Economía

BOE realiza mayor aumento de tasas desde 1995; advierte que la recesión será larga

La subida de 50 puntos básicos, que llevó la hasta 1,75%, fue respaldada por 8 de los 9 formuladores de políticas de la entidad

BOE
Por David Goodman y Libby Cherry
04 de agosto, 2022 | 07:32 AM

Bloomberg — El Banco de Inglaterra (BOE, por sus siglas en inglés), llevó a cabo este jueves su mayor subida de tasas de interés desde 1995 y advirtió que el Reino Unido se encamina a una recesión que se extenderá durante más de un año bajo el peso de la inflación.

La subida de 50 puntos básicos, que llevó la hasta 1,75%, fue respaldada por 8 de los 9 formuladores de políticas de la entidad, quienes también aseguraron que actuarán de manera agresiva en el futuro de ser necesario. Esto implica que se podrían implementar alzas de similar magnitud en las próximas reuniones.

El BOE se suma a los bancos centrales que ya han subido sus tasas en medio punto porcentual este añodfd

Los funcionarios del banco estiman que el Reino Unido entrará en recesión en el cuarto trimestre del año y se extenderá durante todo 2023. Sería el tramo más largo desde la crisis financiera, de efectivamente suceder. Esperan que la economía se contraiga un total de 2,1%.

PUBLICIDAD

También elevaron sus pronósticos sobre el pico de inflación: ahora creen que será de 13,3% en octubre, en medio de aumentos en los precios del gas, y advirtieron que los precios en general se mantendrán elevados durante 2023.

Esto agudizará una crisis del costo de vida que hará que los ingresos reales disponibles caigan más que nunca en unos 60 años.

Incluso después de miles de millones de libras de apoyo gubernamental a los hogares en dificultades, las familias se verán perjudicadas en un 5% a finales de 2023, con una caída de los ingresos tanto este año como el siguiente.

PUBLICIDAD

Frente a este sombrío panorama, la subida de medio punto, sin precedentes desde que el Banco de Inglaterra se independizó en 1997, es una señal de que los funcionarios están dando por terminada la era del dinero barato y se esfuerzan por seguir el ritmo de la ola de endurecimiento mundial de sus homólogos internacionales.

Las previsiones también ponen de manifiesto la magnitud del reto que le espera al vencedor de la carrera para sustituir a Boris Johnson como primer ministro del Reino Unido.

Precios más altos

Las presiones inflacionistas se han “intensificado significativamente”, según el BOE. “La última subida de los precios del gas ha provocado otro deterioro significativo de las perspectivas de la actividad en el Reino Unido”.

Junto con la decisión, el BOE también expuso sus planes para reducir las gigantescas tenencias de bonos del Estado que acumuló durante la crisis.

Las ventas activas, las primeras llevadas a cabo por un banco central importante, comenzarán probablemente tras una votación de confirmación en septiembre y serán de unos 10.000 millones de libras esterlinas al trimestre. Incluyendo los reembolsos, el Banco de Inglaterra considera que su stock de gilts se reducirá en unos 80.000 millones de libras durante el primer año del programa. Los funcionarios dijeron que habría un “listón alto” para alterar el plan.

La venta de la tenencia mucho más pequeña de bonos corporativos comenzará en la semana que comienza el 19 de septiembre, dijo el BOE.

PUBLICIDAD

En conjunto, estas medidas representan un paso importante en la lucha del Banco de Inglaterra contra la inflación.

Aunque el banco central del Reino Unido fue el primer banco central importante en subir las tasas después de la pandemia, y ha movido ficha en cada reunión desde diciembre, hasta ahora se había ceñido a movimientos más pequeños y habituales. Por ello, corre el riesgo de quedarse atrás, ya que otros 70 bancos centrales se han movido medio punto o más este año.

El titular del BOE, Andrew Baileydfd

La Reserva Federal ha subido las tasas de interés en 75 puntos básicos en sus dos últimas reuniones, mientras que incluso el Banco Central Europeo inició su ciclo en julio con una subida de medio punto.

PUBLICIDAD

Las previsiones del Banco de Inglaterra, basadas en una senda de mercado para las tasas de interés que alcanza un máximo del 3% el año que viene, muestran que la economía se contraerá alrededor de un 1,25% en 2023 y un 0,25% más al año siguiente. El desempleo, por su parte, subirá al 6,3% en 2025.

La inflación alcanzará un pico por encima del 13% a finales de este año, y todavía estará en el 9,5% en el tercer trimestre de 2023. Después caerá rápidamente hacia el objetivo del 2% a medida que la recesión vaya minando la demanda.

PUBLICIDAD

Acusaciones cruzadas

La decisión se inscribe en un debate cada vez más enconado sobre quién es el responsable de la creciente crisis del costo de la vida.

En algunos sectores se ha culpado al BOE de actuar con demasiada lentitud ante la creciente amenaza de la inflación.

La contienda por el liderazgo británico también ha dificultado la tarea de prever la economía. Los dos últimos candidatos ofrecen puntos de vista muy diferentes sobre los recortes de impuestos y los niveles de endeudamiento, con la favorita Liz Truss abogando por la vía más radical.

PUBLICIDAD
Rishi Sunak y Liz Truss Photographer, los candidatos a primer ministro el Reino Unidodfd

Por convención, el BOE basa sus previsiones en la política gubernamental anunciada, por lo que las predicciones no tienen en cuenta nada de lo que se plantee durante la campaña.

Con la inflación disparada, la división de la votación sobre las tasas fue más contundente de lo esperado, ya que la mayoría de los economistas esperaban que el Comité de Política Monetaria, compuesto por nueve miembros, votara 7-2 a favor de una subida de 50 puntos básicos.

Sólo Silvana Tenreyro se mostró partidaria de una subida menor, afirmando que las tasas podrían haber alcanzado ya un nivel compatible con el retorno de la inflación al objetivo y señalando la preocupación por la reducción de los ingresos de los hogares.

PUBLICIDAD

Las actas de la reunión mostraron que los funcionarios mantuvieron la promesa de actuar “con fuerza” con respecto a las tasas si fuera necesario en el futuro, un lenguaje que preparó el camino para la subida de medio punto de este mes. Los responsables de la política monetaria también añadieron la orientación de que “la política no estaba en una senda preestablecida”.

El Banco de Inglaterra también dijo que planea vender gilts de sus tenencias de manera uniforme en “cubos” de gilts de vencimiento corto, medio y largo, y no programará una operación de venta de gilts el mismo día que una operación de la Oficina de Gestión de la Deuda del Reino Unido.

El Banco de Inglaterra también pondrá en marcha un nuevo instrumento de recompra a corto plazo, diseñado para mantener los tipos de interés del mercado a corto plazo cerca del tipo de interés clave del Banco de Inglaterra mientras reduce el tamaño de su balance.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD