Un comprador con una máscara protectora lee dentro de una tienda de Books-A-Million Inc. en el Anderson Mall en Anderson, Carolina del Sur.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Los libros prohibidos vuelven a ser noticia. Esta vez incluyen no sólo los sospechosos habituales (Toni Morrison, “El diario de Ana Frank”), sino también la Biblia (“cualquier variación”) que, se nos dice, fue escrita por “Hombres que vivieron hace mucho tiempo”.

Todos están en la lista de volúmenes arrancados de las estanterías de las bibliotecas y las aulas del Distrito Escolar Independiente de Keller, en Texas, donde un consejo de educación recién elegido ha decidido trasladar todos los libros que hayan sido cuestionados recientemente, aunque sea por una sola persona, a la “zona de consentimiento de los padres” de la biblioteca.

Esto no es, técnicamente, la prohibición de libros. A la espera de que se aplique una nueva política sobre cómo gestionar las impugnaciones, se puede seguir accediendo a los volúmenes, siempre que los alumnos tengan el permiso de sus padres. Aun así, me parece que el distrito está tratando una preocupación genuina de la peor manera posible.

Estoy en contra de la quema de libros. Er, la prohibición. En principio, sospecho que casi todo el mundo lo está. Pero el instinto de mantener ciertos tomos fuera de las manos de los jóvenes está siempre presente. Proviene de la misma fuente que el igualmente presente instinto de mantener las ideas peligrosas lejos de los adultos.

PUBLICIDAD

La falta de confianza en los lectores potenciales.

El periodista Ian Leslie, en su excelente libro sobre la importancia de la curiosidad, sostiene que los relatos populares de la batalla de Galileo con la Iglesia Católica malinterpretan la moraleja de la historia: “No es que la Iglesia tuviera incógnitas sobre la verdadera naturaleza del cosmos; es que creía que ese conocimiento debía seguir siendo competencia exclusiva de quienes estaban capacitados para manejarlo, es decir, de gente como ellos”. En concreto, la Iglesia se enfadó porque Galileo no publicó sus descubrimientos en latín, sino en italiano. Todo el mundo tenía acceso.

¿Simplificación excesiva de un hecho complejo? Tal vez. Pero la afirmación también afirma una verdad literal. Para condenar los puntos de vista de Galileo, los inquisidores primero tuvieron que leerlos. Sus propias mentes obviamente no cambiaron; pero les preocupaba que otros lo hicieran. Desconfiaban de los posibles lectores.

PUBLICIDAD

Hace tiempo que sostengo que, cuando hablamos de lo que los adultos pueden acceder, actuar en base a esta desconfianza -incluso en una causa tan altisonante como la protección contra la “desinformación”- representa una afrenta a la democracia.

Pero cierto grado de preocupación tiene sentido cuando hablamos de niños pequeños de mente impresionable. La forma en que manejamos esa desconfianza es lo que da lugar a tantas controversias.

Con los niños, nuestra sensata costumbre es aumentar sus conocimientos poco a poco. No enseñamos cálculo en el jardín de infancia. (Aunque quizá deberíamos hacerlo.) Y pocos padres, si es que hay alguno, quieren que sus hijos lean todos los libros que hay en la casa, por no hablar de la escuela.

En general, confío en que los padres juzguen lo que deben ver sus hijos. El problema práctico es la aplicación. La escuela pública debería respetar mi deseo de proteger a mis hijos de un libro concreto. Pero mi preocupación por lo que mis hijos deben leer no es un argumento para eliminar el volumen ofensivo del plan de estudios. Ciertamente, mis temores no deberían ser suficientes para obligar a la escuela -en el argot actual- a “deseleccionar” el libro.

PUBLICIDAD

Hoy en día, las escuelas reciben presiones de todo tipo. Hay padres religiosos que quieren controlar cómo se presenta la sexualidad a sus hijos, hay padres de color que se preocupan de que sus hijos se encuentren con palabras ofensivas, incluso hay una bibliotecaria que fue despedida por supuestamente quemar libros de Donald Trump y Ann Coulter.

Pero aunque los padres deberían interesarse por lo que leen sus hijos, el nuevo consejo de educación de Keller tiene la solución exactamente al revés. En una biblioteca el valor por defecto debería ser la disponibilidad, no la indisponibilidad. No debería existir ningún archivo especial que requiera el permiso de los padres.

Los padres deberían tener que optar por excluir a los niños, no por incluirlos, quizás a través de una ventana emergente digital durante el proceso de compra. Sin embargo, a falta de una opción de los padres, debería permitirse a los niños, e incluso animarles, a deambular por las estanterías de la biblioteca a su antojo.

PUBLICIDAD

Los jóvenes son curiosos por naturaleza. Podríamos llamarlos máquinas de la curiosidad. Leslie cita a la psicóloga Michelle Chouinard: “Hacer preguntas es una parte central de lo que significa ser un niño”. Cuando son pequeños, piden información.

A medida que crecen, “sus preguntas se vuelven más incisivas”: quieren explicaciones. Incluso en nuestros días de menor interés por los libros, una biblioteca sigue siendo un lugar en el que los jóvenes deberían tener libertad para dar rienda suelta a su natural y propio deseo de saber.

Es cierto que ninguna biblioteca puede incluirlo todo. Hay que elegir, y siempre reflejarán la cultura política de la época. Recuerdo de mi propia juventud los numerosos libros patrióticos que llenaban las estanterías de las escuelas.

También recuerdo cómo un enorme volumen titulado grandilocuentemente “El cuerpo humano: qué es y cómo funciona” resultaba ofrecer poca información sobre cómo se hacen los bebés. Incluso los clásicos eran a menudo manipulados para evitar cualquier mención al sexo, un acto de vandalismo literario del que no fui consciente hasta la universidad, cuando leí las versiones no abreviadas.

PUBLICIDAD

Tales elecciones, por muy bien intencionadas que fueran, representaban un esfuerzo por restringir a los jóvenes a una visión particular de lo que importa, incluso de lo que deberían pensar o creer. Pero el trabajo de una biblioteca es exactamente lo contrario: ampliar, no limitar, la comprensión del mundo y sus posibilidades por parte de los niños.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com