Los visitantes se hacen fotos selfie delante del templo Shri Gorakhnath Mandir en Gorakhpur, Uttar Pradesh, India, el jueves 17 de febrero de 2022. Fotógrafo: Ruhani Kaur/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

Ahora mismo estoy escribiendo desde Amritsar, India, en el estado de Punjab. El Templo Dorado es una de las principales atracciones de la India, y anoche compartí el espacio con miles de personas durante cuatro o cinco horas. En ese tiempo, sólo vi a dos personas que podrían calificarse de occidentales blancos.

Esa observación simple (y mis viajes del año pasado a Dinamarca, Suiza, Irlanda, Portugal, México, Inglaterra, Argentina y Colombia) me han llevado a una teoría sobre el futuro de los viajes: El mundo está entrando en una nueva era en la que los viajes exóticos son para una élite de viajeros más que para una élite adinerada.

Están resurgiendo los viajes internacionales en cómodos lugares “centrales” (para los estadounidenses, al menos) como México, Londres o Dublín. Pero la gente está menos dispuesta a ir más lejos. Los “viajes de confort”, es decir, no sólo los hoteles bonitos, sino también los entornos familiares, serán suficiente. Los “viajes de desafío”, que implican no sólo lugares lejanos, sino también experiencias a las que las personas no están acostumbradas, se enfrentan a un futuro más incierto.

No se trata sólo de mi experiencia. Un colega que está visitando actualmente el Rajastán cuenta que su guía dice que no ha trabajado con ningún turista extranjero desde hace más de dos años. Los chinos, los viajeros más frecuentes del mundo, redujeron sus viajes internacionales en un 95% en el año 2021. O pensemos en la isla de Bali, que es ciertamente lujosa pero que sigue siendo, para muchos occidentales, exótica. Antes era un importante destino turístico para norteamericanos, europeos y asiáticos, con 6,3 millones de visitantes extranjeros en su pico prepandémico. En todo el año 2021 sólo registró 45 visitantes extranjeros y se estima que la isla necesitará 10 años para recuperar los niveles anteriores.

PUBLICIDAD

Una posibilidad es que el turismo internacional vuelva pronto a su composición de 2019 a medida que la gente supere sus inhibiciones y se preocupe menos por el riesgo de Covid-19. Yo lo dudo.

Por un lado, los viajes nacionales en EE.UU. ya han repuntado. Las reservas para los parques nacionales estadounidenses son difíciles de conseguir, y Virginia Occidental y Maine están disfrutando de una nueva prosperidad. La mayoría de la gente está volando y caminando por los aeropuertos sin mascarillas, un signo de cierta comodidad con el riesgo de Covid-19 de base. Y Londres, Dublín y Oaxaca tuvieron muchos visitantes norteamericanos. Parece que la gente puede satisfacer su picazón viajera sin ir demasiado lejos ni correr demasiados riesgos.

Otro problema es que grandes partes de Asia aún no han vuelto a la normalidad. China está aplicando una política de “Cero Covid-19″, y las cuarentenas desaniman a los visitantes extranjeros. En Japón todavía no se permite la entrada de visitantes extranjeros sin acompañamiento, y se exige el uso de mascarillas en el exterior. Aunque esas restricciones acabarán pasando, la gente está perdiendo la costumbre de pensar en Asia como un destino turístico importante. Incluso soy reacio a tomar vuelos de conexión a través de Tokio, como solía hacer, por miedo a que si mi conexión se cancelaba, no pudiera pasar la noche en Narita y disfrutar de algo de sushi.

PUBLICIDAD

Cuando la gente se ve obligada a adaptarse, como ocurrió en los momentos álgidos de la pandemia, aprende cosas nuevas. Lo que muchos estadounidenses y occidentales han aprendido es que disfrutan del “viaje de confort” tanto o más que del “viaje de desafío”. Muchos de los nuevos hábitos se van a mantener. Especialmente en los viajes en grupo, las preferencias de los viajeros cómodos tenderán a imponerse a la hora de elegir un destino.

Una verdad un poco lamentable es que mucha gente no disfruta mucho de los viajes de desafío, que pueden ser estresantes y casi como un trabajo. Cuando se eliminen o disminuyan las presiones sociales y de grupo para realizarlos, es probable que los viajes de desafío disminuyan, aunque los viajeros de desafío más acérrimos seguirán existiendo y quizás incluso amplíen sus ambiciones.

El futuro de los viajes de desafío, por tanto, puede ser que se vuelvan menos populares y más intensos. En este sentido, es posible que se remonte a una época anterior de los viajes, en la que el riesgo y la dificultad estaban siempre presentes y las sorpresas eran frecuentes. Era una época en la que no había un Starbucks en cada esquina o, en su caso, un Subway (hay uno en el distrito peatonal de Amritsar, pero no creo que sea el futuro de la restauración aquí).

En este mundo resurgente de los viajes exóticos, habrá menos incentivos para que todo sea cómodo y fácil. Los viajeros que busquen lo verdaderamente exótico encontrarán nuevas oportunidades, y los precios se mantendrán bajos o quizá caigan aún más. La infraestructura turística circundante tendrá menos posibilidades de evolucionar hacia la familiaridad. Si usted es un viajero de desafío, quizá su lugar favorito tenga menos probabilidades de arruinarse.

PUBLICIDAD

Esta creciente bifurcación de los viajes entre la comodidad y el desafío no beneficiará a todos. Muchos irán a lo seguro, optando por Cabo en lugar de la salvaje costa del Pacífico colombiano. No experimentarán en absoluto el mundo de los viajes de desafío. Yo, por mi parte, no los echaré de menos.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com