Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — ¿Suena un silbato para perros de tamaño industrial cuando los defensores de las criptodivisas se jactan de la capacidad de evadir las sanciones del gobierno de Estados Unidos?

En marzo, uno de los fundadores de Tornado Cash -un servicio llamado “mezclador” que enmascara las transacciones de criptodivisas mezclándolas con otras- dijo a Bloomberg que sería “técnicamente imposible” que se aplicaran sanciones contra los protocolos descentralizados. Sorpresa: Tornado ha sido sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de EE.UU., en parte por su uso por parte de piratas informáticos supuestamente vinculados al blanqueo de dinero de Corea del Norte.

PUBLICIDAD

Con Tornado un 95% por debajo desde su máximo histórico y su código fuente retirado de GitHub, de Microsoft Corp., este es el más reciente golpe a la teoría de “no hay sanciones” de las criptomonedas, las tres palabras utilizadas por el ex científico de la Fundación Ethereum Virgil Griffith en 2019 cuando indicó en una conferencia de blockchain en Corea del Norte cómo esquivar las sanciones convirtiendo el dinero en efectivo en cripto, un costoso consejo que resultó en una declaración de culpabilidad y una sentencia de 63 meses de prisión federal en EE.UU.

En términos de tecnología, muestra que incluso el servicio más descentralizado no puede evitar la aplicación de la ley. Los exchanges están bajo presión para supervisar los vínculos con las monedas regulares, al igual que otros proveedores de servicios, y las blockchains seudónimas pueden ser examinadas en busca de transacciones sospechosas, como las ganancias de los ciberdelincuentes norcoreanos que transitaron a través de Tornado. Como señala Emily Nicolle, de Bloomberg, el sector de las criptomonedas aún no ha podido construir toda su infraestructura.

PUBLICIDAD

Desde el punto de vista geopolítico, las criptomonedas también están sufriendo -no están creciendo- en medio de una Guerra Fría económica. Después de la pandemia de Covid-19 y la invasión rusa de Ucrania, Washington ha estado flexionando sus músculos financieros, incluso en medio de la angustia por el tipo de retroceso que podría traer la extralimitación o las monedas alternativas. Mantener las criptomonedas bajo control encaja con la historia de la regulación estadounidense de la tecnología encriptada, como los mezcladores de correo electrónico de la década de 1990, pero también es clave para el poder blando de Estados Unidos en tiempos de guerra.

Irónicamente, incluso los que se oponen a una economía global basada en el dólar se han mostrado ambivalentes -en el mejor de los casos- con respecto a las cripto. Para países como Rusia e Irán, parias mundiales que también son grandes exportadores de energía, las amenazas del cripto socavan su potencial. Aunque en teoría podrían utilizar las criptomonedas para facilitar el comercio y eludir la vigilancia de EE.UU., esto se ve superado por la perspectiva de la fuga de capitales, la inestabilidad y la volatilidad de los precios. Moscú ha oscilado entre la prohibición y el fomento de los activos digitales, reconociendo sin duda que pueden ayudar a las élites sancionadas en algún nivel. Pero el rublo sigue teniendo fuerza, como ha demostrado el reciente pulso con la Unión Europea por los pagos del gas.

PUBLICIDAD

Aunque Teherán anunció esta semana su primera orden de importación oficial utilizando una criptodivisa sin nombre, según Reuters, ésta es sólo una de una larga lista de pruebas de criptos que no han logrado ganar tracción. La regulación también ha sido errática, como han comprobado recientemente los mineros de criptomonedas iraníes.

Por lo tanto, ahora mismo parece que ni siquiera un mundo impregnado de sanciones, conflictos e inflación sin precedentes logrará dar un gran impulso a las criptomonedas. Y como escribió recientemente el economista Eswar Prasad, la hegemonía del dólar estadounidense podría durar mucho más de lo previsto.

PUBLICIDAD

Pero hay un giro potencial en la historia: las monedas digitales de los bancos centrales, especialmente la de China. Estas formas de dinero digital podrían desempeñar un gran papel geopolítico, dependiendo de cómo se implementen y de quién llegue primero.

Un nuevo libro de Astrid Viaud y Paul-Arthur Luzu, expertos en sanciones, imagina un mundo en el que China se adelanta con una moneda digital interoperable con otras e impone normas a otros países que quieren evitar hacer negocios en dólares.

PUBLICIDAD

Según CoinDesk, uno de los escenarios que han elaborado los funcionarios estadounidenses es el de un yuan digital “totalmente portátil” en el que otros países utilicen bancos y proveedores de pagos como nodos conectados a la infraestructura china. De este modo, Corea del Norte o Rusia podrían comprar materiales sin sufrir represalias. Irán está intentando crear su propia moneda digital de banco central.

Este es sólo un futuro entre muchos: puede que las monedas digitales de Estados Unidos y de la zona del euro despeguen primero, o que estos proyectos acaben fragmentando los sistemas existentes en lugar de reforzarlos. Y en cualquier caso, todo está muy lejos.

PUBLICIDAD

Pero sugiere que la guerra fría de los pagos tiene un largo camino por recorrer antes de que se manifiesten las amenazas al dólar estadounidense. Abre una nueva zona de conflicto que garantiza que el “no hay sanciones” seguirá siendo poco más que un eslogan.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com