Compras
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — La inflación finalmente sorprendió a los mercados de buena manera, y los operadores están comprensiblemente entusiasmados porque lo peor de las presiones sobre los precios podrían estar finalmente en el espejo retrovisor. Pero el verdadero giro hacia algo mejor vendrá cuando la inflación deje de ser impactante del todo -positiva o negativamente- y pueda volver a pasar a un segundo plano.

El índice de precios al consumo subió un 8,5% en julio respecto al mismo mes del año anterior, según informó el miércoles el Departamento de Trabajo, menos que la estimación media del 8,7% en una encuesta de Bloomberg. De 46 previsiones, sólo dos acertaron de pleno (Credit Suisse Group AG y High Frequency Economics). El consenso sólo ha acertado directamente en cuatro de las últimas 17 previsiones del IPC, y los economistas de Wall Street han subestimado la inflación en 12 ocasiones durante este periodo. Aunque las perspectivas parecen mejorar, la Reserva Federal y los mercados financieros siguen volando un poco a ciegas, lo que significa que las probabilidades de que se produzca un error de política siguen siendo altas.

PUBLICIDAD
La inflación se ha ubicado mayormente por encima de las expectativas de los economistasdfd

La inflación no es intrínsecamente mala porque sea elevada, sino porque ha sido tan imprevisible. No obstante, una inflación alta y sostenida sí sería perjudicial. Si todo el mundo supiera que los precios se van a inflar, por ejemplo, un 6%, las empresas podrían ajustar los salarios y los precios al consumo en consecuencia y la mayoría de la gente estaría más o menos bien. Es la inflación inesperada la que dificulta que las empresas y los hogares tomen decisiones de inversión prudentes, haciendo que los ingresos reales sean volátiles y frenando la economía. La desinflación inesperada es ciertamente mejor que la alternativa en esta coyuntura, pero tampoco es genial. La certidumbre es el resultado óptimo.

El hecho de que las cifras sigan sorprendiendo -aunque a la baja- significa que los economistas aún no saben qué está pasando. ¿A qué velocidad bajará la inflación? ¿Se estabilizará en un nivel aceptable para la Reserva Federal? ¿O se estancará en torno al 4% en medio de fuertes presiones salariales? Sin mucha visibilidad incluso en el informe de inflación del próximo mes, es difícil responder a esas preguntas con mucha confianza, lo que significa que el presidente de la Fed, Jerome Powell, seguirá luchando para enhebrar la aguja en la entrega de la política monetaria que hace lo suficiente para aplastar la inflación sin causar una recesión.

PUBLICIDAD

El verano pasado, los economistas parecían tener la situación bastante bien diagnosticada, con un pronóstico acertado y unos cuantos fallos cercanos que mostraban que las presiones inflacionistas parecían estar disminuyendo. Luego la inflación se aceleró y casi nadie lo vio venir.

De nuevo, a finales de año, hubo una avalancha de aciertos cuando muchos expertos vieron el “pico de inflación” en el horizonte. Una vez más, la idea de que los economistas habían descifrado la inflación se desvaneció en los meses siguientes, ya que los grandes fallos volvieron a ser habituales. Hasta ahora, el sesgo ha sido sistemáticamente hacia la subestimación del problema; la última vez que los economistas de Wall Street sobreestimaron la inflación fue para el informe del 10 de febrero de 2021.

PUBLICIDAD

El problema es polifacético y exige un gran examen de conciencia. A pesar de todas las encuestas y datos en tiempo real disponibles, sigue habiendo muchos puntos ciegos, y muchos modelos siguen basándose en tendencias pasadas y relaciones estadísticas. Eso puede hacer que sean propensos a obtener un rendimiento inferior en una economía cambiante, especialmente en los puntos de inflexión clave.

Además, la inflación de 2021 y 2022 se debe en parte a la pandemia del Covid-19 y a la guerra de Ucrania, y no se puede culpar a los economistas de las deficiencias de los epidemiólogos y los analistas geopolíticos. Lo que es menos perdonable fue el afán inicial de los economistas por descartar muchos de estos acontecimientos como “factores especiales” que pronto se disiparían por sí solos, sin reconocer lo suficientemente pronto que la inflación se estaba extendiendo y arraigando.

PUBLICIDAD

No cabe duda de que el informe del miércoles tiene muchos aspectos positivos, más allá de los efectos de la caída de los precios de la energía: Las presiones subyacentes sobre los precios de los bienes y servicios básicos se redujeron en julio, y hay razones para esperar más buenas noticias. Son menos las pequeñas empresas que informan de sus planes de subir los precios, y los fabricantes están pagando precios más bajos por sus insumos. Por otra parte, los salarios siguen estando muy por encima del nivel que sería coherente con los objetivos de inflación a largo plazo de la Fed. Y la gran pregunta sigue siendo: ¿Es este el fin del susto inflacionista por completo, o es sólo la cresta de una única ola en un régimen inflacionista más largo y difícil de derrotar, como el periodo que va desde finales de los 60 hasta principios de los 80, marcado por varios picos y valles?

Es difícil decirlo con mucha certeza porque los expertos se han equivocado sistemáticamente, incluida la propia Reserva Federal. Los responsables de formular políticas se arriesgan a hacer demasiado poco y permitir que la inflación se agrave o a hacer demasiado y provocar innecesariamente una recesión. Esta incertidumbre persistente dificulta que la Reserva Federal pueda ajustar los tipos de interés con precisión para enfriar la economía sin provocar una recesión. Un aterrizaje suave para la economía parece ciertamente más probable hoy que ayer, pero lo sería mucho más si las empresas y los responsables políticos tuvieran alguna visibilidad en cuanto a la brumosa pista de aterrizaje que les espera.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de bloomberg lp y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com