Jerome Powell
Tiempo de lectura: 3 minutos

A lo largo de estos últimos 18 meses, la lectura rápida y sencilla de las cifras de la inflación ha resultado ser errónea. ¿Va a ser diferente en el futuro? Eso esperan los mercados. Los funcionarios de la Fed parecen más cautos y están en lo cierto. Los mercados han dado un giro a su discurso, que no es el más apropiado para el banco central más poderoso a nivel internacional.

A inicios del año 2021, cuando la inflación se asomó por primera vez, la Fed, la mayor parte de los actores del mercado y los analistas dieron motivos inmediatos para desestimar la amenaza. Los motivos eran externos, muy poco numerosos e históricamente proclives a ser rápidamente revertibles. El hecho de optar por la calificación de “transitoria” era una salida rápida y sencilla, en particular porque no exigía cambiar el planteamiento. Al fin y al cabo, basta con “mirar a través” de los fenómenos transitorios.

PUBLICIDAD

Al persistir y acelerarse la inflación, los mercados abandonaron la postura de considerarla transitoria, pero la Reserva Federal se ciñó a ella hasta finales de noviembre. Para entonces, la inflación empezó a afianzarse en la economía y sus causas se ampliaron.

Al finalmente subir la Fed las tasas y llevar a cabo el trazado de una senda de endurecimiento cuantitativo a través de la contracción del balance, tanto los responsables de formular políticas como muchos analistas y participantes del mercado optaron inicialmente por un resultado de “aterrizaje suave”, es decir, la capacidad de reducir la inflación sin dañar demasiado el crecimiento. De nuevo, fue la opción rápida y fácil. Y, de nuevo, resultó parcial y excesivamente simplista.

PUBLICIDAD

No pasó mucho tiempo hasta que los mercados comenzaron a incorporar a los precios un riesgo significativo de recesión a medida que se difundió la idea de que, dado que la Reserva Federal se había retrasado tanto en la lucha contra la inflación, su necesidad de aumentar las tasas de interés de manera rápida y agresiva probablemente dañaría significativamente la actividad económica. Tanto las acciones como los bonos se vendieron con fuerza y la curva de rendimiento comenzó a invertirse.

Era hora de que las palabras tranquilizadoras de la Fed sobre un aterrizaje suave dieran paso a un tono más cauteloso, junto con una narrativa política más decidida que incluyera un compromiso “incondicional” para derrotar la inflación. La inversión de la curva de rendimientos se profundizó, acercándose a menos 50 puntos básicos en un punto para el diferencial entre los bonos del Tesoro a dos y diez años. La Fed indicó que tenía la intención de rehuir la orientación a futuro después de su serie de vergüenzas.

PUBLICIDAD

La combinación reciente de un informe de empleo más fuerte de lo esperado y cifras de inflación que también fueron mejores que lo esperado ha restablecido la narrativa dominante en los mercados, nuevamente lo rápido y fácil de hacer. El tono económico decididamente mucho más constructivo se basa en la opinión de que la Fed podrá completar su ciclo de endurecimiento en los próximos meses e incluso comenzar a relajarlo el próximo año, limitando así el impacto en el crecimiento, el empleo y los ingresos.

Esto pone a la Fed en una posición difícil. ¿Hace lo mismo y valida con hechos y palabras la relajación de las condiciones financieras que están llevando a cabo los mercados; ¿O se mantiene firme y corre el riesgo de desestabilizar a los mercados que han recuperado el equilibrio después de una primera mitad de 2022 dañina?

PUBLICIDAD

Por muy tentador que pueda ser volver a elegir el curso de acción fácil, la Fed debería resistirse a otro enfoque que corre el riesgo de mantener viva la amenaza de la inflación por más tiempo. Esto no solo resultaría en una mayor erosión del poder adquisitivo, sino que también dañaría aún más las perspectivas de crecimiento e impondría una carga aún mayor sobre los segmentos más vulnerables de nuestra sociedad.

La Reserva Federal debe mantener el rumbo y hacer todo lo posible para volver a meter al genio de la inflación en la botella. Esto no es fácil, y está lejos de estar libre de riesgos. Sin embargo, domina la otra alternativa de política disponible para una Reserva Federal que, debido a sus errores anteriores , ya no tiene a su disposición un enfoque de política óptima.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com