El presidente de la Fed, Jerome Powell
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Cuando se trata de la economía, los llamados aterrizajes suaves son tan raros como los avistamientos del cometa Halley. Esto se debe a que la Reserva Federal no tiene un gran historial a la hora de implementar subidas de tasas de interés para controlar la inflación sin provocar una profunda y dolorosa recesión, lo que se conoce como un aterrizaje forzoso. Pero está empezando a parecer que el banco central puede conseguir lo imposible.

Estamos en un momento muy desconcertante en el campo de la economía. La actividad se ha contraído, según los cálculos oficiales publicados por el Departamento de Comercio, pero no se siente como que estuviéramos en una recesión. La economía ha añadido 2,74 millones de empleos este año hasta junio. Esta temporada de resultados ha demostrado que muchas empresas orientadas al consumidor, como Starbucks Corp. y Uber Technologies Inc., están disfrutando de un poder de fijación de precios, y las empresas de viajes están experimentando un auge de la demanda, con Marriott International Inc. diciendo que la ocupación hotelera casi ha vuelto a los niveles anteriores a la pandemia. Si ha tomado un vuelo dentro de Estados Unidos recientemente, probablemente habrá notado que el avión está completamente lleno y los aeropuertos están abarrotados. En general, los miembros del índice de referencia S&P 500 van camino de registrar beneficios récord en el segundo trimestre.

PUBLICIDAD

Si esto es una recesión, es una recesión extraña. Pero hay recesiones de todo tipo. La de 1990 y 1991 se limitó principalmente al sector inmobiliario y al bancario, aunque hubo que esperar hasta 1995 para que la tasa de desempleo volviera a ser la misma que antes de la recesión. En términos de PIB, la quiebra de las puntocom en 2001 difícilmente podría considerarse una recesión, pero fue muy dolorosa debido a la enorme caída del mercado de valores. Luego vino la crisis financiera de 2008 y 2009, a la que se denominó Gran Recesión por su profundidad y duración, con un aumento del desempleo hasta el 10%, el hundimiento del mercado inmobiliario y el aumento de las quiebras personales. La recesión del Covid-19 de 2020 supuso la mayor contracción de la economía desde la Gran Depresión y la tasa de desempleo se disparó hasta cerca del 15%, pero luego se recuperó rápidamente gracias a un estímulo fiscal y monetario sin precedentes.

Los economistas han hecho fuertes recortes en sus estimaciones sobre el crecimiento económico de este añodfd

Tal vez la razón por la que se habla tanto estos días de si la economía está en recesión se deba al sesgo de recencia, ya que la gente recuerda lo dañinas que fueron las dos últimas y piensa que la próxima será de la misma magnitud. Ha habido un gran debate en las redes sociales sobre la definición de una recesión y cuándo esta comienza oficialmente. La definición técnica es que una recesión está marcada por dos trimestres consecutivos de disminución del PIB, lo que acabamos de ver. Pero el árbitro oficial, la Oficina Nacional de Investigación Económica, adopta un punto de vista más amplio, buscando lo que considera una disminución sustancial de la actividad durante un período sostenido.

PUBLICIDAD

El mercado laboral es la mayor fuente de disonancia cognitiva, con la tasa de desempleo anclada en el 3,6%, apenas una décima por encima del mínimo de medio siglo del 3,5% marcado en 2019. Aunque las ofertas de empleo han caído a 10,7 millones desde el máximo de 11,9 millones en marzo, siguen siendo el doble de la media a largo plazo que se remonta a 1999. El índice del Institute for Supply Management, que mide el crecimiento del sector de los servicios, se fortaleció inesperadamente en julio, hasta alcanzar un máximo de tres meses, gracias a la firmeza de la actividad empresarial y de los pedidos.

Los mercados financieros empiezan a creer en la idea de un aterrizaje suave. El S&P 500 ha subido más de un 13% desde el mínimo de este año, el 16 de junio, los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. han retrocedido desde sus máximos, las nuevas emisiones en el mercado de bonos corporativos están en auge y la subida del dólar se ha tomado un respiro, por el momento. Lo que todo esto significa es que las condiciones financieras son materialmente más fáciles de lo que eran hace unas pocas semanas, para disgusto de los partidarios de la perdición macro. La Fed ha recibido muchas críticas por no anticipar la fuerte aceleración de la inflación, pero si el banco central es capaz de domar la inflación sin demasiado dolor económico, esto sin duda contribuirá en gran medida a restaurar su credibilidad.

PUBLICIDAD
Las acciones están comenzando a subir tras caer en un mercado bajistadfd

Si algo hemos aprendido en los dos últimos años es que los viejos manuales de economía no sirven para lo que está ocurriendo ahora. Nadie tiene experiencia en las secuelas de una economía que se detiene en un instante, que expulsa a unos 17 millones de trabajadores en dos semanas y que se contrae un 31% para luego recuperarse con la misma rapidez gracias a los programas gubernamentales de dinero gratis que inyectaron billones de dólares directamente en los bolsillos de los consumidores junto con una política monetaria ultra flexible. Por lo tanto, cualquiera que espere que la economía siga los patrones habituales de auge y caída se sentirá decepcionado. Es plausible que los viejos modelos económicos sean irrelevantes y tengamos que encontrar algo totalmente nuevo que nos guíe en lo que está ocurriendo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com