Economía

ENTREVISTA: Ganador del Nobel Michael Spence ve posibilidad no trivial de recesión en EE.UU.

El experto analizó las perspectivas de las economías estadounidense, china y europea y las consecuencias de la desaceleración de China para el mundo

El ganador del Premio Nobel de Economía, Michael Spence.
Por Natalia Kniazhevich
20 de agosto, 2022 | 02:50 PM

Bloomberg — En una entrevista realizada el 17 de agosto, Michael Spence, premio Nobel y profesor y decano emérito de la Stanford Graduate School of Business, analizó las perspectivas de las economías estadounidense, china y europea y las consecuencias de la desaceleración de China para el mundo.

Spence, que es asesor principal de General Atlantic LLC y presidente del Global Growth Institute de la empresa, también dio su opinión sobre los mayores riesgos a los que se enfrenta la economía mundial.

A continuación se ofrece una transcripción parcial de los puntos más destacados de la entrevista, ligeramente editada por razones de extensión.

PUBLICIDAD
El IPC de EE.UU. dio más bajo de lo esperado en juliodfd

Economía estadounidense

Pregunta (P): ¿Ha alcanzado la inflación su punto máximo?

Respuesta (R): En general, creo que la inflación ha tocado techo, pero es posible que no se estabilice en un nivel aceptable en breve. Hay diferentes grados de transitoriedad, si puedo decirlo así. Es probable que el repunte de toda una serie de productos básicos disminuya a medida que el sistema se ajuste. Pero tenemos cambios muy importantes en los mercados laborales y en la configuración de la economía mundial. Llevamos más de dos o tres décadas poniendo en marcha más capacidad productiva en los países en desarrollo. Y cada vez que la demanda aumentaba, la oferta respondía. Ya no existe ese grado de elasticidad en el lado de la oferta, lo que significa que pasar de un mundo con demanda restringida a un mundo con oferta restringida es casi un cambio de régimen en la economía mundial.

P: ¿Se ha acabado el miedo a la recesión?

R: Creo que el miedo a la recesión está cediendo, pero no creo que haya terminado. Todavía hay gente a la que le preocupa que la inflación sea lo suficientemente persistente como para obligar a la Reserva Federal a tomar medidas drásticas. Todavía hay una posibilidad no trivial de que tengamos una recesión o una desaceleración dramática. La Reserva Federal tiene la responsabilidad de reducir la inflación. Así que mantendrá la presión, pero la magnitud de los aumentos de las tasas de interés puede variar. Se toman muy en serio su mandato sobre la inflación. Probablemente les preocupe que su falta de preocupación por la inflación cuando empezó a aparecer causó algún daño a su credibilidad, por lo que no quieren volver a hacerlo. Por otra parte, tienen un doble mandato, y definitivamente no quieren que la economía se hunda.

P: El sentimiento de los inversores ha cambiado claramente y los mercados están subiendo. ¿Cuáles son los principales riesgos que ve?

R: Los mercados financieros son mucho más sensibles a las tasas de interés, a las previsiones y a la orientación futura. Y estamos en un mundo en el que los precios de los activos fueron dramáticamente elevados durante un largo periodo de tasas de interés muy bajas. El rebote que estamos viendo en los mercados financieros es un rebote por el miedo a un cambio muy rápido y dramático de las tasas de interés, que cambiaría las tasas de descuento. Y cuando hay alguna evidencia de que tal vez el escenario extremo no se va a manifestar, entonces se obtiene una reacción bastante grande del mercado financiero por ello. Estamos en un mundo en el que los precios de los activos se van a reajustar, no sólo en los mercados públicos, sino en los privados, donde las valoraciones han bajado drásticamente. Probablemente hay toda una colección de antiguos unicornios que ya no lo son. No espero que estas cosas se derrumben, pero un reajuste de los precios de los activos en dirección a la baja parece bastante inevitable.

PUBLICIDAD

P: El mercado laboral estadounidense sigue fuerte. ¿Cuáles son algunos de los principales cambios que espera?

R: Ha habido cambios en el comportamiento del mercado laboral. Algunas personas que estaban dispuestas a trabajar en una variedad de empleos mal pagados o relativamente inseguros no están volviendo a esos trabajos. Mucha gente se está jubilando porque tiene los activos que considera adecuados para hacerlo. Además, hay toda una generación de personas, sobre todo jóvenes, que piensan que el estilo de vida es muy importante y que hay ciertos tipos de trabajos que no están dispuestos a hacer. Otra parte es que los trabajadores están ganando poder en relación con el pasado, y la presión de los empresarios está disminuyendo. En parte por las tensiones geopolíticas y también por la congestión de las cadenas de suministro mundiales. Hay un verdadero cambio en el lado de la oferta en términos de quién está dispuesto a hacer qué tipo de trabajo y por qué tipo de compensación. Así que la mano de obra se está volviendo más poderosa y mi sensación es que no se trata de cambios temporales: ya no hay una oferta infinita de mano de obra de bajo coste. Hay un comienzo de un cambio de régimen bastante sustancial en la forma en que la economía global está montada. Y eso afectará sin duda a los mercados laborales.

P: ¿Cuáles son los mayores riesgos para la economía estadounidense?

R: El mayor riesgo sigue siendo la expansión de los conflictos geopolíticos. Que algo vaya mal en Taiwán sería un desastre. Junto a ello, hay un conjunto creciente de riesgos relacionados con el clima. Si tuviera que elegir uno más, podría ser una pérdida total de funcionalidad en el gobierno. Recientemente hemos tenido una buena racha, gracias a cierto liderazgo y a la política: el proyecto de ley de infraestructuras, el de semiconductores y el de ciencia... lo que es alentador es que todos ellos implicarán inversiones que son fundamentales para el rendimiento económico a largo plazo, incluyendo el crecimiento y la productividad.

Cae el desempleo en los Estados Unidos.dfd

La economía china

P: ¿Cuánto durará la desaceleración de China y cómo puede gestionarse?

R: La desaceleración china parece ser real. Eso afecta no sólo a las cadenas de suministro mundiales, sino también a la demanda interna. Los desequilibrios en el área inmobiliaria son lo suficientemente grandes como para producir un riesgo significativo. Creo que pueden gestionar eso, pero al gestionarlo, eso ralentizará aún más la economía. Y luego se amontonan las tensiones geopolíticas y la interrupción de los flujos comerciales que comenzaron en el lado de Estados Unidos con la administración Trump. China sigue haciendo muchas cosas bien: sigue invirtiendo mucho en cosas que tienen el potencial de producir una economía moderna. Las perspectivas a medio y largo plazo en China son bastante buenas, pero a corto plazo hay vientos en contra bastante potentes.

P: ¿Cuáles son las implicaciones más importantes para el resto del mundo?

R: Cuando China se ralentiza, el crecimiento mundial se ve directamente afectado. Afecta a los socios comerciales y a las inversiones. Y ahora estamos pasando por la retirada de empresas chinas de la bolsa y puede que se produzca una separación bastante importante de los sistemas financieros chino y occidental. Eso no es bueno a corto plazo: pone a la gente nerviosa e inhibe la inversión. Pero a largo plazo también es un mal resultado.

P: ¿Cuándo empezará a recuperarse la economía china?

R: Espero que se recupere en los próximos dos o tres años, a menos que haya mala suerte. Estamos entrando en una era en la que la tecnología y lo digital van a estar regulados. China va por un camino similar, pero ha entrado en la regulación de una forma extremadamente agresiva. Como resultado de ello, creo que ha disminuido parte del dinamismo y los espíritus animales en la economía de una manera que podría haberse evitado con un enfoque ligeramente más reflexivo y gradual para regular los sectores tecnológicos. Creo que una vez que el congreso del partido haya terminado y el presidente haya sido puesto en su lugar con un tercer mandato, hay una posibilidad razonable de conseguir un reequilibrio de la agenda política en la dirección de centrarse en el rendimiento económico, y el progreso social. Esto se perdió en la confusión de las tensiones geopolíticas y la pandemia.

Europa, Reino Unido

P: ¿Cuáles son sus mayores preocupaciones para la economía europea?

R: En el futuro inmediato son la energía y Ucrania. Es probable que los grandes sobresaltos lleguen este invierno. Si nos quedamos sin gas y empezamos a decirle a las empresas que dejen de operar durante dos días a la semana, hay un serio potencial para arrastrar la economía hacia abajo o incluso provocar una crisis. La depreciación del euro tiende a producir presiones inflacionistas adicionales. El Reino Unido parece estar ahora en una situación muy difícil. Con tasas de inflación muy altas, mucha gente se está viendo perjudicada. Las posibilidades de una recesión en Europa siguen siendo claramente bastante altas, y puede que ya haya empezado. Va a ser un periodo duro hasta que hagan la transición energética.

PUBLICIDAD

Riesgos mundiales

P: ¿Cuáles son los principales cambios en la economía mundial que le preocupan?

R: Una gran parte del mundo es lo que podríamos llamar no alineada. No quieren elegir un bando, ya sea Rusia o China, y han dejado claro que no han apoyado las sanciones. Hay una parte bastante grande del mundo que no quiere jugar el juego que se está jugando ahora mismo. Que eso tenga o no un gran efecto económico es otra cuestión. Pero hemos perdido una buena parte de los fundamentos de la economía mundial y no estamos empezando a construir una nueva arquitectura. Y eso es bastante importante para un gran número de personas en el planeta, especialmente en una amplia gama de economías en desarrollo y economías emergentes.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD