Estilo de vida

“Boomerang”: los trabajadores que están volviendo a los empleos que dejaron

La familiaridad, el miedo a la recesión y los arrepentimientos por la Gran Renuncia hacen que los trabajadores vuelvan, y las empresas se jactan de ello

Rachel Bentley, una joven de 31 años de Austin que recientemente regresó a Duo, una empresa de autenticación de dos factores propiedad de Cisco, después de pasar por Microsoft y por una empresa más pequeña a la que se unió en 2021, trabaja con su computadora en la casa de sus padres en Woodstock, VA, Estados Unidos, el viernes 12 de agosto de 2022.
Por Charlie Wells
21 de agosto, 2022 | 06:40 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos
Últimascotizaciones

Bloomberg — La conversación del mercado laboral ya no gira solo alrededor del regreso a la oficina. Muchos empleados están volviendo a sus anteriores empresas, rompiendo los tabúes sobre la lealtad en el lugar de trabajo y desafiando las hipótesis sobre la llamada Gran Renuncia en Estados Unidos.

El número de personas que ha hecho esto ha aumentado. En el país norteamericano, el 4,2% de todas las nuevas contrataciones de las empresas que anunciaron puestos de trabajo en LinkedIn durante el primer trimestre fueron “boomerangs”, en comparación con el 3,3% en 2019, dijo la empresa de redes sociales.

Las razones de los regresos son variadas, pero están siendo esgrimidas por empresas grandes y pequeñas para presumir en todas partes, desde las redes sociales hasta Slack, de que la hierba no siempre es más verde en el lado.

PUBLICIDAD

Los llamados “empleados boomerang” encarnan la ambigüedad económica del momento. A principios de este mes, la Oficina de Estadísticas Laborales mostró que el mercado laboral estadounidense añadió 528.000 puestos de trabajo en julio, superando las previsiones en más del doble. Sin embargo, justo la semana anterior, los datos mostraron que la economía estadounidense se contrajo por segundo trimestre consecutivo, ampliando la preocupación por una recesión.

Al mismo tiempo, los empleados y los empresarios se encuentran en un punto muerto en lo que respecta a los beneficios, la remuneración, las políticas a distancia y el propio significado del trabajo.

Beneficios de volver

“Me he dado cuenta de que las startups no ofrecen muchas de las ventajas familiares que ofrecen las grandes compañías”, dice Rachel Bentley, una mujer de 31 años de Austin, Texas, que recientemente regresó a Duo, una empresa de autenticación de dos factores propiedad de Cisco Systems Inc. (CSCO).

PUBLICIDAD

Fue una mezcla de comodidad cultural, salario y preocupación por la economía lo que atrajo a Bentley de vuelta a Duo, con cuyos empleados se mantuvo en contacto en Slack incluso después de dejar la empresa. La decisión valió la pena: Bentley dice que, al volver, no solo pudo reencontrarse con colegas que ama, sino que también duplicó su salario.

Otros están haciendo lo mismo, especialmente en un momento en el que los riesgos profesionales (como unirse a una startup en un nuevo sector) pueden empezar a perder su atractivo. Aunque el mercado laboral sigue siendo fuerte, las empresas que antes parecían apuestas seguras en una economía de permanencia están despidiendo personal o congelando la contratación.

En junio, la empresa de criptomonedas Coinbase Global Inc. (COIN) dijo que despediría al 18% de su plantilla. Robinhood Markets Inc. (HOOD) dijo este mes que eliminaría casi una cuarta parte de su personal. Incluso Apple Inc. (AAPL) despidió a muchos de sus reclutadores contratados, y empresas como Peloton Interactive Inc. (PTON) y LinkedIn Corp. también han eliminado personal recientemente.

Rachel Bentley dfd

Esto puede explicar en parte el reciente crecimiento de los empleados boomerang.

“La dura realidad es que a los 30, 40 o incluso 50 años, es realmente difícil cambiar de carrera y mantener el estilo de vida al que estás acostumbrado”, afirma Adam Kail, fundador y CEO de Harrison Gray Search and Consulting en Grand Rapids, Michigan. “He visto a personas que cambian de carrera drásticamente, pero en poco tiempo se dan cuenta y dicen ‘no soy tan feliz haciendo algo que me gusta más, pero con mi sueldo siendo un tercio de lo que era antes’”.

Aprobación de los directivos

A diferencia de lo que ocurría en décadas pasadas, las empresas están ahora encantadas de recuperar a sus antiguos empleados. Y no se mantienen en silencio al respecto. LinkedIn está repleto de publicaciones de empresas como Deutsche Bank AG, EY y Deloitte en las que se promociona el regreso de los empleados, a menudo con elaboradas publicaciones en el blog, fotos y vídeos en los que se muestra al personal feliz de vuelta a sus empresas.

PUBLICIDAD

En las redes sociales es muy fácil volver a hacer clic y decir: “Oye, me encantaría volver a hablar con alguien sobre la posibilidad de volver a trabajar en la empresa”, dice Dan Black, director mundial de atracción y adquisición de talento de EY.

Según Catherine Shea, profesora adjunta de la Tepper School of Business de la Universidad Carnegie Mellon y coautora de un estudio realizado en 2021 sobre los empleados que regresan a las empresas, las publicaciones en las redes sociales de los boomerang pueden ayudar a la contratación en un mercado laboral todavía muy ajustado, ya que demuestran que la empresa es un buen lugar para trabajar.

Pero Shea y su equipo descubrieron que los boomerangs tienen un costo. Analizaron dos grupos de empleados de una empresa de servicios profesionales estadounidense: Los trabajadores que se habían marchado en plan boomerang y otros similares que nunca se habían marchado. Descubrieron que los boomerang cobraban más, pero tenían un rendimiento similar al de los empleados que se quedaron. Sin embargo, los boomerang tienden a dedicar más tiempo a proyectos a largo plazo, lo que podría beneficiar a las empresas porque indica que tienen un mayor nivel de compromiso con la compañía.

PUBLICIDAD

Matthew Wragg, CEO de la empresa de contratación de ingenieros y técnicos Gattaca, afirma que ha contratado a seis empleados boomerang en los últimos tres meses.

“Tienen ese conocimiento cultural”, dice. “Conocen la cultura. Conocen los procesos operativos”.

PUBLICIDAD

Además, tienden a cambiar poco entre su primera y segunda visita a la empresa, según un estudio que John Arnold, de la Universidad de Missouri, realizó con un equipo de otros investigadores. Examinaron a unos 30.000 empleados boomerang y tradicionales durante ocho años. Descubrieron que, en general, los empleados que rindieron bien en su primera etapa también lo hicieron en la segunda. Los que tuvieron un rendimiento inferior al principio siguieron teniendo un rendimiento inferior cuando volvieron.

Vuelta

Por eso, las empresas que se plantean recuperar a un candidato boomerang deben investigar cuidadosamente por qué se fue en primer lugar, dice Paul McDonald, director ejecutivo senior de la empresa de contratación Robert Half. Las banderas rojas pueden ser la insatisfacción con la movilidad ascendente, las preocupaciones sobre la gestión o el mal ajuste cultural. Es poco probable que esos problemas hayan cambiado en el intervalo. Por otro lado, el salario, los beneficios y las ventajas no monetarias son cuestiones que pueden resolverse, dentro de lo razonable.

Los candidatos que buscan un boomerang deben considerar cuidadosamente si volver a un antiguo empleador es el movimiento correcto, dice Mark Royal, director senior de la consultora Korn Ferry. Algunos pueden querer volver demasiado pronto sin probar lo suficiente su nuevo trabajo.

PUBLICIDAD

Aquellos que decidan volver a su puesto de trabajo deben valorar positivamente el tiempo que han pasado fuera, dice.

“Hay que enmarcarlo en términos de lo que has aprendido en el puesto que dejas y lo que puedes aportar a tu antiguo empleador y por qué será valioso para ambos”, dice Royal.

PUBLICIDAD