Colombia

Esta es la visión de Fitch de la propuesta tributaria del Gobierno Petro

Reconoce que el proyecto reduce la dependencia de la industria petrolera en favor de alternativas más beneficiosas para el medioambiente y la sociedad

Bloomberg Línea
Por Daniel Guerrero
17 de agosto, 2022 | 05:35 PM

Bogotá — El ministro de Hacienda de Colombia, José Antonio Ocampo, detalló el 8 de agosto nuevas propuestas de reforma tributaria que, de ser aprobadas, presentarían desafíos financieros para las empresas, particularmente en los sectores de energía, materias primas y alimentos y bebidas, dice Fitch Ratings.

Es poco probable que la aprobación de las propuestas tenga un efecto inmediato en las calificaciones. Los gravámenes relacionados con el medio ambiente y la salud pública podrían presionar los flujos de caja y afectar a las políticas de dividendos y a los planes de inversión en los sectores seleccionados. Esto, a su vez, podría debilitar los perfiles crediticios a largo plazo, dijo la agencia calificadora.

Tal y como se ha propuesto, la reforma supondrá 25 billones de pesos de ingresos fiscales adicionales, o el 1,72% del PIB, en 2023. Los ingresos adicionales provendrán de los cambios fiscales para las personas físicas (32%), los impuestos sobre las exportaciones de productos básicos (27%), los impuestos de sociedades (23%), las tasas medioambientales y de salud pública (10%), y el resto (9%) de otras tasas.

PUBLICIDAD

Los impuestos adicionales sobre las personas físicas, derivados de los cambios en el código fiscal, como la deducción fiscal independiente por tipo de renta, la reducción de los tramos exentos de impuestos y la creación de un impuesto permanente sobre el patrimonio, reducirán potencialmente el consumo total de los hogares a corto plazo.

Según las previsiones del Gobierno, el consumo disminuirá 0,38 puntos porcentuales en el primer año, debido principalmente a la disminución de la renta disponible de los hogares ricos. En los últimos cuatro años, el consumo de los hogares representó el 71% del PIB.

Los emisores de petróleo y minería se verían afectados por la eliminación de los beneficios fiscales, como la deducibilidad de los cánones, y por un nuevo impuesto procíclico del 10% sobre los precios de las exportaciones de crudo, carbón y oro. Cuando los precios internacionales superen un determinado umbral, los impuestos a la exportación afectarán a los márgenes, a la generación de flujos de caja y, a su vez, desalentarán las grandes inversiones a largo plazo en estos sectores, intensificando su tendencia a la baja en las inversiones directas extranjeras.

PUBLICIDAD

Los costes de las empresas colombianas de generación de energía térmica aumentarán a medio plazo, a medida que se apliquen gradualmente los impuestos sobre el carbón. Los generadores de un solo activo o menos diversificados y eficientes pueden verse obligados a cerrar debido a la disminución de la viabilidad económica en el contexto de una transición hacia alternativas de generación de energía renovable.

En cuanto a los gravámenes de salud pública, un impuesto sobre las bebidas azucaradas, junto con un impuesto del 10% sobre los alimentos ultraprocesados, y los impuestos sobre los plásticos de un solo uso podrían tener un efecto entre negativo y neutro en el sector de la alimentación y las bebidas, dependiendo del grado en que las medidas de ahorro de costes puedan compensar la competencia de los bienes/alternativos no gravados y el deterioro de los márgenes.

Anticipándose a algunas de estas medidas, el sector ha comenzado a realizar una transición proactiva hacia envases respetuosos con el medio ambiente, reformulando los productos para minimizar el contenido de azúcar y desarrollando productos más saludables para ajustarse a las tendencias del mercado.

Las reformas fiscales propuestas deben superar cuatro debates reglamentarios en el Congreso antes de ser sancionadas como ley, por lo que es poco probable que la reforma se apruebe tal y como se ha presentado. Esperamos que algunos de los efectos para los sectores corporativos se moderen para pasar el congreso casi dividido.

La propuesta de impuestos se alinea en general con los objetivos de política, que incluyen la recaudación de nuevos ingresos fiscales para financiar el gasto social y la consolidación fiscal, articulados por el nuevo gobierno de Colombia bajo el presidente Gustavo Petro, que hizo campaña por una mayor intervención del Estado en las actividades económicas y de mercado. En concreto, las reformas propuestas reducen la dependencia de Colombia de las industrias petrolera y minera en favor de alternativas más beneficiosas para el medio ambiente y la sociedad.

PUBLICIDAD