EE.UU.

Inflación de EE.UU. se mantuvo neutra en julio, mejor que las expectativas

Analistas esperaban que el IPC avanzara un 0,2% mensual. A nivel interanual, la cifra se desaceleró a 8,5%. Se debe principalmente a la caída de los precios de la gasolina

Imagen de un supermercado en San Francisco, EE.UU.
Por Olivia Rockeman
10 de agosto, 2022 | 08:33 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La inflación de EE.UU. se desaceleró más que lo esperado en julio, mayormente debido a la caída en los precios de la energía. Esto podría quitar un poco de presión sobre la Reserva Federal en su camino de endurecimiento monetario.

El índice de precios al consumidor (IPC) interanual fue de 8,5%, menos que el 9,1% del mes anterior y que había sido la lectura más alta en cuatro décadas, según se desprende del reporte del departamento de Trabajo. La cifra intermensual se mantuvo neutra, luego de que la caída de los precios de la gasolina compensara los incrementos en alimentos y vivienda.

La inflación de EE.UU. fue más baja que lo esperado en juliodfd

Los futuros de las acciones se dispararon y los rendimientos de los bonos del Tesoro se desplomaron tras el reporte.

PUBLICIDAD

La llamada inflación núcleo, que excluye componentes más volátiles como alimentos y energía, subió 0,3% intermensual y 5,9% anual. Esta cifra también fue mejor que la mediana de las expectativas de economistas encuestados por Bloomberg: habían proyectado un incremento del 0,2% para la lectura general (8,7% anual) y de 0,5% para la núcleo (6,1% anual).

Aunque el descenso de los precios de la gasolina es una buena noticia para los estadounidenses, el costo de la vida sigue siendo dolorosamente alto y obliga a muchos a cargar las tarjetas de crédito y a agotar los ahorros.

Después de que los datos de la semana pasada mostraran una demanda laboral aún robusta y un crecimiento salarial más firme, una nueva desaceleración de la inflación podría quitarle a la Reserva Federal parte de la urgencia de llevar a cabo fuertes subidas de sus tasas de interés.

PUBLICIDAD

El costo de los alimentos subió un 10,9% con respecto a hace un año, la cifra más alta desde 1979. Los precios de los coches usados disminuyeron.

Aunque la inflación se desaceleró, los funcionarios de la Reserva Federal han dicho que quieren ver meses de evidencia de que los precios se están enfriando, especialmente en el indicador básico. Tendrán otra ronda de informes mensuales sobre el IPC y el empleo antes de su próxima reunión de política monetaria, el 20 y 21 de septiembre.

Los costes de la vivienda -que son el mayor componente de los servicios y constituyen aproximadamente un tercio del índice general del IPC- aumentaron un 0,5% respecto a junio y un 5,7% respecto al año pasado, la mayor cifra desde 1991. Esto refleja un aumento del 0,7% en el alquiler de la vivienda principal. Los hoteles, por su parte, cayeron un 3,2%.

En el sector del ocio, las tarifas aéreas cayeron un 7,8% respecto al mes anterior, la mayor cifra en casi un año.

Aunque los precios muestran signos de moderación, hay varios factores que pueden mantener la inflación alta. El costo de la vivienda es uno de los más importantes, así como las perturbaciones inesperadas de la oferta. Y los salarios siguen subiendo a un ritmo históricamente rápido, lo que preocupa a algunos economistas por la llamada espiral de precios salariales.

Sin embargo, estos aumentos no siguen el ritmo de la inflación. Un informe separado mostró que los ingresos medios por hora reales cayeron un 3% en julio con respecto al año anterior, cayendo cada mes desde abril de 2021. El impacto de la inflación sobre los salarios ha empezado a hacer mella en el gasto, y el ritmo de crecimiento del consumo personal se ha desacelerado entre el primer y el segundo trimestre.

PUBLICIDAD

--Con la ayuda de Kristy Scheuble y Reade Pickert.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD