería la visita de la funcionaria de mayor rango de EE.UU. en 25 años. Ello finalmente sucedió.

PUBLICIDAD

Ni Biden ni Xi están interesados en un conflicto que podría causar aún más daño económico a sus países, y en su llamada de la semana pasada indicaron que se estaban preparando para su primer reunión cara a cara como jefes de Estado en los próximos meses.

Pero la retórica belicista y la creciente animosidad en ambos países aumentan la presión sobre Xi para que dé una respuesta contundente, sobre todo mientras se prepara para una reunión del partido que se celebrará dos veces este año y en la que se espera que se asegure un tercer mandato.

Xi Jinping, presidente de Chinadfd

Aunque EE.UU. eliminó su tratado de defensa mutua con Taiwán en 1979, China debe sopesar la posibilidad de que el ejército estadounidense se vea involucrado. Biden dijo en mayo que Washington defendería a Taiwán en cualquier ataque de China, aunque la Casa Blanca aclaró que se refería a que EE.UU. proporcionaría armas militares en línea con los acuerdos existentes.

PUBLICIDAD

“La gran limitación para ambas partes sigue siendo el riesgo de una guerra que sería demasiado costosa desde la perspectiva de cualquiera de las partes”, dijo Andrew Gilholm, director de análisis para China y el Norte de Asia de Control Risks, en Bloomberg TV. Aun así, añadió, “la preocupación es que se tomen riesgos por motivos internos”.

Estas son las opciones de acciones que podría tomar China:

1. Incursiones de aviones de guerra más grandes

Dado que las incursiones diarias en la zona de identificación de defensa aérea de la isla ya son la norma, el Ejército Popular de Liberación (EPL) necesitaría enviar una serie de vuelos particularmente grande o inusual. El récord diario es de 56 aviones del EPL el 4 de octubre, que coincidió con unas maniobras militares dirigidas por Estados Unidos en las cercanías. Unos 15 aviones volaron alrededor del lado este de Taiwán, en lugar de las rutas habituales del suroeste, tras la visita de una delegación del Congreso estadounidense en noviembre, por ejemplo.

China podría mantener este nivel de agresión durante días, o semanas, agotando los recursos de la Fuerza Aérea de Taiwán, que ya está al límite, mientras intenta alejar los aviones.

China tendrá que responder militarmente “de una manera que es una clara escalada con respecto a las demostraciones de fuerza anteriores”, dijo Amanda Hsiao, analista senior de Crisis Group con sede en Taiwán.

2. Vuelo de aviones de guerra sobre Taiwán

El periódico Global Times del Partido Comunista ha sugerido que China realice un vuelo militar directamente sobre Taiwán, obligando al gobierno de la presidenta Tsai Ing-wen a decidir si lo derriba. El año pasado, el ministro de Defensa taiwanés, Chiu Kuo-cheng, advirtió: “Cuanto más se acerquen a la isla, más fuerte devolveremos el golpe”.

PUBLICIDAD

Por otra parte, el envío de una salida profunda o prolongada a través de la línea mediana del estrecho de Taiwán, una zona de amortiguación que Estados Unidos estableció en 1954 y que Pekín no reconoce, presionaría a los militares taiwaneses al obligar a sus aviones a permanecer en el aire. Los aviones del EPL violaron repetidamente la línea en septiembre de 2020, cuando el entonces subsecretario de Estado estadounidense Keith Krach viajó a la isla.

Hu Xijin, ex redactor jefe del Global Times, dijo en un tuit ahora borrado que los aviones de guerra del EPL podrían “disipar por la fuerza el avión de Pelosi”. Incluso sugirió que los aviones de guerra chinos “acompañaran” a Pelosi en cualquier intento de vuelo a Taiwán, una medida que podría llevar fácilmente a un error de cálculo por parte de ambos bandos.

3. Prueba de misiles cerca de Taiwán

En el verano de 1995 se produjo una de las respuestas más provocadoras de China a un intercambio entre Washington y Taipei, cuando Pekín realizó un ensayo de lanzamiento de misiles en el mar cerca de la isla. La medida formaba parte de las protestas de China contra la decisión del presidente Bill Clinton de permitir que el primer presidente de Taiwán elegido democráticamente, Lee Teng-hui, visitara Estados Unidos.

PUBLICIDAD
Joe Biden dfd

China declaró zonas de exclusión alrededor de las áreas objetivo durante las pruebas, interrumpiendo el tráfico marítimo y aéreo. Más recientemente, el EPL lanzó misiles balísticos “asesinos de portaaviones” en el Mar de China Meridional en agosto de 2020, en lo que se consideró una respuesta a los ejercicios navales estadounidenses.

4. Medidas económicas

China es el mayor socio comercial de Taiwán. Pekín podría aprovechar esa ventaja sancionando a los exportadores, boicoteando algunos productos taiwaneses o restringiendo el comercio bidireccional. El lunes, China prohibió las importaciones de alimentos de más de 100 proveedores taiwaneses, según el medio local United Daily News. Sin embargo, China debe andarse con cuidado, ya que necesita a Taiwán para los semiconductores.

PUBLICIDAD

Pekín ya ha sancionado a varios dirigentes taiwaneses, incluyendo la prohibición de viajar a la China continental. Más funcionarios podrían enfrentarse a acciones similares, pero tendrían poco impacto ya que es poco probable que los políticos taiwaneses viajen a la China continental o hagan negocios allí.

China también podría interrumpir la navegación en el estrecho de Taiwán, una ruta comercial mundial clave. En los últimos meses, los militares chinos han dicho en repetidas ocasiones a sus homólogos estadounidenses que el estrecho no es agua internacional. Aun así, cualquier medida que obstaculice la navegación comercial sólo perjudicaría a la economía china.

5. Protesta diplomática

El Global Times advirtió el martes que el gobierno de Biden se enfrentaría a un “serio” revés en las relaciones entre China y Estados Unidos por el viaje de Pelosi. Eso podría significar la retirada del embajador de China en Estados Unidos, Qin Gang, que asumió su cargo el año pasado. En 1995, Pekín retiró a su entonces embajador en EE.UU., Li Daoyu, después de que Washington permitiera al entonces presidente de Taiwán, Lee, visitar EE.UU. Sin embargo, esa disputa se produjo a un nivel diplomático superior al de Pelosi, que es la segunda en la línea de sucesión a la presidencia.

PUBLICIDAD

El año pasado, China retiró a su embajador en Lituania después de que la nación báltica permitiera a Taiwán abrir una oficina en su capital con su propio nombre, en lugar de China Taipei, un término que Pekín considera más neutral.

El martes, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, dijo en una rueda de prensa que Pekín se pondría en contacto con su embajador estadounidense “cuando sea apropiado”. Sin embargo, dejó la puerta abierta cuando se le preguntó sobre una posible cumbre en persona entre Biden y Xi, diciendo que cualquier reunión se decidiría “a través de los canales diplomáticos.”

6. Tomar una isla

Pekín tiene otras opciones militares, además de organizar una arriesgada invasión a través del estrecho de Taiwán, de 130 kilómetros, como la toma de una de las islas periféricas más pequeñas en poder del gobierno de Taipei, aunque esta forma de provocación es muy poco probable.

PUBLICIDAD

Durante los primeros días de la Guerra Fría, el bombardeo militar del EPL sobre las islas Kinmen de Taiwán, situadas frente a la costa del sureste de China, atrajo un importante apoyo militar estadounidense. Taiwán repelió el avance chino, pero no antes de que murieran cientos de sus soldados. La isla de Pratas, controlada por Taipei, a 400 kilómetros de la costa de Taiwán, es otro punto vulnerable.

China ocupó en 2012 el Scarborough Shoal, un arrecife de coral del tamaño aproximado de la isla de Manhattan, que Filipinas reclama como propio, en una disputa territorial en el Mar de China Meridional. Estados Unidos vería cualquier toma de territorio taiwanés como una escalada importante que podría poner a prueba los límites del compromiso militar de Biden con la democracia insular.

Sin embargo, una acción de este tipo también conlleva riesgos diplomáticos para Pekín. La toma de una isla bajo control de Taiwán podría provocar que Estados Unidos añadiera más sanciones a China y alarmar a los países vecinos de Asia, muchos de los cuales también tienen disputas territoriales con Pekín.

--Con la ayuda de Enda Curran.

PUBLICIDAD